Inicio Para tí Sitios para visitar en Madrid 20 pueblos para visitar en la Comunidad de Madrid

20 pueblos para visitar en la Comunidad de Madrid

510
0
pueblos de madrid puebla de la sierra

Naturaleza, historia y tradición se dan la mano en los diferentes pueblos de Madrid, como Buitrago de Lozoya o Cercedilla, ideales para viajar sin salir de la región

Los pueblos son uno de los destinos favoritos de los madrileños en cada periodo vacacional, especialmente en verano, y en la Comunidad de Madrid, tenemos varios con encanto que merece la pena conocer. Puede que pensar en Madrid nos traslade a la urbe, a sus ritmos y a su tránsito, pero la región también cuenta con numerables zonas rurales que son sinónimo de naturaleza, historia, paz y descanso.

Por eso, te presentamos una lista de 20 pueblos que puedes visitar en la Comunidad de Madrid, y disfrutar de su tradición, su cultura y, sobre todo, su entorno natural.

Entre ellos, destacan especialmente aquellos situados en la Sierra del Guadarrama, que cuentan con un ambiente excepcional y una historia particular. También destacan por su encanto las once villas de la Comunidad de Madrid, reconocidas por la riqueza de su patrimonio cultural, su gastronomía o su carácter rural.

1. Manzanares El Real, uno de los pueblos más impresionantes de Madrid

El primero de los pueblos que debemos mencionar es Manzanares El Real, uno de los municipios con más encanto de la Comunidad de Madrid. Se trata de una de esas once villas, y da entrada al Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, donde se encuentra La Pedriza.

Su entorno natural convierte su localización en una de las más privilegiadas de la región, rodeado, además, del Parque Regional de la Cuenca Alta del río Manzanares, con lugares tan impresionantes como el embalse de Santillana.

pueblos de madrid manzanares el real

El municipio también conserva un amplio patrimonio histórico y artístico, en el que destaca el imponente Castillo de los Mendoza. Esta fortificación del siglo XV fue concebida como fortaleza militar, aunque posteriormente adquirió un uso residencial. Se trata de uno de los castillos mejor conservados de la Comunidad de Madrid y sus visitas permiten recorrerlo íntegramente.

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces o escanea el QR!

WHATSAPP
TELEGRAM

Además del castillo, Manzanares El Real cuenta con otros emplazamientos históricos, como la ermita de Peña Sacra, la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, el puente de la Cañada Real Segoviana o la fuente de las Ermitas.

2. Patones

Patones es un municipio formado por dos pedanías, la de Patones de Abajo y la de Patones de Arriba. La segunda es la más reconocida, puesto que su historia y su encanto característico lo convierten en uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid. La peculiaridad de Patones de Arriba se encuentra en su arquitectura negra, con casas y calles enlosadas de pizarra.

pueblos de madrid patones

El punto más emblemático de Patones de Arriba es su ermita, construida en 1653, y posteriormente convertida en iglesia. Actualmente, está completamente reformada con una capilla en su interior. Se recomienda comenzar la visita al pueblo en este lugar, puesto que es donde se encuentra la oficina de turismo y el museo etnológico.

Además del paseo por el pueblo, Patones es lugar para el ocio y el deporte. Entre las dos pedanías encontramos la senda del Barranco, que trascurre paralelamente al arroyo homónimo de Patones. A lo largo de su recorrido, de 1 km de longitud, encontramos diferentes paisajes y ecosistemas, así como lugares de interés, como la cueva del Aire.

3. Chinchón

Aunque Chinchón es más una pequeña ciudad que un pueblo, su inclusión en esta lista es obligatoria. Se trata de una de las localidades más bonitas de Madrid, de origen medieval, cuya plaza Mayor se ha convertido en un auténtico emblema de la región. Su arquitectura de estilo castellano, con más de 200 balcones de madera pintados de verde, la convierten en un lugar único.

pueblos de madrid chinchon

La plaza Mayor de Chichón es el punto más importante del municipio, donde se celebran todos los actos, los festejos y cualquier actividad popular, siendo escenario, incluso, de varios rodajes cinematográficos. Además, está plagada de terrazas, bares y restaurantes donde disfrutar de la amplia gastronomía de la zona, con gran protagonismo de la cocina tradicional.

