Ruta a las Calderas del río Cambrones

Ruta a las Calderas del río Cambrones

Bonitas pozas y saltos en este trazado de 6 kilómetros por la ribera del Cambrones

Hoy haremos un pequeño recorrido desde la Granja de San Ildefonso hasta las Calderas del río Cambrones. Serán unos 6 kilómetros a lo largo del río, que nace en la vertiente segoviana del Puerto de Malagosto para desembocar en el embalse del Pontón Alto.

El trazado es por la zona más espectacular de las Calderas del río, en su parte baja. Aun siendo verano, su caudal es suficientemente intenso para mantener estas magníficas calderas aptas para el baño y disfrute de quien las visite.

Granja de san Ildefonso

Granja de san Ildefonso

El nombre de las Calderas del río Cambrones viene dado por la abundancia, en su zona alta, del cambrón, un arbusto de la familia de las solanáceas. Se pueden confundir con las escobas e incluso con el piornal serrano, si están en flor. Pero esta tiene hojas ásperas, pegajosas y espinosas, de color verde claro. Son muchas las especies, pero este cambrón concretamente tiene la flor amarilla. En esta época todavía están en vaina.

Cómo llegar a la Granja de San Ildefonso

  • En coche (1 h 15′ desde Madrid): A-6 hasta la salida 39, para coger M-601 en dirección a Navacerrada. Continuamos hasta el Puerto de Navacerrada, lo cruzamos y seguimos por la CL-601 que nos lleva a la Granja de San Ildefonso. Nos adentramos en la población y buscamos la plaza de toros, en la calle Santa Isabel a la altura del número 4.
  • En autobús: desde Madrid con la Sepulvedana ( Tel 915304800).

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 12 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 4-5 h
  • Desnivel: + 200 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: primavera y verano 

Ruta a las Calderas del río Cambrones

Una vez localizada la plaza de toros de la Granja de San Ildefonso, podemos dejar el coche unos metros más adelante, en el paseo entre la arbolada. Tomamos el paseo de Santa Isabel en dirección noroeste y después, el paseo Pocillo hasta el Puente de la Princesa, donde dejamos el asfalto para coger pista de tierra.

A pocos metros encontramos una cancela para el ganado. Tenemos paso por el lateral, así que cogemos dirección noreste hacia el río Cambrones. Lo cruzaremos por el puente de madera habilitado para tal fin y nos dirigiremos hacia el Rancho de la Tejera. Lo dejaremos a la izquierda y la propia senda de forma natural nos acerca a orillas del río Cambrones. Sin más dilación nos ofrece las primeras calderas.

Para encontrarlas debemos dejar el camino principal y acercarnos al margen del río. Ahí las dos primeras calderas ya nos anticipan lo que nos puede esperar más arriba: remansos perfectos para niños pequeños, protegidos por bajos muros de piedra y con una excelente sombra. Ya no bajaremos a la tercera por ser algo más enrevesada. Con las que vamos a ver es más que suficiente.

Guindo, En medio y La Negra 

Continuamos por la senda dejando a nuestra derecha el barranco del río Cambrones en la zona baja. Observamos algunas pozas de cortes bonitos entre lajas, formando marmitas de gigante. Pronto la misma senda nos devuelve a orillas del río.

Escondida entre la maleza y con su caño ofreciendo agua al transeúnte, encontramos la pequeña fuente de Malpaso. Seguimos por el margen izquierdo orográfico del río y llegamos a una bonita caldera con un pequeño salto entre rocas. Ya no se nos permite continuar por ese margen del río, al quedar encajonado entre grandes bloques de granito.

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.

Es el punto donde debemos vadear el río para alcanzar la senda de la otra orilla. Seguimos cerca y paralelos al río y pronto aparecerán las tres calderas más espectaculares de la zona. La primera y más mansa y fácil de disfrutar es la Caldera del Guindo, una explanadita entre arbolada, ya sin hierba por el pisoteo, pero igual de atractiva. Se desnivela de menos a más, comenzando por poco más de 40 cm de profundidad y llegando, en la zona del chorro, hasta un metro.

Si continuamos entre rocas por la parte alta, aparece la continuación de la anterior caldera, la de Enmedio. Es más complicada para su baño por estar encajonada entre grandes bloques de lajas alisadas por la erosión, que forman unas marmitas perfectas.

Seguimos unos metros y, escondida entre altas rocas, encontramos la Caldera la Negra, más profunda y sombría que el resto. Quizás el nombre le viene por su profundidad y la poca posibilidad de que le dé el sol.

Caldera las Barbas

Tras sortearla por la zona alta, aparece la Caldera las Barbas, 40 o 50 metros más adelante. Es más mansa que el resto, pero igual de apetecible. Seguidas vienen varias calderas más, pero como no le vemos fin, se lo tendremos que poner nosotros. Hasta este punto hay suficiente genialidad de remansos, pozas y calderas, que ofrece la circulación del agua del río Cambrones, así que podemos dar por finalizado el ascenso.

Volvemos sobre nuestros pasos, pero esta vez sin bajar a las primeras pozas, hasta la cancela del inicio. Pasamos por un lateral, donde dejaremos la senda principal para tomar la Vuelta del Robledal. Por una ancha pista, entre robles, nos llevará por el Rancho de Berrueta.

Cruzaremos los últimos coletazos del arroyo del Chorro Chico y del Chorro Grande, para entrar de nuevo a la Granja por la calle Mata de Sauca. De ahí podremos coger el paseo de Santa Isabel para regresar a la plaza de toros.

Importante: hasta la Caldera del Guindo la ruta transcurre por senda, pero los siguientes pasos al resto de calderas y pozas son sobre placas de granito muy resbaladizas. Con humedad, niebla o lluvia no se recomienda este trazado y es preferible ir por la zona más alta de las calderas, aunque no es tan bonito.

Qué ver en la zona

  • Real Sitio de la Granja de San Ildefonso (a 1,5 km): lo más característico es el increíble Palacio de la Granja, construido en el siglo XVIII por Luis V. Lo mandó hacer después de que se quemase el antiguo Palacio de Valsaín en el siglo XVII. Está abierto de martes a domingo y se puede visitar por un precio de 9 €.
  • CENEAM – Centro Nacional de Educación Ambiental (a 7,5 km): es un centro digno de visitar, donde podemos ver una exposición de los diferentes recursos con los que se cuenta para cuidar el medio ambiente del Parque Nacional Sierra de Guadarrama y los Montes de Valsaín.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)

“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment