Inicio Nacional e Internacional La victoria de Syriza en Grecia no asusta a Europa

La victoria de Syriza en Grecia no asusta a Europa

265
0

[lightbox full=»https://elmiradordemadrid.es/wp-content/uploads/2015/01/20150126EleccionesGrecia2.jpg»]La victoria de Syriza en Grecia no asusta a Europa.[/lightbox]

 

  • La reacción de la Eurozona ha sido, de momento, moderada.
  • Las Bolsas se han mostrado planas e incluso han llegado a darse la vuelta, pasando de unos tímidos números rojos al verde.
  • El acuerdo entre Syriza y los derechistas Griegos Independientes (Anel) se ve como una moderación del nuevo líder heleno y las bolsas lo han aplaudido.

[dropcaps]E[/dropcaps]uropa se ha debatido en los últimos meses entre el ‘fatalismo’ de un posible ascenso de partidos radicales de izquierda, algunos englobados en el llamado ‘populismo’ -en ascenso en distintos países de la eurozona-, y una reacción moderada e incluso calmada ante lo que al final ha sido un hecho: Grecia inaugura con el resultado de las elecciones de ayer domingo, 25 de enero, un cambio radical y una ruptura con las medidas de austeridad afrontadas por muchos gobiernos ante la crisis económica.

Las respuestas europeas ante la victoria (y casi mayoría absoluta) del partido que se autodenomina como izquierda radical y que ha robado el ‘trono’ al conservador Nueva Democracia -en el gobierno heleno en los últimos años-, han sido tan moderadas como, de momento, la actitud de Alexis Tzipras. Tras las elecciones, el líder de la Coalición de Izquierda Radical (Syriza) no solo ha reconocido su intención de hacer frente a la deuda de su país, si no que además se ha aliado con un partido que se encuentra en el polo opuesto a él en cuanto a ideología, la derecha nacionalista, Griegos Independientes (Anel).

A Europa no le ha quedado más remedio que aceptar esta ‘bofetada’ a las medidas de austeridad impuestas por la troika (CE, BCE y FMI). No cabe duda de que Grecia es el primer país que inicia un camino de ruptura hacia la forma de hacer política hasta ahora y hacia los partidos ‘asentados’ en algunos gobiernos europeos. Quizás en otros países se sigan esos pasos o no, pero la puerta está abierta y Europa ha tenido que afrontar este cambio.

[box type=»note» align=»aligncenter» width=»400px» ][pollify id=2][/box]

Las Bolsas, a la expectativa
De hecho, la reacción de las Bolsas europeas no ha sido en absoluto dramática ante el resultado de estas elecciones; al contrario, se han comportado de forma bastante plana e incluso a mitad de la jornada se han dado la vuelta para colocarse en números verdes, lo que no se traduce en el castigo que podría esperarse. La griega, que llegó a perder un 9% en la apertura de la sesión bursátil, moderó esas pérdidas y llegó a limitarlas a un 1%.

La decisión de Tzipras de negociar y formar gobierno con un partido tan lejano a él como Anel gustó a los mercados bursátiles. La moderación del nuevo primer ministro griego, que había llegado a decir antes de las elecciones que si era necesario Grecia abandonaría el euro, ahora ha quedado patente en afirmaciones como que «el nuevo Gobierno griego estará listo para negociar y cooperar con nuestros socios una solución sostenible y justa para que Grecia salga del círculo vicioso del endeudamiento y vuelva a la cohesión social».

Posible nueva prórroga pero no quita
El objetivo es el mismo para Grecia que para Europa: recuperar para los helenos una situación económica perdida. Tzipras sabe que su país tiene que asumir la deuda, y Europa quiere que esto se produzca. No habrá quita, no se perdonará la deuda, pero sí será probable que unos y otros lleguen a acuerdos para lograr ese objetivo de la mejor manera, que posiblemente sea una nueva prórroga. El rescate finalizaba el 31 de diciembre de 2014, pero entre la zona euro y el país heleno se negoció un aplazamiento hasta el 28 de febrero; ahora podría acordarse una nueva prórroga para evitar inestabilidad.  Se prevé desde Bruselas una negociación no fácil pero ya no se contempla la posibilidad de una posible ruptura ni, a priori, una salida del euro, y por consiguiente una nueva recesión.

Los líderes europeos se han mostrado expectantes ante la nueva situación. Se ha abandonado, de momento, el ‘fatalismo’ ante lo que finalmente se ha producido. Algunos, como el primer ministro británico, James Cameron, opinan que «las elecciones griegas aumentarán la inseguridad económica en Europa«; sin embargo la mayoría se muestra dispuesta a la cooperación con el nuevo gobierno griego y está abierta a escuchar y ver qué hace a partir de ahora Tzipras. El propio presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, considera al líder griego una persona «pragmática, que sabe muy bien que debe adoptar compromisos». Lo ha demostrado con su primera coalición.

Ganas de cambio
Así pues, no parece estar valorándose este resultado en las elecciones griegas necesariamente como un giro a la izquierda, sino más bien como una ruptura, una consecuencia del hartazgo de un pueblo afectado por medidas de austeridad, aplomado por una importante deuda y pendiente de los rescates y créditos del ‘gigante’ europeo. Un pueblo asfixiado que ha querido buscar otro camino. Como algunos griegos comentan “no nos hemos vuelto comunistas, lo que pasa es que estamos hartos”. Si este paso marcará o no los de otros países vecinos, incluido España, se irá viendo en los próximos meses. No hay duda de que muchos lo utilizarán como modelo a seguir y otros como referente para no hacerlo. Pero en cada país las circunstancias son propias y las urnas son las que definen el termómetro social.

Recibe nuestro boletín de noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.