En cuanto a su patrimonio, destaca el castillo de los Condes de Chinchón, aunque su principal atracción es la iglesia sin torre y la torre sin iglesia. Esto se debe a que la Torre del Reloj es lo único que queda de la antigua iglesia de la localidad y a que, por otro lado, la iglesia de Nuestra Señora Asunción carezca de torre. También están presentes la ermita del Rosario, el castillo de Casasola y la Casa de la Cadena.

4. San Martín de Valdeiglesias, otro de los pueblos para visitar en Madrid

Otra de las villas de Madrid es San Martín de Valdeiglesias, situada en la Sierra Oeste. De su localización, destaca su proximidad al pantano de San Juan, convirtiéndose en un buen lugar para realizar una visita cultural y disfrutar del ocio y el deporte.

pueblos de madrid san martin de valdeiglesias

En cuanto a su patrimonio histórico, destaca el Castillo de Coracera, construido en el siglo XV, con una amplia torre que sirvió como defensa de la fortaleza y residencia de los señores. Esta fortificación forma parte de la Red de Castillos de la Comunidad de Madrid y en su interior se celebran múltiples actividades, como catas de vino o conciertos de música clásica.

San Martín de Valdeiglesias cuenta además con una encantadora arquitectura, propia de las villas medievales. Destacan sus calles estrechas y sus casas solariegas, con ventanas y puertas decoradas por sus escudos de armas. Otro de los puntos de interés es la iglesia de San Martín del Obispo, con una cúpula central de siete metros del altura. La villa presume de otros emplazamientos, como sus seis ermitas: la del Ecce Homo, la Sangre, la Salud, el Cristo de la Humanidad, la Virgen de la Nueva y la del Rosario.

5. Torrelaguna

La visita a la villa de Torrelaguna es un paseo a través de sus varios siglos de historia. Este municipio, situado en el valle medio del Jarama, es el lugar de nacimiento del Cardenal Cisneros y está declarado Conjunto Histórico Artístico. También fue la cuna de Santa María de la Cabeza y lugar de residencia de San Isidro Labrador.

pueblos de madrid torrelaguna

De su pasado religioso, quedan varias muestras que se conservan en su totalidad. Por un lado, encontramos la iglesia de Santa María Magdalena, de estilo gótico, donde reposan los restos del poeta Juan de Mena. Esta iglesia se encuentra en la plaza Mayor, el enclave más importante de la localidad, donde está el Ayuntamiento, fundado en 1514 como almacén de grano por el Cardenal Cisneros.

Torrelaguna también conserva otros edificios religiosos, como el convento de las Hermanas Franciscanas o el monasterio franciscano de la Madre de Dios. Otro de los puntos de interés es la Cruz de Cisneros, que se levanta desde 1802 sobre el lugar donde se encontraba la casa natal del cardenal. Asimismo, podemos encontrar restos de su muralla, el Palacio Arteaga, el Palacio Salinas o la Casa Vargas, entre otras construcciones.

6. Villarejo de Salvanés, uno de los pueblos más antiguos de Madrid

Se trata de una de los pueblos con más historia del Comunidad de Madrid, una villa declarada Conjunto Histórico gracias a los múltiples edificios medievales que aún conserva. Villarejo de Salvanés fue fundado en el siglo XIII por la Orden Militar de Santiago y elegido como sede de la Encomienda Mayor de Castilla en el siglo XV, hasta el siglo XIX, siendo un enclave importante durante el periodo de la reconquista.

pueblos de madrid villarejo de salvanes

De su patrimonio, destaca su castillo, con la Torre del Homenaje, una fortificación defensiva de la Orden de Santiago construida en el siglo XIII sobre una atalaya musulmana. Hoy, constituye el mejor mirador de Villarejo de Salvanés, además de acoger exposiciones, la oficina de turismo, el centro de interpretación y el Museo de los Tercios. En su interior, podemos conocer y entender el protagonismo de las órdenes militares, especialmente, de la Orden de Santiago.

Otro edificio emblemático de la villa es la Casa de la Tercia, que alberga un Museo Etnográfico del cereal, la vid y el olivo. También encontramos el Antiguo Hospital de Villarejo, del siglo XVIII, y edificios religiosos como el santuario de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto o la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol. En cuanto al patrimonio natural, cobran relevancia los pinares de la Encomienda de Castilla y el de Valdepuerco, el único bosque natural de pino carrasco de la Comunidad de Madrid.

7. Buitrago del Lozoya

Al norte de la Comunidad de Madrid se encuentra esta localidad, también incluida en las villas medievales de la región. Destaca por su muralla, de origen árabe, alrededor de su Casco Histórico, rodeada a su vez por el río Lozoya. Con un valioso patrimonio cultural, Buitrago del Lozoya tiene el privilegio de contar con amplias zonas naturales, como el área recreativa de Riosequillo, con una de las piscinas naturales más grandes de España.

pueblos de madrid buitrago del lozoya

Para acceder al casco, hay que cruzar por la Torre del Reloj, una construcción de 16 metros de altura perfectamente conservada. Intramuros, quedan algunas edificaciones importantes del pasado de la localidad, como la iglesia de Santa María del Castillo, la única que queda de las cuatro que llegó a tener Buitrago del Lozoya. Junto a ella, se puede apreciar una necrópolis medieval, que fue descubierta durante unos trabajos de reconstrucción.

Anexo a la muralla, también se encuentra el castillo o alcázar, construido en el siglo XV con características arquitectónicas mudéjares. Esta edificación cuenta con siete torres que se pueden visitar, mientras el resto de estancias quedan reservadas para diferentes actos institucionales y culturales. Por otro lado, fuera de la muralla, se conserva el puente del Arrabal, que tiene el honor de ser el más antiguo de la Comunidad de Madrid.

8. Colmenar de Oreja

Situado en la Comarca de las Vegas, al sureste de Madrid, Colmenar de Oreja es otro de los pueblos con gran valor histórico de la región. Además, tiene el privilegio de contar con un gran entorno natural, protagonizado por sus viñedos, gracias a los cuales se produce uno de los bienes más preciados, tanto de la localidad, como de la comarca: el vino.

pueblos de madrid colmenar de oreja

Hablar de Colmenar de Oreja es hablar de gastronomía, no solo por sus vinos, sino por sus múltiples platos típicos de cocina castellana. En este apartado destacan los estofados, como la ‘carne al desarreglo’, o las ‘patatas chulas’, que se sirven entre cocidas y fritas. A ellos, se suman la oferta de carnes y quesos, además del vino, con varios restaurantes en la localidad.

En cuanto a su entorno natural, Colmenar de Oreja dispone de varias sendas para adentrarse en sus campos de cultivo. Una de ellas es la Vereda del Cristo, que arranca en el núcleo urbano y se aleja hacia la ermita del Cristo, para seguir y terminar en la frontera con Toledo hasta el río Tajo. Otra senda es la Ruta del Tren, que sigue el trascurso de la antigua vía ferroviaria que unía la localidad con Chinchón, y que hoy forma parte de la Vía Verde del Tajuña.

Por último, cabe hacer un repaso de su patrimonio histórico y cultural, con la plaza Mayor como principal atracción, gracias a su arquitectura castellana de los siglos XVIII y XIX. También destacan la iglesia de Santa María la Mayor, construida a mediados del siglo XIII por la Orden de Santiago, o las ermitas del Santísimo Cristo del Humilladero, San Juan y San Roque.

9. San Lorenzo de El Escorial

Uno de los pueblos más turísticos de Madrid es, sin duda, San Lorenzo de El Escorial. Ubicado en la Sierra del Guadarrama, al norte de la región, debe su fama y su origen al monasterio que le da nombre. Antes de su construcción, este pueblo no era más que una pequeña aldea aislada del resto de la población, hasta que la corte se trasladó a Madrid bajo el reinado de Felipe II.

pueblos de madrid san lorenzo de el escorial

El monasterio de San Lorenzo de El Escorial comienza a levantarse como residencia real en el año 1563, con el propósito de representar el legado del reinado de los Austrias. La imponente construcción es un complejo que incluye, además del monasterio, un palacio, una basílica, un panteón, una biblioteca y un colegio. Todo ello en una unidad arquitectónica donde se juntan estilos diferentes, como consecuencia de la continuidad del proyecto por un arquitecto diferente al que lo diseñó.

