Parque del Capricho

Parque de El Capricho, un jardín histórico con aires aristócratas

Fue el capricho de la duquesa de Osuna y se ubica en el distrito de Barajas

Construido entre 1784 y 1839, El Capricho es uno de los puntos verdes más atractivos de la capital. Este extenso jardín de 14 hectáreas, situado en la Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas, cuenta en su interior con varios monumentos visitables de forma gratuita.

Parque El Capricho alameda osunaSu origen, tal y como se puede deducir de su nombre, se debió a un capricho, en este caso el de la duquesa consorte de Osuna, María Josefa de la Soledad Alfonso-Pimentel y Téllez-Girón. Fue una de las jóvenes aristócratas más adineradas del Madrid ilustrado de finales del siglo XVIII y se le antojó la construcción de este parque.

La duquesa de Osuna

Nacida en 1750, se crió en una de las familias más acaudaladas de España, recibiendo así la mejor educación, que se centró en las bellas artes y la filosofía, tan de moda en aquellos años. Era considerada como una joven inteligente y elegante con grandes conocimientos en todos los aspectos y con buena presencia en sociedad.

Ermita del parque del Capricho madrid

Ermita del parque de El Capricho

Su gran porte le valdría para hacerse un hueco en la cúpula mayoritariamente masculina de la corte carlista, y es que la nobleza de la época no era muy dada a contar con las mujeres. Además de una de las aristócratas más populares de Madrid, fue la primera presidenta de la Junta de Damas de Honor y Mérito creada por el rey Carlos III.

Esta mujer, mecenas también de varios artistas como Francisco de Goya, no pudo ver los jardines terminados pues moriría cinco años antes de finalizarse su construcción.

El Palacio el CaprichoMonumentos en el jardín de El Capricho

En este increíble jardín, podremos ver una serie de arquitecturas que se erigen como un conjunto de ‘caprichos’ ideados por los Duques de Osuna. Los más conocidos son:

  • La Ermita. Fue construida con la intención, por parte de los duques, de incluir un verdadero ermitaño en ella. Lo que hicieron fue pactar con un mendigo su estancia allí a cambio de modificar su apariencia y rezar por ellos. Entre sus funciones, además de ser parte de la ambientación, se encargaba de redirigir a aquellas personas que se perdían en este lugar.
  • El Abejero. Edificio construido con un panal en uno de sus laterales donde se accedía por un cristal, a través del cual a la duquesa le gustaba deleitarse, con una taza de chocolate, mientras observaba como las abejas entraban y salían de sus colmenas.
El abejero del jardín de El Capricho

El abejero del jardín de El Capricho

  • Casa del Artillero. Es un pequeño fortín en ruinas muy característico de la jardinería de la época. Su objetivo era evocar al pasado y lo efímero de las cosas en contraste con la vitalidad de la naturaleza.
  • El laberinto. Se trata, por lo que se cree, de otro de los caprichos de la condesa, aunque no se tiene constancia de su existencia antes del siglo XIX. Su superficie abarca los 6.030 metros cuadrados. Si el visitante logra terminarlo en su camino más corto habrá recorrido 370 metros. Fue ideado principalmente para los juegos amorosos y los escondites.
El laberinto de el Capricho

El laberinto de El Capricho

  • El canal. A través de él se hacía el recorrido del jardín en falúas hasta llegar al salón del baile.
  • El búnker de la Guerra Civil. A lo largo del recorrido a través de estos caprichos, podremos encontrar un búnker que se construyó aproximadamente en 1937. Cuenta con unos 2000 metros cuadrados situados a 15 metros bajo tierra. Podremos acceder a él en grupos de 20 personas.
Casa del Artillero en el parque de El capricho

Casa del Artillero

Recomendaciones para visitar El Capricho

El parque ha establecido una serie de condiciones de entrada que se deben cumplir si se desea disfrutar de sus numerosos lujos:

  • No está permitida la entrada a animales.
  • No se podrá introducir ningún tipo de alimento.
  • El aforo es limitado; solo podrán acceder unas 1000 personas en total.
  • Las actividades como pasear en bicicleta, con patines o jugar con la pelota tampoco están autorizadas.

Cómo llegar: Se puede acceder a este jardín a través de la línea 5 de Metro bajando en la estación ‘El Capricho’ y con los autobuses 101, 105 y 151.

Horarios: El acceso es gratuito sábados, domingos y festivos, de 9 a 18:30 h. de octubre a marzo y de 9 a 21 h. de abril a septiembre.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.