Inicio Consumo y Economía Manuel (Asoc. Nuevo Rastro de Madrid): «Hay miedo a perder puestos con...

Manuel (Asoc. Nuevo Rastro de Madrid): «Hay miedo a perder puestos con irregularidades»

2535
3
Reapertura del Rastro
Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanal!

La reapertura del Rastro sigue sin fecha

El Rastro de Madrid está cerrado. Es lo que llevamos escuchando desde que se decretó el estado de alarma hace ya más de seis meses. Sin embargo, esa es una afirmación que merece un matiz. En el Rastro, conviven los vecinos de la zona con los comercios fijos los 365 días al año y con los vendedores ambulantes 56 días al año durante unas horas del domingo. Y de los dos, los comercios fijos llevan abiertos desde que Madrid entró en la fase 2 de la desescalada.

Así es como lo explica Manuel González, presidente de la Asociación de Comerciantes Nuevo Rastro de Madrid, además de comerciante y vecino del barrio de Lavapiés. Actualmente, su asociación y otras que representan a los ambulantes (como El Rastro Punto Es y ASIVERAS) se encuentran negociando con el Ayuntamiento las condiciones para la reapertura del emblemático mercadillo.

El RastroLos comercios abiertos del Rastro sufren pérdidas

«Cuando la gente habla del Rastro, lo relaciona únicamente con el mercado del domingo». Por esta razón, Manuel empieza por aclarar que, en realidad, el Rastro es un barrio de Madrid. Se encuentra delimitado por la Plaza de Cascorro, la calle de Toledo, la Ronda de Toledo y la calle Ribera de Curtidores. En ese triángulo conviven unas 600 tiendas, 17.000 vecinos y un mercado ambulante los domingos.

Mapa del Rastro de Madrid

El mensaje de que el Rastro está cerrado, difundido por las asociaciones de vendedores ambulantes, está afectando a las tiendas que sí están abiertas. «Nadie viene porque leen en la prensa y en otros medios que el Rastro está cerrado». Como consecuencia, «un 30% de las tiendas ha tenido que cerrar. Cada uno lleva una pérdida de 13.000 a 14.000 € simplemente por tener que sostener los gastos fijos como el alquiler, la cuota de autónomos, la luz, entre otros».

La razón por la cual todavía no hay acuerdo con el Ayuntamiento para reabrir los puestos ambulantes del Rastro de los domingos, Manuel lo atribuye a un sector que tiene miedo a perder su ubicación original, ya que de no ser así el Rastro pudo haberse reactivado hace bastante tiempo.

Los ambulantes se niegan a moverse de sus puestos habituales

Hasta la fecha, el mayor escollo a superar está en la oposición de los ambulantes a ser recolocados en puestos diferentes a los suyos habituales bajo el argumento de que eso supondría romper con la ‘esencia’ del Rastro. Pero la realidad es que «tienen miedo a perder los puestos que tienen alguna irregularidad».

El Rastro

Al momento de elaborar la primera propuesta para la reapertura, que estipulaba la instalación del 30% de los puestos, el Ayuntamiento descubrió que solo 994 de los 2000 puestos ambulantes existentes estaban a la orden del pago.

Manuel cree que la campaña de la Asociación El Rastro Punto Es, en la que denuncian que el Ayuntamiento quiere desmantelar el Rastro para apostar por la especulación inmobiliaria, «es falsa». Señala que: «Desde el primer momento, el Ayuntamiento ha dicho que apoyaba el Rastro y que los ambulantes volverían a su sitio en el momento en que acabara la pandemia».

Los comerciantes fijos y vecinos quieren la reapertura del Rastro

Cuando desde su asociación han intentado transmitir estas observaciones a los ambulantes, el presidente de Nuevo Rastro de Madrid se ha encontrado con que: «No te quieren ni oír. Si les hablas de esto eres el enemigo».

Frente a la hostilidad, aclara que tanto los comerciantes fijos como los vecinos del barrio «no estamos en contra del mercado dominical». Manuel es consciente del gran atractivo turístico que supone el mercadillo de los domingos, trayendo ingentes cantidades de visitantes de distintos barrios de Madrid.