Durante la construcción del monasterio, los trabajadores se fueron asentando alrededor, formando un pequeño núcleo urbano que dio lugar al pueblo que conocemos hoy. A través del paso del tiempo, se fueron creando nuevas edificaciones que hoy forman parte del patrimonio histórico de San Lorenzo de El Escorial. El Teatro Real Coliseo de Carlos III o la ermita de la Virgen de Gracia son algunas de ellas.

Además de su encanto histórico, San Lorenzo de El Escorial es un enclave en un entorno natural único. El bosque de La Herrería, con una superficie de 497 hectáreas, o el pinar de Abantos, constituyen un importante pulmón de la Sierra de Guadarrama. También destaca para la práctica de escalada la Bola del Mundo, a la que se puede llegar iniciando la ruta desde el pueblo y que limita la provincia de Madrid con la de Segovia.

10. Cercedilla, uno de los pueblos de Madrid con más atractivo histórico y natural

La joya de la corona de la Sierra del Guadarrama es, sin duda, Cercedilla. Su conexión con Madrid, a través del transporte público, lo convierte en uno de los pueblos más visitados por los madrileños, para pasar el día, o un fin de semana completo. El núcleo urbano presume de un patrimonio histórico que merece la pena conocer, mientras que sus alrededores nos trasladan a un entorno natural idílico en el que disfrutar de ocio y deporte. Para conocerlo todo a fondo, no basta con una sola visita, por lo que Cercedilla puede convertirse en un destino habitual ideal para los madrileños.

cercedilla

Dentro de Cercedilla, se encuentra la iglesia de San Sebastián, que comenzó a levantarse en el siglo XIII y se fue completando hasta su finalización en el siglo XX. Otra visita de interés es la del Museo del Esquí Paquito Fernández Ochoa, que lleva el nombre del único oro olímpico español en esta disciplina. La cercanía de Cercedilla con el Puerto de Navacerrada, que separa Madrid de Segovia, y sus pistas de esquí, hacen que este deporte tenga un protagonismo especial en la localidad.

En cuanto a los alrededores, además del Puerto de Navacerrada, encontramos las piscinas de Las Berceas, situadas en el valle de la Fuenfría. Estas balsas naturales, reformadas y aparentemente artificiales, cuentan con un aforo de 1.700 personas, siendo uno de los principales atractivos del verano en la Sierra del Guadarrama. Además, Cercedilla cuenta con varias rutas de senderismo, como el camino del Agua o la ruta del pico Majalsana.

11. Nuevo Baztán

La villa de Nuevo Baztán es una de las visitas obligatorias con más encanto de la Comunidad de Madrid. Está situada en la Cuenca del Henares, declarada Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural, además de formar parte de la red de Pueblos Más Bonitos de España.

nuevo baztan

Su fundación se remonta al año 1709, cuando el empresario y político Juan de Goyeneche adquiere los terrenos para construir un complejo industrial alrededor de un palacio barroco. Las edificaciones de Nuevo Baztán constaron de una gran fábrica de vidrios rodeada de residencias para los trabajadores, también de estilo barroco, conformando su casco histórico actual. Su nombre, proviene del valle de Baztán, en Navarra, lugar de nacimiento del fundador de la villa.

Paseando por sus calles podemos comprobar como su distribución es muy diferente a la de las ciudades de su época, precisamente por su característica industrial. Además, su conjunto arquitectónico incluye otras edificaciones de la época, como la iglesia de San Francisco Javier. Nuevo Baztán también es un buen lugar para conectar con la naturaleza, puesto que en su entorno se encuentra la senda de Valmores, a lo largo del arroyo de la Vega, y parte de la Senda Galiana, que conecta Ciudad Real con La Rioja.

12. Rascafría

Además de los ya mencionados, la Sierra del Guadarrama guarda otro de los pueblos más privilegiados por su naturaleza. A 1.100 metros de altura, en el valle del Lozoya, se encuentra Rascafría, con lugares tan idílicos como el bosque finlandés o la zona de baño de Las Presillas. También se puede caminar por el paseo Azul, una ruta urbana por la ribera de Artiñuelo para combinar deporte, turismo y naturaleza.

rascafria

En cuanto a su patrimonio histórico, Rascafría puede presumir de su impresionante monasterio de Santa María del Paular. Su construcción data del siglo XIV, aunque la mayor parte de la obra se realizó a lo largo del XV. A ello se debe la portada de la iglesia, de estilo gótico flamígero, o el claustro, de estilo gótico mudéjar.

Las mejores vistas del monasterio las tiene el puente del Perdón, otra de las construcciones de Rascafría que merece la pena conocer. También destacan el Antiguo Molino de papel de los Batanes o la parroquia de San Andrés Apóstol, así como el conjunto de su núcleo urbano, con la plaza de los Trastámaras como principal protagonista.

13. La Hiruela

Uno de los pueblos de Madrid que más sensaciones ha levantado en los últimos años es La Hiruela, que ha experimentado un gran crecimiento turístico. Esta aldea de unos 60 habitantes se levanta dentro de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, en la frontera con la provincia de Guadalajara. Su ubicación la ha convertido en un destino ideal para pasar un fin de semana en armonía con la naturaleza. Su entorno proporciona múltiples sendas que parten del núcleo urbano y atraviesan bosques y dehesas.

la hiruela

A esta característica, se suma su arquitectura única, que conserva sus elementos de origen medieval. El casco está compuesto por casas bajas de piedra, adobe y roble, enlosadas con pizarra tanto en sus paredes como en sus tejados. Además, guarda construcciones emblemáticas de la localidad, como la iglesia de San Miguel Arcángel, la Casa Consistorial o antiguas residencias como la Casa del Cura o la Casa de la Maestra.

En La Hiruela podemos conocer más acerca de su pasado gracias a su Museo Etnológico, con utensilios históricos del día a día, fotografías y la recreación de una vivienda rural del siglo XVII. Para acceder al pueblo, si vienes en coche, se recomienda aparcar en el parking público que se encuentra antes de llegar. Si, en cambio, viajas en transporte público, puedes aprovechar para visitar Buitrago del Lozoya, puesto que el autobús a La Hiruela parte desde allí.

14. Horcajuelo de la Sierra

Horcajuelo de la Sierra también forma parte de los pueblos enclavados dentro de la Sierra del Rincón, al norte de la Comunidad de Madrid. Igualmente, cuenta con un entorno natural único y una arquitectura rural con gran atractivo para las visitas. El pueblo se levanta en el borde de un cerro, y por su parte inferior, trascurren el arroyo Grande y el arroyo de la Garita.

horcajuelo de la sierra

En Horcajuelo de la Sierra podemos visitar su fragua, de gran importancia en el pasado de la localidad. De ella, se conserva el fuelle, la bigornia, la pila de templar el hierro o la rueda de afilar, así como otros útiles de la metalurgia tradicional rural. Su conservación le otorga el privilegio de ser una de las más completas de la Sierra Norte.

Además, su paseo hacia la ermita de Nuestra Señora de los Dolores, a las afueras del pueblo, ofrece grandes vistas de Horcajuelo de la Sierra. Para llegar hasta allí, podemos hacerlo a través del camino corto o de una ruta de 1,5 km, donde disfrutaremos de todo su entorno. También se puede conocer más sobre el pasado de la localidad gracias al Museo Etnológico, con la recreación de una antigua vivienda rural y una exposición de trajes típicos.

15. Puebla de la Sierra

Horcajuelo, La Hiruela y, también, Puebla de la Sierra. Se trata de otros de los municipios enclavados en la Sierra del Rincón, en este caso, en el valle por el que trascurre el río Puebla que da nombre a la localidad. Como no podía ser de otra manera, el mayor atractivo de Puebla de la Sierra está en su entorno natural, puesto que le rodea un masa boscosa de grandes dimensiones compuestas por pinares y robledos.

pueblos de madrid puebla de la sierra

Puebla de la Sierra tiene su origen en el siglo XII, como asentamiento defensivo durante la época de la reconquista. Una vez pasado este periodo, se convierte en una pequeña aldea, al igual que el resto de municipios de su entorno, con su característica arquitectura. Las casas de esta localidad están edificadas con piedra oscura y decoradas con toques de madera, creando un ambiente rural excepcional.

Entre sus lugares de interés, se encuentra la iglesia parroquial de la Purísima Concepción, construida en el siglo XVIII. Su estructura se divide en un cuerpo principal con tres naves separadas por un arco de medio punto. A lo largo de nuestro paseo por Puebla de la Sierra, también podemos ver la exposición del ‘Valle de los Sueños’, una composición de 116 obras escultóricas contemporáneas expuestas al aire libre en un recorrido de 2 km.

16. Otros pueblos y villas de Madrid: Miraflores de la Sierra

A tan solo 50 km de Madrid, dentro del Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama y del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, Miraflores de la Sierra ofrece una visita donde la naturaleza vuelve a ser protagonista. Su ubicación también le proporciona un clima particular, puesto que está enclavado entre los puertos de La Morcuera y la Canencia, como entrada a los valles del Lozoya y de Bustarviejo.

pueblos de madrid miraflores

Miraflores de la Sierra es un lugar ideal para la práctica del deporte al aire libre, gracias a sus numerosas rutas de montaña. En este capítulo destacan las de Fuente del Cura-Hueco de San Blas, para hacer en bicicleta, o, para los más experimentados, la de Morcuera-Canencia-Valle de Bustarviejo-Miraflores, con un recorrido de 42 km. A pie, también parten desde Miraflores varias sendas por la Sierra del Guadarrama, como la subida a los picos de la Najarra, Perdiguera, Monte Aguirre o Cuerda Larga.

También podemos encontrar lugares para el descanso, como el embalse de Miraflores de la Sierra o sus villas de recreo, así como sus espacios públicos en el núcleo urbano. El lugar más destacado del municipio se encuentra en su Álamo, una escultura de bronce que es una réplica del árbol que estuvo plantado en la plaza del pueblo desde 1798 y que murió tras enfermar de grafiosis en 1989. Este álamo, que en realidad era un olmo, fue el protagonista de uno de los textos literarios del poeta Vicente Aleixandre.

17. Villa del Prado

La Sierra Oeste de Madrid también guarda pueblos de gran encanto, como Villa del Prado, situado en la comarca de San Martín de Valdeiglesias y la cuenca del Alberche. Esta localidad posee un amplio patrimonio histórico, gracias a su nacimiento en los siglos XVII y XVIII, así como natural, por la importancia de su agricultura vinícola, sus huertas y sus olivares.

villa del prado

La arquitectura de Villa del Prado se caracteriza por sus casas adinteladas y decoradas con escudos de armas, lo que traslada a los visitantes a una época anterior. También contribuye a ello la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, con su estilo gótico tardío, al que se añaden características de estilos posteriores por las reformas acometidas durante los siglos. Otras construcciones destacas son las ermitas de Nuestra Señora de la Poveda y de Santa Lucía, del siglo XVII, o la del Cristo de la Sangre, del siglo XVI.

En cuanto a su entorno natural, Villa del Prado está rodeado de sus bosques de encinas, pinos y jaras. Gracias a ellos, se puede disfrutar del parque forestal de El Gurugú, donde el pico del Águila muestra unas vistas impresionantes del municipio. En último lugar, el curso del río Alberche, que sirve de frontera con la provincia de Toledo, ofrece un área de descanso ideal con una amplia zona de baño.

18. Garganta de los Montes

Seguimos en la Sierra Norte de Madrid para adentrarnos en otro de sus pueblos: Garganta de los Montes es una localidad que sirve de acceso al Valle Alto del Lozoya. Al igual que el resto de municipios del entorno, cuenta con un patrimonio histórico de gran encanto, así como un entorno natural que invita al descanso. Su particularidad, se encuentra en la huella que el ser humano rural ha ido dejando, con cañadas y vías pecuarias, así como amplios prados de pasto.

garganta de los montes

Garganta de los Montes es una villa medieval que nació entre los siglos XIV y XV como asentamiento de pastores y agricultores de lino y cereal. Así, su arquitectura rural tradicional, con casas y pavimentos empedrados, lo convierten en uno de los pueblos con más encanto de la Comunidad de Madrid. Entre sus edificios históricos, destaca la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, construida en el siglo XV, aunque su origen se debe a las antiguas Cofradías de la Virgen y San Isidro, del siglo anterior. Otro edificio más contemporáneo es la iglesia de Nuestra Señora del Pilar, levantada en 1925.

El paseo por Garganta de los Montes aguarda varias sorpresas, como su museo escultórico al aire libre. A lo largo del municipio, podemos encontrar monumentos como ‘El abuelo y la nieta compartiendo experiencias’, ‘Altarera’ u ‘Oteando el Valle’, que conmemoran el estilo de vida tradicional y rural de la localidad.

19. Braojos de la Sierra, uno de los pueblos más desconocidos de Madrid

Otro de los pueblos de Madrid en el entorno de Buitrago del Lozoya es Braojos de la Sierra, con un distinguido carácter rural. Sus construcciones aún conservan su arquitectura tradicional, con sus casas y edificios construidos exclusivamente con piedra. Además, su paisaje queda marcado por la actividad ganadera y agrícola, con grandes extensiones de cultivos y pastos, además de una amplia red de caminos pecuarios.

braojos de la sierra

Los orígenes de Braojos de la Sierra no están claros, pero se cree que fue fundada por pastores en busca de nuevas tierras durante los periodos posteriores a la reconquista. Su edificio más antiguo conservado es la iglesia parroquial de San Vicente Mártir, cuya construcción se inició a finales del siglo XV. Fue reconstruida como edificio barroco en el siglo XVII y actualmente está declarada Bien de Interés Cultural por la UNESCO.

Otro de sus puntos de interés es la ermita del Buen Suceso, declarada monumento histórico-artístico en 1981, además de otros elementos de arquitectura rural, como su fuente monumental o su potro para herrar.

20. Aranjuez

Por último, cabe añadir a Aranjuez dentro de esta lista, aunque no es un pueblo sino una ciudad. Se encuentra en la vega de los ríos Tajo y Jarama, lo que le otorga un clima único en la Comunidad de Madrid. Es por ello, que la monarquía española decidiera durante siglos convertirlo en su lugar de recreo durante el verano, dejando un patrimonio histórico excepcional.

aranjuez

Su bien más preciado es el Palacio Real, cuya construcción se inició en el año 1561 bajo el reinado de Felipe II. A lo largo de los siglos, fue sufriendo remodelaciones y reconstrucciones, como la ordenada por Fernando VI tras varios incendios entre 1660 y 1665. A su vez, Carlos III añadió sus dos alas laterales, que forman el cuerpo occidental, incorporando una vista afrancesada de la estructura. El palacio combina estilos rococó, isabelinos, chinescos y árabes, formando un complejo de obligatoria visita en la Comunidad de Madrid.

Alrededor del Palacio Real, se encuentran su jardines, construidos y decorados durante dos siglos, con el Palacio de Versalles como referencia. Están formados por el Jardín de la Isla, con un espléndido arbolado, fuentes de piedra y mármol y grandes avenidas; el Jardín del Parterre, con una gran variedad de flores; y el Jardín del Príncipe, el más grande de todos, con anchos paseos y varias especies de árbol muy variadas. A su decoración, se añaden fuentes monumentales con espectáculos de agua, el embarcadero y construcciones emblemáticas como la Casa del Labrador.

El resto de Aranjuez destaca por su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, con un urbanismo de estilo barroco. Sus paseos, plazas y edificios fueron cuidadosamente diseñados para hacer de este enclave una auténtica villa para nobles y reyes. Entre sus edificios, destacan varios palacetes, casas con amplios patios y numerosos conventos.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.