Inicio Para tí Sitios para visitar en Madrid Los 21 puentes que tienes que visitar si vienes a Madrid

Los 21 puentes que tienes que visitar si vienes a Madrid

142
0
Puente emblemático Segovia
Estanques del Puente de Segovia junto al río Manzanares. Fuente: Michael O. Wendl. Licencia Creative Commons.

Los puentes de Madrid son una parte importante para conocer la tradición e historia de la ciudad

Como una de las ciudades más ricas del mundo en cuanto a historia y tradiciones, se habla mucho de monumentos y otros edificios históricos de Madrid, pero se suele dejar más de lado a los numerosos puentes que habitan la ciudad. Son, en muchos casos, espectadores del gran desarrollo de la capital de España.

Y como tal, merecen una cuota de reconocimiento rara vez otorgada en los tours o visitas a la ciudad. Si se recorren los edificios, plazas, calles o monumentos más emblemáticos, por qué no hacer lo propio con los puentes históricos de Madrid.

Para remediarlo nace el proyecto ‘Puentes de Madrid, técnica y cultura’ de la Fundación Miguel Aguiló (en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid). La herramienta principal de la iniciativa es una plataforma online que permite localizar los puentes más destacados de la ciudad y de la Comunidad de Madrid en un mapa.

Aplicación puentes Madrid
La ficha de cada puente cuenta con la información básica del mismo. Fuente: elaboración propia.

En este reportaje, hacemos un repaso de los 21 principales puentes que no te puedes perder si vienes de visita a Madrid. Son solo los más conocidos, pero hay muchísimos más, te animamos a que investigues y los descubras.

1. Puentes de Madrid: gemelos de Madrid Río

El Puente del Invernadero y el Puente de Matadero son dos de los grandes protagonistas de Madrid Río. En una ubicación inmejorable rodeada de naturaleza, estos dos puentes copan diariamente las redes sociales de turistas y madrileños por su modernidad y belleza.

Puentes de matadero madrid río
Puente del Invernadero desde el lateral de Madrid Río. Fuente: Luis García. Licencia creative commons.

Además de sus formas sinuosas, cada uno cuenta con obras preciosas que decoran sus bóvedas. Su autor es Daniel Canogar, quien las bautizó como ‘Constelaciones’.

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

2. Puentes de Madrid: el monumental de Arganzuela

Otro de los puentes que ‘sobrevuelan’ el río Manzanares en la zona de Madrid Río es el Puente de Perrault, en honor a su creador, Dominique Perrault. Está compuesto de una estructura de acero inoxidable de 278 metros recubierta por ondas entrelazas entre sí.

Puente monumental de Arganzuela
Puente monumental de Arganzuela desde dentro. Fuente: Ayuntamiento de Madrid 

Su función principal es la de permitir el paso entre los distritos de Arganzuela y Carabanchel.

3. Puentes de Madrid: puente del Principado de Andorra

Si por algo destaca el puente del Principado de Andorra es por la curiosa forma que tiene, de Y. Es una pasarela peatonal ubicada en Madrid Río que enlaza los distritos de Arganzuela y Latina.

Puente Madrid Andorra
Puente del Principado de Andorra desde el margen del río que da a la base de la Y. Fuente: El Mirador de Madrid.

Es bastante reciente, pues se inauguró en el año 2009 como ‘Puente Y’. Posteriormente la denominación oficial se cambió a ‘Puente del Principado de Andorra’, coincidiendo con la primera visita oficial del Presidente del Gobierno de ese país, Antoni Martí, a Madrid.

4. Puentes de Madrid: el puente de Toledo

Une ambas riberas del río Manzanares y enlaza la glorieta de Pirámides con la de Marqués de Vadillo. Pedro de Ribera fue quien lo diseñó y lo acabó de construir en el año 1732.

Puentes de Toledo Madrid
Zona inferior del puente de Toledo. Fuente: Ayuntamiento de Madrid.

Destaca por sus arcos de medio punto, labrados en granito, y sus hornacinas, que representan a los patronos de Madrid, San Isidro y Santa María de la Cabeza.

5. Puentes de Madrid: Enrique de la Mata Gorostizaga 

Es también conocido de forma popular como puente de Juan Bravo o de Eduardo Dato. Es un viaducto que conecta las dos vías anteriores y atraviesa el Paseo de la Castellana. Si bien no destaca principalmente por su belleza, alberga varios secretos escondidos en su interior.

Museo debajo Puente Juan Bravo
Museo de Escultura al Aire Libre bajo el puente de Enrique de la Mata Gorostiza. Joan. Licencia creative commons.

En primer lugar, acoge el Museo de Escultura al Aire Libre de La Castellana, donde destacan las obras de Miró. Por si fuera poco ha sido también escenario de grabación de diversas películas.

6. Puentes de Madrid: puente del Rey

Fue construido por orden del rey Fernando VII para cruzar desde el Palacio Real a sus aposentos de la Casa de Campo. Así, Isidro González Velázquez se encargó de diseñar en 1816 este puente de uso exclusivo para los monarcas.

Entorno de Puente del Rey
Entorno del puente del Rey, a la izquierda se observa el principio de la Casa de Campo. Ayuntamiento de Madrid.

No fue hasta la II República cuando la Casa de Campo se convirtió en parque de uso público y el puente empezó a ser transitado por todo el mundo. Entonces cambió de nombre a Puente de la República. Hoy ha recuperado la denominación actual de Puente del Rey y se llena a diario de deportistas y curiosos.

7. Puente de la Reina Victoria

Es una infraestructura que conecta la colonia de San Antonio de la Florida con la colonia del Manzanares. Fue construido en el año 1909 y presenta una serie de toques modernistas que lo hacen inconfundible.

Puente Reina Victoria
Vista aérea del puente de la Reina Victoria. Fuente: Manuel Martín Vicente. Licencia creative commons.

A su lado se encuentra la ermita de San Antonio de la Florida, cuya cúpula fue pintada en 1798 por Francisco de Goya.

8. Puente de Segovia 

Hablamos del puente más emblemático de toda la ciudad de Madrid. El Puente de Segovia se construyó a finales del siglo XVI por Juan de Herrera, autor del Monasterio de El Escorial y del Palacio Real de Aranjuez. Durante la Guerra Civil quedó destrozado por las bombas y posteriormente tuvo que ser reconstruido.

Puente de Segovia lateral
Vista de uno de los extremos del puente de Segovia con sus característicos bolardos. Ayuntamiento de Madrid.

Pertenece al movimiento renacentista y se ubica en el cruce de la calle Segovia con el río Manzanares, un punto que constituía uno de los principales pasos a la villa de Madrid.

9. Puentes de Madrid: viaducto de la calle Segovia 

Se construyó a mediados del siglo pasado como jubilación a otro anterior que databa de 1874. Su finalidad es prolongar la calle Bailén (salvando el desnivel de la calle de Segovia) y unir el Palacio Real con el Jardín de las Vistillas.

Viaducto de la calle Segovia
Fotografía lateral del viaducto de la calle Segovia con zonas verdes por debajo. Fuente: El Mirador de Madrid.

Forma parte de la simbología popular de la ciudad de Madrid y se conocía también como el puente de los suicidas porque es donde acudía la gente para acabar con sus vidas. Para evitar esas muertes, el Ayuntamiento de Madrid instaló en 1998 pantallas de seguridad junto a las barandillas.

10. Puentes de Madrid: puente de la Culebra

Es una joya escondida dentro de la Casa de Campo. Sabatini fue el encargado de construirlo en el año 1782 a ordenanza de Carlos III. El nombre hace referencia a la forma del puente, que se asemeja a la postura que toman las serpientes cuando reptan por el suelo.

Puente de la culebra.
Imagen del puente de la Culebra sobre el arroyo Meaques. Fuente: Edescas. Licencia creative commons.

Es un ejemplo del barroco italiano y se encarga de cruzar el cauce del arroyo de Meaques, afluente del río Manzanares y el Jarama. Su autor es también quien se encargó de diseñar la Puerta de Alcalá, el Palacio Real y el Jardín Botánico.

11. Corredor voladizo de Cisneros

Está ubicado en un rincón tan castizo como la Plaza de la Villa, en la calle Madrid para ser más exactos. Data del siglo XX y conecta la Casa de la Villa con el Palacio de Cisneros, donde se ubicaban las antiguas oficinas de la alcaldía.

Corredor voladizo de cisneros.
Vista del corredor voladizo de Cisneros desde la Plaza de la Villa. Flat Sweet Home. Licencia creative commons.

Ahora apenas quedan, pero hace unos cuantos siglos era muy común encontrar todo tipo de corredores voladizos. Se utilizaban sobre todo para conectar las casas de la clase alta o iglesias, a fin de que no hiciera falta pisar la calle en épocas peligrosas.

Puentes memorables de otros municipios de la Comunidad de Madrid

No solo dentro de la ciudad de Madrid hay puentes de gran belleza e historia. Muchos municipios de la comunidad albergan grandes tesoros, algunos de los cuales pasan desapercibidos entre los propios madrileños. Comienza un viaje que nos llevará por distintos puntos dentro de la comunidad de las siete estrellas.

12. Puente de los once ojos, Soto del Real

En primer lugar hay que hablar del Puente de los once ojos de Soto del Real. Es un gran viaducto que se construyó para unir el ferrocarril de Madrid con la Sierra de Guadarrama.

Puentes de los once ojos
Puente de los once ojos visto a la altura del suelo. Fuente: Carmelo Peciña. Licencia creative commons.

Cuando se habla de ojos se hace referencia a los arcos de medio punto que caracterizan al puente y que se pueden ver desde bastante longitud por su gran tamaño.

13. Puente Largo, Aranjuez

En Aranjuez se puede apreciar el Puente Largo, a quien el mismísimo Carlos III lo denominó como ‘el rey de los puentes’. Su material principal es piedra caliza de Colmenar de Oreja, que da forma a los 25 tramos iguales que componen el puente.

Puentes como el Puente Largo de Aranjuez.
Distintos tramos del Puente Largo de Aranjuez sobre el río Jarama. Fuente: Rodelar. Licencia creative commons.

En sus dos extremos hay figuras de leones que portan inscripciones con el nombre del autor y la fecha de finalización del puente.

14. Puente del Perdón, Rascafría

En tercer lugar se hará mención al Puente del Perdón de Rascafría. Sus orígenes se remontan al siglo XIV, cuando los caballeros de Rascafría, Alameda, Oteruelo y Pinilla imponían justicia en la zona.

Puente del perdón
El Puente del Perdón de Rascafría con el Monasterio de El Paular al fondo. Fuente: El Mirador de Madrid.

Como en esa época se aplicaba la pena de muerte, el puente era el límite donde los delincuentes podían apelar a su vida, de ahí el nombre.

15. Puente de Hierro, Fuentidueña de Tajo

El Puente de Hierro de Fuentidueña de Tajo es atribuido erróneamente a Eiffel. Eso se debe a que José de Echevarría, el ingeniero al que se encargó el proyecto, contrató para la construcción a la empresa que colaboraba habitualmente con Eiffel.

Puentes Fuentidueña de Tajo
El Puente de Hierro se caracteriza por la estrechez del mismo. Fuente: Esetena. Licencia creative commons.

Este puente era paso obligado durante el siglo XVI para ir a la zona de Andalucía y de Levante.

16. Puente del Congosto, Lozoya

Entre Lozoya y Garganta de los Montes damos con el Puente del Congosto. Una construcción de la época medieval (siglo XII) que se levanta sobre una bello paraje natural impregnado de agua y naturaleza.

Puentes sobre el arroyo Congosto
La naturaleza esconde el Puente del Congosto al paso del Lozoya. Rowanwindwhistler. Licencia creative commons.

Su arco tiene una sola bóveda de medio punto de seis metros de anchura. Bajo el puente discurre el río Lozoya cuyas aguas van a dar con el Embalse de Pinilla.

17. Puente de la Alcanzorla, La Navata

Este puente salva el río Guadarrama cerca del núcleo urbano de La Navata. Solo tiene un arco semicircular que, además, está medio derruido por el paso del tiempo.

Puentes en La Navata
El Puente de la Alcanzorla es un tesoro escondido en la zona de Guadarrama. Mona2r. Licencia creative commons.

Tal vez por eso se le atribuye origen romano, si bien lo más probable es que se construyera en la época medieval o incluso durante la edad moderna.

18. Puente Canto, Canencia 

Está prácticamente al lado de Canencia, de hecho se sitúa en la continuación de una de las calles más importantes del pueblo: la calle de la Cruz. Tiene dos ojos colocados de forma totalmente asimétrica y podría datar de la época medieval.

Puente cano canencia
El Puente Canto es paso habitual en las rutas de senderismo. Fuente: Borjaanimal. Licencia creative commons.

Además, en uno de los dos lados hay una especie de mirador desde donde se puede observar el Arroyo de Canencia y el puerto montañoso de Canencia.

19. Puente Mocha, Valdemaqueda

Este puente cruza el cauce sobre el camino que va desde desde Valdemaqueda a Villaescusa. Si bien no se sabe con exactitud desde cuándo está esta construcción sobre el río Cofio, algunas partes del puente son propias de la etapa romana.

Puente sobre río.
El Puente Mocha fotografiado desde la orilla del río Cofio. Fuente: Esetena. Licencia creative commons.

De hecho algunos historiadores creen que pudo haber sido construido para que la calzada romana que unía Segovia con Toledo salvara el río. Su perfil muestra cuatro arcos de medio punto y su material principal es el hormigón.

20. Puente del Arrabal, Buitrago de Lozoya 

Por este puente discurría la vía pecuaria que comunicaba el norte con el sur de la meseta. Era también uno de los ejes principales para el lavado de lana que tanto dinero generó durante el siglo XVIII.

Puente del Arrabal
El Puente del Arrabal y la zona empleada para lavar la lana. Fuente: Dexter182. Licencia creative commons.

Sus orígenes se remontan al siglo XIV o XV y consta de un solo ojo de medio punto. El Ducado del Infantado mantuvo el control sobre el puente durante mucho tiempo, cobrando impuestos a todo aquel que lo deseara atravesar.

21. Puente de la Marmota, Colmenar Viejo

Se construyó entre 1756 y 1758 por orden de Fernando VII. Hablamos de un monarca modernizador que ejecutó mejoras en distintas ubicaciones de la ciudad y de la Comunidad de Madrid.

Puente de la marmota.
Vista lateral del Puente de la Marmota y de la Cuenca Alta del Manzanares. Fuente: Comunidad de Madrid.

En el caso del Puente de la Marmota, tenía como fin el de dar continuidad a la valla de El Pardo, situada en la garganta del río Manzanares. Esta garganta es el punto de partida del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.