Concentración

Y justamente por eso, porque es un punto de reunión de personas de diferentes localidades, es que querría que la reapertura del Rastro se llevara a cabo con «las medidas pertinentes de Madrid Salud». Los vendedores (fijos o ambulantes) no son los únicos factores a considerar; también están los 17.000 vecinos de un barrio preocupado por los altos índices de contagio, y que en su mayoría «son gente mayor que viven en espacios pequeños de 40 metros cuadrados».

El Ayuntamiento no ha velado por el cumplimiento de las ordenanzas

Debido a su condición de Patrimonio Artístico y Cultural de la ciudad de Madrid, Manuel esperaba que el Ayuntamiento tuviera mayor interés por hacer cumplir la ordenanza que protege al Rastro.

No obstante, la realidad ha sido que «los últimos equipos de gobierno municipal no se han preocupado de hacer cumplir las normativas. No saben a quienes les han pasado los puestos. Por ejemplo: la ordenanza dice que cada vendedor tiene que ponerse debajo de su número, pero no existen números desde el año de la guerra».

En las recientes negociaciones para la reapertura, la Asociación de Comerciantes Nuevo Rastro de Madrid le ha hecho llegar al gobierno municipal nuevamente estas preocupaciones y unas cuantas más. A saber, «que haya más limpieza al terminar el mercadillo». Argumenta que los comerciantes fijos pagan 1.200 euros en impuestos de residuos urbanos.

Rastro reapertura

La reapertura del Rastro está complicada

De la última propuesta de la Asociación El Rastro Punto Es, en la que se fija el uso de los edificios como perímetro del Rastro, todavía queda por dilucidar el flujo de entrada y salida de personas en las vías que servirán de perimetraje. La policía actualmente está trabajando en un informe para calcular el flujo óptimo que también permita a los vecinos de la zona entrar y salir de sus casas cuando el mercado esté abierto.

Para Manuel, cuando la policía remita su informe y los vecinos se muestren conformes con este, entonces estaría dispuesto a que el Rastro reabriera. Sin embargo, la condición que sigue encima de la mesa es que los puestos de los ambulantes deben reubicarse, cosa a la que el Ayuntamiento no está dispuesto a renunciar ni los ambulantes a aceptar.

Por su parte, en la reunión que tuvo el Ayuntamiento con las asociaciones el 2 de octubre, el consistorio propuso un Rastro dividido en seis zonas y con aforo máximo de 2.702 personas. Las asociaciones de ambulantes todavía apuntan discrepancias, pero antes lo someterán a votación con sus integrantes.

Por ello, ante la pregunta de si la reapertura está más cerca, Manuel responde que «como están las cosas, tampoco diría que estamos más cerca, sino que está complicada».

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.


3 Comentarios

  1. Pues Pedro, tú tampoco pareces muy de fiar porque se te nota parte interesada.
    Y desde fuera, te digo que yo veo cuatro partes implicadas: comerciantes fijos, ambulantes, vecinos y ayuntamiento. Hay tres que se han puesto de acuerdo, y solo los ambulantes se niegan a ceder. Y siempre con la cantinela de que quieren desmantelar el rastro.
    Pues ni el ayuntamiento ni los ambulantes podrán liquidar esos 300 años de historia, así que habrá que ver qué otras razones hay ocultas.

  2. Este señor habla como representante de comercios fijos del Rastro de Madrid y no lo es,representa a una minoría de ellos.Quiere a toda costa ,desacreditado a los ambulantes, la vuelta de estos,importandole bien poco en la manera en que esto se haga,y si son menos mejor que mas, solo necesita que vuelvan los ambulantes para que tenga más clientes,a el como si lo hacen cada dos meses ,cada domingo tendrá unos nuevos…

  3. No se a cuantos comerciantes representa esta asociación (no muchos) pero, empezando por el nombre NUEVO Rastro, ya se deja entrever que es un novel que quiere desestabilizar los más de 300 años de historia que han ido esculpiendo lo que es El Rastro que va mas allá de un conjunto de comerciantes (tiendas y puestos), es un ente vivo, multicultural, lugar de encuentro entre diferentes clases sociales y de diferentes edades. Se entiende que este señor lo que necesita es cambiar esto en no se que forma para sus intereses personales, con datos falsos, puesto que, las 1000 familias de vendedores tienen que renovar sus licencias cada año, pasando un control de certificados de estar al corriente de sus obligaciones y pagos expedidos por hacienda y seguridad social. Este señor no es de fiar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.