Chueca, un barrio de contrastes

Plaza de Chueca

  • Chueca es una de las zonas más populares de la capital, y pertenece al barrio de Justicia.

  • Se ubica en pleno centro de Madrid, junto a Gran Vía, entre las calles de Fuencarral y Barquillo.

  • Alberga, entre otras cosas, la fiesta del Orgullo Gay, que trae cada año a miles de turistas a Madrid.

  • El barrio ofrece un gran número de actividades culturales y de ocio.

Paseando por las calles de Chueca un día cualquiera, se puede comprobar la diversidad de personas, comercios y edificios que se congregan en el barrio. Chueca se ha convertido, desde los años 90 en una de las zonas más modernas de la capital, pero conservando a muchos de los vecinos de siempre y algunos de los edificios más emblemáticos de Madrid.

Bautizada así en honor del compositor madrileño de zarzuelas, Federico Chueca, la Plaza de Chueca es el centro de esta zona rebosante de vida tanto diurna como nocturna, que se encuentra dentro del barrio de Justicia, situado en el distrito Centro de Madrid, y se ubica junto a la Gran vía, entre las calles de Fuencarral y Barquillo.

Chueca. Foto: Rocío Trancón

Chueca. Foto: Rocío Trancón

Historia del barrio

Recorre desde la calle Fuencarral hasta la calle del Barquillo. Hoy en día es conocido como uno de los más modernos y con más vida de la capital, además de uno de los más caros para vivir, pero el barrio no siempre ha gozado de este buen prestigio.

En la década de 1970, se había convertido en una zona marginal de Madrid, por sus calles circulaban grandes cantidades de droga, fundamentalmente heroína, que dejaba un rastro de pobreza y decadencia. La droga y la prostitución ilegal poblaban sus calles, convirtiéndolo en un foco de peleas callejeras.

El Chueca antiguo

En los años 80 esta situación comenzó a cambiar, cuando un gran número de personas pertenecientes a la comunidad homosexual llegaron para transformar la zona. Así comenzó, en esta década, a ser un barrio en el que personas jóvenes y familias convivían con los vecinos más longevos, los de ‘toda la vida’.

Desde entonces y hasta el día de hoy, el barrio se ha ido posicionando como uno de los más modernos de la capital, y como un signo de la convivencia, el respeto y la tolerancia.

Hoy en día, diversidad es una de las palabras que más repiten los vecinos a la hora de describir Chueca: hay gente con un alto poder adquisitivo en el barrio, pero también hay gente con menos recursos; de la misma manera, conviven en estas calles personas de todas las edades, con ideas y formas de vivir muy distintas; comercios tradicionales con nuevas tiendas; obras arquitectónicas de otros siglos con construcciones modernas…

La vida en Chueca

En palabras de los propios vecinos, “Chueca es un barrio tranquilo”. El presidente de la Asociación de Vecinos de Chueca cuenta que, a pesar del gran número de personas que se acerca para disfrutar de la gran cantidad de ocio nocturno que ofrece el barrio, durante las horas del día se hace una vida de barrio, en el que las personas de la zona pasean por las calles y pueden disfrutar de gran variedad de comercios y restaurantes.

Plaza de Chueca. Foto: Rocío Trancón

Plaza de Chueca. Foto: Rocío Trancón

En los últimos años, Chueca se ha convertido en una de las zonas predilectas de madrileños y visitantes para tomarse algo en alguna de las terrazas que pueblan sus calles. Esto lo ha dotado de un gran dinamismo y de mucha vida, pero también ha supuesto algunos problemas, sobre todo para los vecinos de más edad, que han visto como los bancos en los que solían sentarse para pasar el rato, iban desapareciendo a medida que las terrazas iban cobrando importancia en el barrio.

En la Plaza de Chueca, un grupo de vecinos charla tomando el sol, sentados en sillas de plástico que ellos mismos han tenido que sacar a la calle desde sus casas. Hace unos años se habrían sentado a pasar el rato en los bancos de la plaza, pero hoy tienen que cargar con sus propias sillas. “Podría seguir habiendo bancos en la plaza“, se quejan, “pues hay espacio” y añaden que “un día puede estar bien ir a una terraza, pero no se puede estar pagando todos los días para sentarse“.

Comercio tradicional vs. comercio nuevo

La llegada de gente con mayor poder adquisitivo, ha hecho que los comercios cambien de forma radical, algo que afecta mucho a los propietarios de los más tradicionales.

