Matarraña

El teatro se cuela en las casas de los pueblos más recónditos

 

El teatro se cuela en las casas de los pueblos más recónditos.

 

  • Una innovadora iniciativa acerca las artes escénicas al mundo rural, donde el acceso a este tipo de espectáculos es complicado.

  • Los vecinos de Peñarroya de Tastavins, un pequeño pueblo de la Comarca del Matarraña (Teruel), ceden sus casas, las más representativas, para escenificar diversas obras.

  • ‘Matarraña íntim’ se celebra el próximo fin de semana y ofrece desde teatro para adultos y niños, hasta vodevil, danza, clown…

Ya lo dice el refrán: ‘si Mahoma no va a la montaña, la montaña tendrá que ir a Mahoma’. Y si los pueblos pequeños de España no tienen acceso a la cultura, habrá que llevársela. Es lo que va a hacer, por tercer año consecutivo, la comarca del Matarraña (Teruel, Aragón), en esta ocasión en el municipio de Peñarroya de Tastavins, a través del festival ‘Matarraña íntim’, que se celebra entre el 7 y el 9 de agosto: acercar las artes escénicas al medio rural, utilizando como escenario el interior de las casas del pueblo, cedidas voluntariamente por sus habitantes para la ocasión.

Con poca infraestructura y grandes dosis de imaginación, este festival de artes escénicas de vanguardia en el medio rural se basa en la idea de montar los escenarios dentro de las propias casas del pueblo y otros rincones que forman parte del rico patrimonio arquitectónico de los pueblos de la comarca.

Teatro de vanguardia, para adultos y para niños, danza, música, vodevil, clown, trasladado al salón de las viviendas más solariegas y al interior de algún otro edificio emblemático del lugar, como una antigua fábrica de piensos. Más cerca imposible. Se representarán 7 micropiezas de entre 20 y 30 minutos, que se repetirán varias veces a lo largo del fin de semana recorriendo los hogares de esta población y poniendo en valor la riqueza paisajística y el patrimonio arquitectónico de la zona.
El teatro se cuela en las casas de los pueblos más recónditos.

El escenario adaptado al interior de las casas

Los vecinos ceden sus casas particulares. Y no tienen que hacer nada más, ni siquiera adaptar el espacio para acoger a los actores y el escenario. La compañía Francachela Teatro, que ya introdujo esta idea en Valencia con el ‘Festival Cabanyal Íntim’ y de ahí la ha trasladado a esta zona poco conocida de España, se encarga del resto. La idea es no modificar nada de la casa, aprovechar el espacio tal y como está. La representación se adapta al entorno. El acceso está limitado a 20 o 30 personas, en función de cada espacio, y se confía en la actitud respetuosa de los espectadores.

Las obras, muy cercanas e íntimas, traspasan el espacio vital, son participativas y los asistentes lo viven como si fueran los protagonistas. Una propuesta innovadora, que a través de este teatro vanguardista, próximo y participativo, no solo trata de conseguir nuevos amantes de las artes escénicas introduciéndolas donde no llegan, sino también brindar al visitante la oportunidad de conocer una riqueza cultural y arquitectónica poco conocida.
El teatro se cuela en las casas de los pueblos más recónditos.

La Comarca del Matarraña: riqueza natural, patrimonio arquitectónico

La Comarca del Matarraña está formada por 18 pueblos, de los cuales el más pequeño apenas llega a los 100 habitantes y el más grande roza los 2.000. Se encuentra en el Aragón más meditarráneo, a pocos kilómetros de la localidad de Alcañiz y a algo más de 100 de la costa (Castellón y Tarragona). Este aún desconocido entorno ofrece múltiples opciones para el visitante.

Emblemáticas pequeñas localidades como La Fresneda, Valderrobres, Beceite, Ráfales, Calaceite… trasladan al paseante a varios siglos atrás. Conjuntos históricos, calles estrechas y empedradas, casas solariegas de piedra, arcos que albergan antiguos soportales, capillas… y una peculiar mezcla de estilos como el gótico, el barroco o el renacentista, dan forma a este territorio.

La historia en este lugar se mezcla con una naturaleza también digna de visitar: los puertos de Beceite, el Salt de la Portellada, las Rocas del Masmut,… y paisajes agrícolas de olivos, almendros y vides, espacios donde el verde de los árboles se entremezcla con el agua cristalina de sus ríos, como el del Matarraña que da nombre a la comarca.

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.