Inicio Agenda Ocio ¿Es posible romper con los roles en los bailes en pareja?

¿Es posible romper con los roles en los bailes en pareja?

913
0
Role Rotation bailes latinos madrid

Nace un movimiento revolucionario en Madrid para acabar con el sexismo en el baile

El hombre lidera y la mujer sigue: tradicionalmente, esta es la idea que predomina en los bailes latinos, muy asentados en Madrid, como la salsa y la bachata, donde los movimientos de ambos sexos están muy marcados en la coreografía por su papel de dirigir y dejarse llevar, respectivamente.

Pero ese concepto podría tener los días contados. Ha nacido un movimiento revolucionario precisamente en nuestra ciudad, que se está extendiendo por Europa y cuyo objetivo es poner fin a esos estereotipos. Así, deja libertad a que tanto hombre como mujer bailen ejerciendo ambos roles por igual.

Bajo el nombre de ‘Role Rotation’ (rotación de roles), los bailarines y profesores Felipe Ramírez y Tiago Adegas, que dan clases online a través de su web y presenciales en escuelas de Madrid y múltiples eventos internacionales, han creado esta tendencia con la que pretenden que cada uno baile lo que desea, «con libertad e independencia«. De esta forma, cualquier persona puede liderar o seguir, y cambiar de rol durante una misma canción cuantas veces quiera.

Su iniciativa se basa en la idea de que el baile en pareja es como una conversación entre dos personas. A lo largo de la misma, el líder realiza una pregunta y el seguidor la responde. «Uno solo no puede hacer preguntas porque sería un interrogatorio, tiene más sentido que cambiemos de rol a lo largo del baile porque así es realmente una conversación«, explica Adegas. Son los primeros promotores a nivel internacional de la enseñanza del baile sin roles de género.

Roles muy definidos por sexos en los bailes latinos en Madrid

«El problema es que se sigue pensando que el rol se define por el sexo y no tiene nada que ver«, aclaran. Habitualmente, las clases de bailes latinos en Madrid y en otros lugares se dividen entre chicos y chicas. Según su sexo, solo pueden realizar unos determinados pasos y movimientos, el resto no están permitidos.

«Como hombre, hacer una onda de cuerpo, por ejemplo, a mí me lo tenían prohibido mis profesores cuando empecé a bailar porque eso era trabajo de la mujer. Solo podías hacer el básico y llevar a la otra persona. No te podías mover«, recuerda Ramírez.

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

bailes latinos madrid

Y, al contrario, «las mujeres estaban muy limitadas porque solo las tenía que llevar un hombre, no podían mandar, y encima tenían prohibido sacar a bailar a los chicos». Asegura que, cuando empezó él a enseñar salsa y bachata, esta fue una de las primeras cosas que transformó.

Sin embargo, situaciones de este tipo se siguen viendo aún hoy en día, incluso entre profesionales. Es el caso, según nos cuentan, de una profesora conocida suya que se vio obligada a llevar a un hombre para poder enseñar bailes latinos en un encuentro social: «Si no, no la dejaban«. Finalmente, accedió y llevó a un alumno suyo, pero la pagaron menos por ser mujer. «Si fueron 100€ en total, ella recibió 40€ y el chico 60€, pero él entendió que era normal y se quedó con el dinero«, relatan.

El temor al qué dirán al cambiar de rol en los bailes latinos en Madrid

En los lugares en los que todavía se sigue este sistema de división de las clases de baile por sexos, suele ocurrir que, al ser las mujeres mayoría con respecto a los hombres, muchas pasan buena parte de la clase esperando y sin bailar. Y en el caso, detallan Felipe y Tiago, de que acuda un chico para hacer de seguidor, «hay chicas que lo miran muy mal porque todavía tienen arraigada la idea tradicional y piensan que les está quitando el puesto«.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el movimiento ‘Role Rotation’ es precisamente el temor a qué van a pensar los demás al ver a un chico o una chica bailando en el rol que, por tradición, no les corresponde. «Hay mucha gente que no lo hace porque tiene miedo. Por ejemplo, los chicos no quieren bailar de seguidores o con otros chicos porque temen que piensen que son gays. Y no tiene nada que ver«, relata Adegas.

RoleRotation

De hecho, este recelo puede llevarlos incluso a realizar un rol con el que no se encuentran del todo cómodos. «Un alumno nuestro que lleva haciendo de líder cuatro años ha decidido ahora aprender a hacer de seguidor y ya no quiere volver a ser líder«, cuentan.

Como parte positiva, cambiar de rol aumenta el respeto y la empatía hacia la otra persona con la que se está bailando, aseguran los dos bailarines. «Yo he tenido alumnas que vienen con moratones, o que el chico les ha partido la espalda al hacer un cambré (arquear la espalda hacia atrás). Cuando les cambias de rol y de repente eso mismo se lo hacen a ese chico, deja de hacer daño a la otra persona porque sabe lo que es estar ahí«, relata Ramírez.

“Por qué no preguntar ¿qué quieres aprender? ¿Por qué no dejar que cada uno escoja su rol?” 

Más allá de intentar cambiar la idea tradicional del «hombre dirige y la mujer sigue en los bailes latinos», este movimiento nacido en Madrid tiene como una de sus máximas fomentar el aprendizaje. «Nosotros enseñamos todo, el 100%; si solo aprendes a seguir o a liderar, solo sabes el 50% del baile«, explican.

«Es como si tú llegas a una clase de inglés y dices chicas a un lado y chicos a otro. Ninguno puede hablar con las personas de su mismo sexo. Los chicos solo preguntan y las chicas responden. ¿Tú crees que va a salir alguien de esa clase sabiendo inglés? Pues lo mismo pasa en una clase de baile«, argumentan.

Y a la distinción por géneros, se suman los problemas a los que se enfrentan personas no binarias o transexuales. «Tenemos alumnos en esta situación que deciden no ir a bailar porque no saben dónde ponerse«, apuntan. «Por qué no preguntar ¿qué quieres aprender? ¿Por qué no dejar de juzgar por la apariencia?»

A pesar de ello, confiesan que en los sitios en los que van enseñando ‘Role Rotation’ ya ven cómo poco a poco «la gente empieza a ver baile y deja de ver sexo«. De hecho, aseguran que aquí en Madrid ya han hecho comunidad y que cuando van a una discoteca «ya se nota«.

«Normalmente siempre veíamos gente que conocíamos, y el otro día por primera vez vimos a dos chicos bailando que no sabíamos quiénes eran. Fue la primera vez que sentimos que habíamos empezado el motor del cambio en Madrid«, concluyen.

De esta forma, ‘Role Rotation’ se está convirtiendo en un movimiento que, no solo está cambiando el mundo del baile, sino que también está ayudando a derribar los prejuicios que todavía existen en la sociedad.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.