Inicio Para tí Denuncias El cambio de jornada escolar genera polémica en los colegios de Madrid

El cambio de jornada escolar genera polémica en los colegios de Madrid

174
0
jornada escolar madrid

Las votaciones para cambiar la jornada escolar se invalidan por no superar la participación mínima

En lo que llevamos de año, diversos colegios públicos de Madrid han celebrado votaciones para elegir la jornada escolar del curso entrante. Y como ya es costumbre, la polémica no ha faltado. Un grupo cada vez más grande de padres ha vuelto a incidir en lo que creen que son injusticias que el actual sistema de votación permite, al exigir una participación mínima de dos tercios para que sea validada.

La Unión de Plataformas Votación Escolar Justa (UPVEJ) se fundó precisamente con el único propósito de cambiar el actual sistema de votación —que tiene su sustento en la Orden 502/2013 de la Comunidad de Madrid— por uno más justo.

votación cambio jornada

Los colegios se debaten en pasar de la jornada partida a la continua

Miguel Ángel, su cofundador, denuncia que, por años, las mayorías en los colegios han sido silenciadas por una minoría que, sin siquiera ir a votar, logra imponerse. «Como no se llega al mínimo de participación, por mucho apoyo que logre una alternativa, la votación no sale adelante», afirma.

Las votaciones para cambiar la jornada escolar no se abren conjuntamente en todos los colegios de Madrid, sino únicamente en aquellos que lo solicitan y después del consenso del Consejo Escolar. Las estadísticas muestran que, en su mayoría, las urnas se instalan en los centros que se debaten en pasar de la jornada partida a la continua.

Miguel Ángel explica este hecho recordando que, durante la pandemia, los centros estuvieron obligados a asumir provisionalmente la jornada continua para prevenir contagios. Entonces, muchas familias que eran partidarias de la jornada partida, «al probar la continua, se dieron cuenta de que les gustaba». Y como tal, iniciaron los procedimientos para que permaneciera en los años venideros.

Solo 4 colegios de Madrid han cambiado de jornada escolar este año

Para impedir el cambio, algunos padres habrían recurrido a las «malas artes». Se han llamado a movilizaciones en la que se promueve el «yo no voto», pues esto les sale más rentable al solo necesitar de un 33,3% para que la votación se invalide. O lo que es lo mismo, «están ganando haciendo trampa».

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

colegio público madrid

El cofundador de la UPVEJ informa que, en los 35 colegios que celebraron votaciones este año, en el 90% de los casos triunfó la jornada continua. Pese a reunir el 92,2% de los votos, «en solo 4 colegios se logró cambiar la jornada». En los demás, no se superó el umbral que permitiera validar el proceso, aún cuando este año ha sido en el que «más movilización se ha visto».

Otra deficiencia muy señalada del actual sistema tiene como principal foco al Consejo Escolar y su poder para tirar abajo unas votaciones. Este consejo está conformado por una representación de padres, otra de profesores, el secretario, el director del centro, el jefe de estudios y un representante del personal de administración y servicios del centro.

El Consejo Escolar puede desestimar el resultado de las votaciones

Una de sus principales tareas consiste en ratificar la votación y levantar el acta que posteriormente se lleva a la Dirección del colegio. El Consejo tiene la potestad de desestimar en segunda instancia el resultado, para lo cual es suficiente con que alguna de las representaciones se oponga.

Miguel Ángel no ve justo que los resultados puedan invalidarse por la decisión de «cinco o seis padres», dejando sin efecto la voluntad de la mayoría. En situaciones así, el acto mismo de ir a votar pierde por completo su sentido.

cambio jornada escolar madrid

«¿Para qué el Consejo abre la votación si al final tiene la última palabra sobre el proceso?», se pregunta. Lo mismo hubiese sido que el Consejo «directamente elija el tipo de jornada», pues si bien esta opción no deja de ser «injusta», al menos se ahorra el «gasto de tiempo y dinero» inherente a la puesta en marcha de todo sufragio.

Las mayorías cualificadas son inapropiadas para cambiar la jornada escolar en Madrid  

Los cambios que exigen desde la UPVEJ no son nada fuera de lo común. Por el contrario, reivindican aquello que en otros procesos se ha visto que funciona. Miguel Ángel pone como ejemplo las últimas elecciones generales, la cual «habría sido invalidada» de requerir también una participación superior a los dos tercios del censo general.

Así pues, contrario a lo que se podría pensar, la UPVEJ no pide que se elimine directamente la cuota mínima de participación; consideran que un cambio de esta magnitud sería «muy radical». Su propuesta pasa más bien por redefinir cuál debe ser esa cuota mínima.

En su caso, están dispuestos a aceptar que esta sea de un «50 por ciento más uno». Las mayorías cualificadas solo las ven necesarias para «temas muy importantes», como es «modificar la Constitución Española», pero no para el horario de un colegio.

Se anula una votación en el colegio Miguel de Cervantes de Leganés

Ahora bien, si cambiar el porcentaje mínimo de participación es inviable, piden que al menos se incluyan nuevas modalidades para que las familias puedan votar. Ya que las actuales, que son el voto presencial y el voto por correo, no han sido suficientes para superar ese umbral.

colegio Miguel de Cervantes
Colegio Miguel de Cervantes (Leganés).

En procesos anteriores, se intentó fomentar el sufragio a través de estos dos medios. Un ejemplo claro es lo ocurrido este año en el colegio Miguel de Cervantes de Leganés. Ahí, una madre que trabajaba en Correos recolectó los sobres cerrados con los votos de algunas familias para evitarles el viaje y, de esta manera, garantizar su participación.

El plan, finalmente, obtuvo sus frutos. Los votos emitidos alcanzaron el 70,8%, superando la temida barrera de los dos tercios. Sin embargo, la Dirección de Área Territorial de Madrid, «sin investigación y sin haber nada legal a que acogerse», no vio con buenos ojos la recogida de los sobres y decidió anular la votación.

Voto diferido y telemático para aumentar la participación 

Por lo tanto, con vistas a evitar situaciones de este tipo, Miguel Ángel propone otras dos alternativas al voto presencial y por correo. La primera sería el «voto diferido», en el cual se pone una urna en los colegios «por una semana o diez días» de modo que las familias tengan más tiempo para votar.

La escasa participación tiene, en parte, su origen en lo difícil que muchas veces es compatibilizar el horario escolar con el laboral. No hace sino empeorar cuando el voto solo se puede emitir un único día.

participación votaciones

La segunda alternativa es el «voto telemático», que en la época de gran desarrollo tecnológico en la que vivimos se vuelve un recurso esencial. Con su implementación, las familias tendrían menos trabas para votar ya que podrían hacerlo desde su trabajo.

Las familias monoparentales, en desventaja en las votaciones 

Con todo, Miguel apunta que la participación no es el único problema en torno al cambio del jornada. Es sabido que las familias monoparentales están en desventaja respecto a las familias con ambos progenitores.

Mientras que las últimas reciben dos votos —uno para el padre y otro para la madre—, las primeras solo obtienen uno. Por tal razón, el cofundador de la UPVEJ pide que se les dé «un voto más a las familias monoparentales», ya que solo así se podría garantizar una mayor «equidad» entre familias.

La Orden 502/2013 de la Comunidad de Madrid, con su suma de contradicciones y disparidades, va «en contra de todo sentido democrático», según Miguel. Y es por ello que afirma que su modificación es una tarea urgente, pues ya viene siendo hora que los colegios tengan el tipo de jornada escolar que la mayoría de padres desean.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.