Cascada del purgatorio

Ruta a la cascada del Purgatorio, un bello paisaje de principio a fin

Un recorrido en el valle del Paular, en Rascafría, considerado de los más bonitos de la Sierra de Guadarrama

Esta ruta es una de las más conocidas y emblemáticas del valle del Paular, en Rascafría. El paisaje merece la pena de principio a fin, desde el puente del Perdón, donde se inicia, hasta la espectacular cascada, al final, -uno de los lugares más bonitos de la Sierra de Guadarrama-, pasando por el Monasterio de El Paular, que se encuentra frente al puente, el área de las Presillas y el valle del río Aguilón.

El Paular. Cascada del Purgatorio

Cómo llegar

  • En coche:  Por la A-1 hasta la salida 69, donde se toma la M-604 en dirección a Rascafría. Cruzar el núcleo urbano y continuar por la M-604 hasta el kilómetro 27,6. Se encuentra a 82 km de Madrid.
  • En autobús: Desde Madrid (Pza. Castilla), línea 194. Desde Buitrago del Lozoya, línea 194A.

Ficha técnica

  • Distancia: 6,5 km (ida)
  • Duración: 2 horas
  • Tipo de itinerario: lineal
  • Señalización: señalizada
  • Dificultad: Alta con un desnivel de 315 m
  • Época aconsejada: La mejor época para realizarla es durante el deshielo, cuando las cascadas llevan mayor cantidad de agua.

Desde el Monasterio del Paular

El recorrido comienza en el aparcamiento del Monasterio del Paular, a dos kilómetros de Rascafría, en dirección al puerto de Cotos. Si queremos ahorrar un kilómetro de ruta a la ida y otro a la vuelta, también se puede empezar en el área recreativa de las Presillas, aunque habrá que pagar por aparcar el coche: 5€ al día para turismos y 10€ para furgonetas (el parking es de pago en temporada de verano, cuando abren los chiringuitos).

Comenzamos a caminar, atravesando el puente del Perdón, tal y como nos detalla www.sierranorte.com. Se trata de una construcción histórica de granito con tres arcos de medio punto, que se encuentra frente al bello Real Monasterio de Nuestra Señora Santa María de El Paular, que empezó a construirse en agosto de 1390 y se conserva en un estado impecable, por lo que está declarado Histórico Artístico Nacional.

Monasterio del Paular. Ruta a la cascada del purgatorio

Monasterio del Paular

Una vez atravesado el puente, continuamos de frente por la pista asfaltada que atraviesa la finca Los Batanes y que, 300 m después, deja a mano izquierda el acceso al albergue juvenil Los Batanes. 175 metros más adelante, pasamos una valla metálica para poder seguir por la pista asfaltada hasta que el camino se ramifica, y ahí debemos continuar recto. Tras recorrer 375 m más, el camino vuelve a ramificarse. La ruta sigue de frente, dejando a mano derecha el acceso al área recreativa de Las Presillas, muy conocidas por sus piscinas naturales.

Arroyo del Aguilón

A los pocos pasos, el camino deja de estar asfaltado y la ruta comienza a realizarse sobre tierra. Tras recorrer 200 m, para poder seguir de frente es necesario pasar entre unos muros de piedra. Al rato, el camino se ramifica. Debe seguirse recto hasta llegar a una nueva bifurcación donde se vuelve a continuar recto, por la pista principal. 225 m después, se llega ante otra bifurcación y tal y como indica la señalización, debe seguirse por la pista, que gira levemente a la derecha.

El Puente del Perdón. Ruta a la cascada del purgatorio

El Puente del Perdón. Imagen: www.sierranorte.com

Así se llega al arroyo del Aguilón, uno de los más caudalosos afluentes del río Lozoya. Hay que cruzarlo por un puente para seguir por la pista que, a partir de este momento, empieza a ascender. Cuando el camino vuelve a bifurcarse, tenemos que seguir nuevamente por la pista, que gira hacia la izquierda. Tras andar 525 m, se llega a una puerta de ganado que hay que pasar para continuar por la pista que, 560 m después, a la altura de un panel informativo sobre la ruta, debe abandonarse para tomar el camino de la izquierda, como indica la señalización.

Al llegar frente al río, lo cruzaremos e iremos hacia la derecha hasta alcanzar una finca vallada que bordearemos por la derecha, siguiendo un estrecho sendero del que no hay que desviarse en ningún momento y que se adentra en una zona de vegetación agreste compuesta por densos bosques de pinos silvestres. 250 m más adelante, hay que cruzar el arroyo del Aguilón. Debe continuarse recto en todo momento y en paralelo a su cauce.

Mirador de la Cascada del Purgatorio

Recorridos 880 m desde que se cruzó el arroyo, la ruta sigue ascendiendo entre las rocas. Sin embargo, antes de continuar el itinerario, es recomendable tomar el camino que desciende hacia la derecha y que conduce a una primera cascada de menores dimensiones que constituye un pequeño aperitivo de lo que uno se encontrará 25 m más adelante. La ruta continúa ascendiendo entre rocas, como indica la señalización. 100 m después, cuando el sendero se bifurca, hay que ir por la izquierda.

Cascada del purgatorioTras superar una zona escarpada, se llega al mirador de la cascada del Purgatorio, donde concluye la ruta y desde donde se obtienen las mejores vistas de uno de los parajes más bonitos de la Sierra de Guadarrama.

La cascada del Purgatorio son dos espectaculares saltos de agua que forma el arroyo del Aguilón y que descienden entre las rocas creando una bellísima estampa. El punto final del itinerario es también un magnífico lugar para observarse la inmensa silueta en vuelo del buitre negro, ya que está incluido en las 7.869 hectáreas de superficie que ocupa la Zona de Especial Protección para las Aves Alto Lozoya (ZEPA) que congrega la mayor población nidificante de esta especie en toda la Comunidad de Madrid. En la cascada y sus inmediaciones no está permitido el baño.

Qué ver en la zona

  • Monasterio de El Paular: De estilo barroco, El Paular fue la primera Cartuja de Castilla, fundada en el año 1390, a instancias de Juan I. La iglesia conserva la portada de estilo gótico-flamígero. Tiene una nave con ábside poligonal. El claustro destaca por su austeridad y sus bóvedas de crucería y está rodeado de las celdas de los frailes. Después de la Desamortización, la Cartuja fue abandonada, pero se volvió a recuperar a partir de 1910. Se puede visitar de 11:00 13:30 y de 16:00 a 18:30. Los viernes no festivos de 10:15 a 11 la entrada es gratuita.
  • Rascafría: además de las viviendas rurales de arquitectura tradicional, se pueden visitar las Serrerías Belgas, la Antigua Casa de Postas, en la plaza de la Villa, la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol, en el extremo norte del casco urbano, el Ayuntamiento y la Casona, cerca de la iglesia.
  • Oteruelo del Valle (2,3 km de Rascafría): sus calles y construcciones merecen la pena ser visitados. Además, a la entrada del pueblo se puede ver el viejo carro, sobre el edificio de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Y lo más emblemático: la Espadaña de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz, del siglo XII y dos cuerpos.
  • Antiguo Molino de papel de los Batanes: situado junto al río Lozoya. Era propiedad de la Cartuja.
  • Molinos de Bartolo, de Briescas y del Cubo: viejos molinos harineros junto al Lozoya y al arroyo Artiñuelo, del siglo XVIII y XIX.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.