Inicio Nacional e Internacional Teresa Romero: «Si mi sangre sirve para otros, aquí estoy hasta quedarme...

Teresa Romero: «Si mi sangre sirve para otros, aquí estoy hasta quedarme seca»

309
0

[lightbox full=»http://aquiactualidad.com/wp-content/uploads/2014/11/20141105TeresaRomero.jpg»]Teresa Romero, durante la rueda de prensa que ofreció al ser dada de alta del hospital.[/lightbox]

  • Fue dada de alta del hospital Carlos III de Madrid el pasado día 5 de noviembre.
  • Algo débil, pidió paciencia a los medios y dijo querer recuperar su tranquilidad.
  • «Quiero encontrarme con la hermana Paciencia y darle un abrazo», dijo.

[dropcaps]T[/dropcaps]ras un mes hospitalizada, la auxiliar de enfermería que se convirtió en la primera contagiada de ébola fuera de África y que superó la enfermedad, ha abandonado el centro Carlos III de Madrid, recuperada aunque todavía débil. Teresa Romero, de 40 años, ha tenido que permanecer aislada varios días después de que los médicos confirmaran su curación, para evitar cualquier posible riesgo.

La auxiliar, que quiere viajar a su pueblo, Becerreá, en Lugo, y reencontrarse con su madre cuanto antes, se mostró muy agradecida con los medios de comunicación y el personal sanitario, pero pidió respeto y paciencia: «para poder recuperar mi tranquilidad e irme cerca de mi familia, a la que tengo mucho que agradecer».

«Soy un milagro de los médicos»
Teresa dio las gracias a Dios por haberse salvado de la enfermedad y aseguró: «los médicos han demostrado que tenemos la mejor sanidad del mundo y, pese a la nefasta gestión política, han demostrado que son capaces de obrar milagros. Yo soy uno de ellos«.

Aún débil, Romero leyó, decidida, lo que quería transmitir y dejó claro que ha sentido todo el apoyo de la sociedad española para seguir adelante. Además, comentó: » yo no sé lo que falló, pero no guardo rencor» y añadió que le gustaría que lo que ha pasado «sirva para algo». Concluyó: «si mi sangre sirve para curar a otras personas aquí estoy hasta quedarme seca».

Aprovechó para agradecer «a la hermana Paciencia», cuyo plasma ayudó a su curación, y dijo: «estoy deseando encontrarme con ella y darle un abrazo».  Despidió su intervención con contundencia: «creo que no ha sido en vano ayudar voluntariamente aun poniendo en riesgo mi vida».

Contagiada al atender voluntariamente a dos enfermos
La enfermera se contagió al formar parte del equipo de profesionales que atendió en el Hospital Carlos III de Madrid a los sacerdotes españoles contagiados de ébola y repatriados desde Liberia y Sierra Leona, respectivamente, Miguel Pajares y Manuel García Viejo, que finalmente fallecieron. Fue unos días más tarde cuando Romero empezó a encontrarse mal y, al tener fiebre alta, fue ingresada y finalmente diagnosticada del virus.

Al no existir vacuna contra esta enfermedad, a Teresa se le tuvieron que aplicar varios tratamientos experimentales, entre ellos utilizar el plasma sanguíneo de una enferma que superó la enfermedad, la religiosa Paciencia Melgar. El jefe de Enfermedades Infecciosas del Carlos III, José Ramón Arribas, aseguró, tras la curación de la paciente, que Teresa había demostrado una “enorme fortaleza física y mental”, posiblemente uno de los motivos fundamentales de la superación de la dolencia.

Recibe nuestro boletín de noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.