Ruta a la Cascada del Cancho

Ruta a la cascada del Cancho

Un recorrido desde Navalafuente por la Sierra de Guadarrama

Lcascada del Cancho está muy próxima a la población de Navalafuente. Es uno de tantos trazados que salen de esta urbe en plena Sierra de Guadarrama. En esta ruta se disfruta de los típicos paisajes tradicionales de la sierra, pasando por diferentes ecosistemas.

Veremos dehesas de fresnos y sombríos bosques de alisos, siendo uno de los mayores atractivos un enebro centenario que visitaremos. El comienzo de la senda transcurre entre muros de piedra de construcción tradicional. Corre muy cerca el agua por la reguera y nos adentra en las entrañas del arroyo Cargüera hasta la cascada del Cancho.

Cascada del Cancho

Desde allí continuamos por el camino entre Navalafuente y Valdemanco, que discurre a la orilla del arroyo Albalá. Encontraremos bosques de ribera y varios antiguos puentes. La jara, el cantueso y el tomillo nos acompañarán en gran parte del recorrido. Pasaremos también por la cantera de los Navazales.

Cómo llegar a Navalafuente

  • En coche (50 minutos desde Madrid): M-30 dirección a A-1, hasta la salida 50, donde cogeremos la antigua N-1 hacia Venturada. Continuamos hasta Cabanillas de la Sierra y tomamos la M-631. A tres kilómetros, encontramos el desvío a la M-625 hacia Navalafuente.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 12,5 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 4 h
  • Desnivel: + 250 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: primavera y otoño

Ruta a la cascada del Cancho

Si se madruga es posible conseguir un hueco en la pequeña plazoleta a la altura del número 37 de la calle Real de Navalafuente, donde en 2010 se inauguró el Monumento al Senderista. Si no tuvierais sitio, a la altura del número 1 de esta misma calle hay un aparcamiento público.

Desde el monumento, comenzamos cruzando la calle y subiendo por Fragua. Llegamos a Rivero, continuamos para cruzar la plaza del ayuntamiento, donde está la iglesia de San Bartolomé. La dejamos a nuestra izquierda para continuar dirección Norte por la calle Diseminado. Caminaremos entre campos de fresnos trasmochados (trasmoche), un tipo de poda que confiere al fresno una especial característica visual. No os pasaran desapercibidos.

Llegamos al puente que nos permite pasar a la otra orilla del arroyo Gargüera. Allí tomamos la senda de la izquierda, en dirección a la cascada del Cancho. Encontramos una espectacular vegetación de ribera: chopos, sauces y alisos nos van acompañando barranco adentro. Sin hacerse esperar, en un ramal a la izquierda del sendero, llegamos al doble salto que forma el arroyo en esta zona. Así es cómo se crea  la conocida chorrera del Cancho. Entre rocas resbaladizas baja una bonita poza.

Pequeños saltos de agua

Regresamos a la senda para ir ascendiendo por la zona alta. Algunos pequeños saltos de agua se dejarán ver. También hay una caída mayor, pero es imposible verla desde el sendero, y no conviene correr riesgos, pues la zona no es para andar entre las rocas.

El barranco va quedando abajo y nosotros seguimos ascendiendo paralelos al arroyo. Llegamos hasta el final y volvemos a bajar a orillas del Cargüera. Así llegamos a la depuradora de Bustarviejo y de aquí hacia la M-631 que tenemos que cruzar.

Cogeremos el camino de Guadalix, que nos hará pasar por la zona alta de la cantera granítica de los Navazales. Una vez sobrepasada, comienzan los bonitos canchales, entre jaras, escobas y enebros, dándonos otra perspectiva del lugar por el que transitamos.

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.

Llegamos a la zona del Castillejo donde, apenas a 800 m para llegar a Valdemanco, nos desviaremos por una senda a la derecha. Una parte es bastante pronunciada. Esto nos unirá de forma directa con el antiguo camino de Navalafuente a Valdemanco, que transcurre a orillas de arroyo Albalá. Como curiosidad, cuando se celebraban las fiestas, los mozos y mozas recorrían el camino andando para pasar el día con sus vecinos.

Cantera de Navazales y enebro centenario

Continuamos por bonitas sendas, que nos llevarán por chozas, pilones y molinos. Además nos harán cruzar varias veces el arroyo por antiguos puentes de piedra. Llegamos a la zona baja de la cantera de los Navazales, donde se nos ofrece otra perspectiva del lugar. Una vez pasada, a orillas del río entre espesa vegetación nos sube al asfalto, de nuevo a la M-631, que cruzamos para coger la calle Cancho.

A mitad, en la ladera del cerro, encontramos el enebro centenario, fácil de identificar. Seguimos y llegamos al puente por el que cruzamos al inicio el arroyo Cargüera. Desde aquí volvemos sobre nuestros primeros pasos y llegamos al entrante donde se encuentra el monumento al senderista. Damos por finalizado este bonito paseo, entre dehesas, arroyos e historia de la zona.

Monumento al senderista en Navalafuente

Monumento al senderista en Navalafuente

Qué ver en la zona

  • Navalafuente: merece la pena visitar la iglesia de San Bartolomé, de los siglos XV-XVI, que ha sido rehabilitada, y el Potro, edificio ejemplo de las antiguas formas de vida, donde se ponían las herraduras a los caballos y al resto de la ganadería.
  • La Cabrera (a 12 km): se puede visitar el Jardín Botánico Villa San Roque, el jardín de una antigua Villa de Recreo de La Cabrera. En él las especies propias de la jardinería ornamental conviven con una gran variedad de plantas autóctonas y de rocas presentes en la Sierra Norte de Madrid. Conviene informarse de horarios antes de ir. Dirección: Av. de la Cabrera, 36, 28751 La Cabrera. Tel: 912 77 81 01.
  • Bustarviejo (a 14 km): recorriendo esta población encontramos lugares de interés como la ermita del Santísimo Cristo de la Peña, la de Nª Señora de la Soledad, la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción del siglo XV, la Plaza Mayor y el antiguo ayuntamiento del siglo XVII.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)

“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment