Senderismo en la Casa de Campo

Una ruta campestre dentro de la ciudad, de cinco horas de recorrido

La madrileña Casa de Campo es un laberinto de caminos y sendas que ofrece infinitas posibilidades de rutas. Se trata de una buena opción para hacer ejercicio y también para vivir una grata experiencia, tanto si se es aficionado al senderismo como si no. Hoy os presentamos esta ruta campestre dentro de la ciudad: es un recorrido por todo el perímetro de la Casa de Campo, evitando el circuito de ciclistas que discurre por el mismo trazado.

Casa de Campo

Del Neolítico a la actualidad, la historia del parque

La historia de la Casa de Campo nace en el Neolítico. En este parque se han ido encontrando restos arqueológicos de todas las clases, desde romanos hasta visigodos o musulmanes. Por estar ubicado cerca del río Manzanares, sirvió en el pasado de asentamiento para muchas culturas y casi siempre para los altos estatus de cada civilización.

En 1405, el rey Enrique III hizo construir una Casa Real en el Monte de El Pardo, uno de los cazaderos favoritos de la monarquía española. Este hecho animó a las principales casas de nobles madrileñas a comprar las tierras próximas. En tiempos de los Austrias, se formaría un Real Sitio en la zona, que daría lugar más tarde al parque público actual.

La Casa de Campo presume de ser cinco veces más grande que el Central Park de Nueva York y 6,5 más que el Hyde Park de Londres.

Pinares en la Casa de Campo

Cómo llegar

El inicio de nuestra ruta se encuentra en el extremo este del lago. Hay que llegar a la estación de Príncipe Pío.

  • En coche: Por M-30, se toma la salida de Plaza de España y hay que tomar la dirección hacia el Paseo de la Florida. No es una zona fácil para encontrar aparcamiento.
  • Cercanías: Línea C10 desde Estación de Atocha.
  • Metro: Línea 10 Príncipe Pío.
  • Autobús: Línea Circular 2 hasta Cuesta de San Vicente – Príncipe Pío.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: media
  • Distancia aproximada: 16.130 m
  • Duración aproximada: 5 h
  • Desnivel: +453 m
  • Tipo de público: todo tipo de público con una condición media
  • Época aconsejada: todo el año es buena época para visitar esta ruta

Ruta por la Casa de Campo

Iniciamos nuestra ruta junto al lago, en su extremo este, caminando en dirección norte por pequeñas sendas peatonales. Encontraremos numerosas fuentes y de diversos tipos, por ser esta una zona muy transitada y apta para quienes buscan pasar una jornada campera.

Siempre por el lateral noreste, pasamos primero la glorieta de la puerta de Las Moreras, y luego un pequeño túnel bajo la vía ferroviaria y un acceso que proviene desde una pasarela sobre la M-30, punto de concentración de ciclistas que habremos de evitar para que no turben nuestra paz de caminantes.

Mapa de la ruta por la Casa de Campo

Nos encontramos el vallado metálico del recinto de la Escuela de Cantería, que bordeamos por su izquierda para encontrarnos luego una zona de pinares más tranquila, con huellas de caballos que suelen pasear por sus caminos procedentes del cercano Club de Campo.

Un pinar conduce a la Casa de Vacas

El pinar se hace más denso y nos lleva hacia las ruinas de la antigua Casa de Vacas, hoy solo reconocible por una fuente y un letrero explicativo. Cruzamos una pasarela sobre la vía del tren y cambiamos nuestro rumbo hacia el oeste, primero, y el sur, poco después, según nos marca la tapia de ladrillo, piedra y mampostería que señala los límites del parque y junto a la que discurren tanto el circuito ciclista como las muchas sendas peatonales que nosotros elegimos para evitarlo.

El entorno es ahora más silvestre; el terreno se eleva y alterna subidas y bajadas siempre ganando altura. Vamos encontrando sucesivas puertas: la del Portillo de los Pinos, la de Somosaguas, la de Rodajos y la del Zarzón.

Río Manzanares en la ruta por la Casa de Campo

Llegados a este punto, cambiamos a rumbo este para ir completando el circuito perimetral. Hemos enlazado con el viejo trazado de un GR, reconocible por las marcas blanquirrojas, y nos conduce a él un artístico puente, el de La Culebra, que salva el curso del arroyo Meaques.

La ermita de san Pedro, un monumento dentro de la Casa de Campo

Otro monumento nos sale casi de seguido al paso: la ermita de San Pedro, hoy desacralizada y casi escondida entre la arboleda y las verjas del Zoológico, que ocupa un gran espacio y lo atravesamos por viales urbanizados. No es la única instalación lúdica que invade esta zona de la Casa de Campo, pues vamos encontrando a continuación la Venta del Batán, el Parque de Atracciones y el albergue juvenil Richard Schirrman.

Una senda ecológica nos permite atravesar tantos espacios urbanos con la sensación de que seguimos por ámbitos de naturaleza verde y boscosa. Esta impresión se acentúa al llegar al grandioso pinar de las Siete Hermanas, uno de los hitos emblemáticos de este parque. Poco nos resta ya para alcanzar las orillas del lago, que bordeamos por su margen sur para volver a nuestro punto de partida poniendo fin a nuestro recorrido.

Panorámica de Casa de Campo

Qué ver en la Casa de Campo

  • El lago: es una visita ineludible. Como curiosidad, es interesante saber que en sus inicios lo formaban cinco estanques interconectados, pero que debido a las lluvias acabaron convirtiéndose en un solo lago. Se puede practicar piragüismo, triatlón o simplemente disfrutar de la naturaleza o de alguno de los restaurantes situados en las cercanías.
  • Parque de Atracciones de Madrid: después de cinco horas de paseo por la Casa de Campo, puede ser una buena opción rematar la tarde o incluso la noche en las atracciones, sobre todo si hay niños en el grupo.
  • Zoo Aquarium de Madrid: otra opción lúdica que ofrece la zona es ir a ver los diferentes animales que pueblan la tierra.
  • El Teleférico: es la mejor forma de viajar de Madrid a la Casa de Campo. Con sus casi 2,5 kilómetros de recorrido, se puede ver Madrid desde una perspectiva privilegiada durante 11 minutos. Parte desde Pintor Rosales y llega a alcanzar los 40 metros de altura.

Consejos para montañeros:

  • Siempre que salgas a la montaña deja dicho donde vas. Nunca vayas solo.
  • El material y equipo que necesites deberá estar siempre en perfectas condiciones de uso.
  • Guarda fuerzas para el regreso. Nunca tengas prisa en la montaña. Si es preciso, hay que saber renunciar.
  • Utiliza los mapas y libros. Si careces de experiencia acude a los guías de montaña.
  • Realiza cursos de primeros auxilios y socorro en montaña. Te enseñarán a prevenir y a actuar en caso de accidente.
  • Inicia las excursiones consultando las previsiones meteorológicas y el riesgo de aludes. Atención a las tormentas en los barrancos.
  • Durante la semana cuida tu preparación física. El montañismo exige estar en buena forma.
  • Acude a los cursos de formación y reciclaje de los clubes y Federación de Montaña.
  • Diviértete, pero sé siempre prudente. Vela por tu seguridad y la de tus compañeros. Sé solidario.

Guadarrama Activa

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Iván Fernández

Guía de montaña en www.guadarramactiva.com

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.