Estanco más antiguo de Chueca. Foto: Rocío Trancón

Estanco más antiguo de Chueca. Foto: Rocío Trancón

Así como, hace unas décadas, el barrio contaba con un gran numero de comercios pequeños y especializados, hoy en día, paseando por las calles de Chueca, se encuentran muchos que han sido sustituidos por grandes franquicias, restaurantes y bares, y tiendas dirigidas al público con mayor poder adquisitivo. Pero todavía quedan algunas tiendas de las de ‘toda la vida’.

Un ejemplo de este tipo de comercio es un estanco que lleva en el barrio más de 40 años, y que ahora regenta el hijo de los primeros dueños. También hay un herbolario que ocupa el mismo lugar desde 1856.

Antiguo herbolario. Foto: Rocío Trancón

Antiguo herbolario. Foto: Rocío Trancón

La dueña de este herbolario cuenta lo difícil que se ha convertido tener un negocio en el barrio de Chueca en los últimos años, debido a la gran subida en los precios de los alquileres y a la gran competencia que ejercen las franquicias y grandes comercios, con los que a menudo no pueden competir.

También la dueña de una panadería abierta en Chueca hace cuatro años, comenta el alto precio de los alquileres, y la necesidad de subir los precios si no se vende mucho. En particular, ella adapta su oferta a los dos tipos de público que hay en el barrio.

La panadería de Chueca.Foto: Rocío Trancón

La panadería de Chueca. Foto: Rocío Trancón

La transformación en el nivel adquisitivo del barrio, con esta subida en los precios que comentan los comerciantes, lleva a algunos vecinos de Chueca a lamentar que el barrio está dejando de ser pequeño y familiar. “Ibas a comprar a la pequeña tienda de al lado de tu casa y conocías a todos tus vecinos”, recuerdan y opinan que ahora es un barrio masificado, impersonal, y poblado por los turistas que vienen a visitar la ciudad.

Qué hacer en Chueca

Además de pasear por las calles del barrio para disfrutar de su gran ambiente y de su belleza, hay multitud de cosas que se pueden hacer en Chueca:

Visitas culturales:

  • Visitar la sede de la SGAE, ubicada en el Palacio Longoria, un edificio de estilo modernista que fue construido entre 1902 y 1904, por el arquitecto José Rases Riera, por encargo de Javier González Longoria. Las visitas son gratuitas y se pueden reservar a través de internet.
  • La Iglesia de San Antón: Fue construida en el siglo XVIII, y actualmente bendice miles de animales cada año el día de San Antón.
  • Museo de Historia de Madrid: En la calle Fuencarral, se encuentra este edificio, construido en el siglo XVII y que alberga en su interior un recorrido por la historia de Madrid.
  • Museo del Romanticismo: En el antiguo palacio del marqués de Matallana, construido en 1776, este museo recoge objetos, cuadros y obras del romanticismo.

Mercado San Antón

Ocio:

  • Mercado de San Antón: Este mercado ha sido recientemente restaurado para convertirlo en un lugar para comer y beber en un ambiente distendido, pero el mercado lleva en barrio de Chueca muchos años, e incluso fue citado por Benito Pérez Galdós en su obra ‘Fortunata y Jacinta’.
  • Bares y discotecas: Por las calles de Chueca se encuentran constantemente bares, pubs y discotecas de todo tipo y para todos los gustos.
  • Compras: Es una de las actividades que más definen este barrio, las compras, porque se pueden recorrer las tiendas de la calle Fuencarral, y también de las calles colindantes, donde hay tiendas de famosos diseñadores. 

La fiesta del Orgullo Gay

Esta fiesta es una de las más conocidas de Madrid y también de España, y la que ha contribuido de manera notable a la fama mundial del barrio. El Orgullo se celebra en Madrid desde 1978, pero no fue hasta la década de los 2000 cuando empezó a ser una fiesta realmente multitudinaria, a la que acuden personas de todas partes del mundo.

Tiene lugar el primer fin de semana de julio, desde el miércoles, cuando se hace el pregón en la Plaza de Chueca, hasta el domingo, día en el que termina la celebración tras el desfile de carrozas del sábado. El año pasado esta fiesta trajo a Madrid 300.000 turistas y alrededor de 150 millones de euros.

Orgullo Gay

En 2017, Madrid albergará el World Pride, gran fiesta mundial del Orgullo LGBT, lo que podría incrementar el numero de personas que visitan la capital para esta fiesta de manera espectacular.

Chueca es uno de los barrios más plurales y diversos de la capital, que ofrece un gran número de actividades culturales y de ocio. Un barrio acogedor que recibe a los turistas con alegría e ilusión y les ofrece muchas cosas para hacer y visitar.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook o retuitearnos.

Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: