Visitas experimentales a la Cueva de Altamira hasta el mes de febrero

Visitas experimentales a la Cueva de Altamira hasta el mes de febrero.
  • El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha presentado a la Unesco el informe de conclusiones del Programa de Investigación.
  • De momento, se seguirán seleccionando cinco visitantes y fechas concretas para las visitas a la cueva.
  • De este modo, se intenta preservar la integridad de las pinturas rupestres más famosas del Paleolítico, que han llegado hasta nuestros días.

Las constantes visitas a la Cueva de Altamira pusieron en peligro, desde su apertura al público en 1917, la conservación de las famosas pinturas rupestres del Paleolítico. En 2001 se construyó una réplica dentro del Museo de Altamira y se inició en 2012 un proyecto de Conservación Preventiva y régimen de acceso a la cueva, que experimentalmente permite entradas limitadas durante ciertos días al año. Estas visitas se alargarán hasta febrero de 2015.

Los daños causados por el dióxido de carbono producido por los visitantes han llevado a otras cuevas, como la de Lascaux, en Francia, a vetar hace años el acceso al público. En Altamira, la cueva se ha cerrado en distintos momentos de su historia reciente. En esta ocasión no se ha tomado esa decisión, pero sí la de limitar las visitas, a la espera de comprobar si estas entradas puntuales se podrían alargar en el tiempo o no.

Hasta el próximo mes de febrero, cada semana, a propuesta de los responsables del Patronato del Museo de Altamira,  se seleccionarán aleatoriamente cinco visitantes de los que acuden al museo en los días concretos que establece la organización (el próximo es el 28 de noviembre),  que acompañados por los guías, podrán  realizar la visita, con el fin de evaluar el impacto de su presencia en la cueva. De este modo, se analiza la temperatura del aire y de la roca en el interior de la cueva, la humedad, la contaminación microbiológica, las aguas de infiltración, el radón y el dióxido de carbono, entre otras cosas.
Visitas experimentales a la Cueva de Altamira hasta el mes de febrero.

A los visitantes que deseen participar en estas entradas experimentales, se les ofrecerá un formulario que deberán rellenar con sus datos de contacto. Y a los seleccionados se les facilitarán monos desechables, gorros, guantes, mascarillas, así como un calzado especial o lavado de suelas, para realizar esta visita que dura poco más de media hora. El objetivo es buscar el punto de equilibrio entre la conservación y el valor social del patrimonio cultural.

Presentado el informe a la Unesco
El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha decidido presentar a la Unesco el informe de conclusiones del Programa de Investigación, que concluirá en tres meses. De esta manera pretenden mantener informado a este organismo de los avances que se lleven a cabo en lo que respecta a la conservación de las Cuevas de Altamira, declaradas Patrimonio de la Humanidad.

La cueva de Altamira, situada en Santillana del Mar (Cantabria) y cumbre del arte prehistórico, recibió visitas durante siete décadas desde el año 1917, hasta que se cerró al público ante el riesgo de deterioro de las pinturas. Ahora, con la aprobación por parte del Patronato de la propuesta del equipo científico de continuar con las visitas experimentales, se ha encontrado una posible solución a ese riesgo, al menos hasta el próximo mes de febrero.

 

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment