Embalse de Pinilla

Ruta circular al embalse de Pinilla

Esta presa es la primera de las cinco que hay en el río Lozoya

El embalse de Pinilla, inaugurado en 1967, es el primero de los cinco que retienen las aguas del río Lozoya, ubicado en el valle alto, en la cabecera de la cuenca. Su presa es de gravedad, con muros de unos 30 metros por casi 300 de longitud y una superficie de unos 4.8 km2. Se puede dar la vuelta completa por sendas y pistas en unos 16 km, tanto desde Pinilla del Valle como de Lozoya. Hoy nuestra propuesta es hacer la ruta desde esta última.

Embalse de Pinilla

Cómo llegar a Lozoya

  • En coche: A-1 dirección Burgos hasta Lozoyuela, salida 69, y M-604, que nos lleva hasta la misma población de Lozoya.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 16 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 6 h
  • Desnivel: + 60 m
  • Material: senderismo
  • Terreno: 90 % pista – 10 % sendas
  • Época aconsejada: primavera, verano, otoño

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.


Salimos desde la avenida de Lozoya, en su parte alta cerca de los bares, donde se puede aparcar sin problemas. Si el aparcamiento estuviera lleno, existe otro grande y gratuito unos metros más adelante en la zona baja.

Cogemos dirección Sureste, dirigiéndonos hacia el embalse, en la bifurcación donde la calle Fuente Hernando solo nos deja ir a la izquierda o a la derecha. Tomamos a nuestra izquierda dirección Norte. Unos metros más adelante dejamos a la izquierda el helipuerto y continuamos por la pista, paralelos a la carretera y a la orilla del embalse de Pinilla.

Puente sobre el río LozoyaIremos haciendo la circular en sentido de las agujas del reloj. Pronto dejamos atrás el Prado de las Eras. Entre arbolada, nos vamos dirigiendo a la desembocadura del arroyo de la Mata del Tirón, donde la propia pista nos hará girar casi 360º para seguir por ella.

A la orilla del agua  

Llegamos a la zona de estación de tratamiento del agua del embalse. Tendremos que dejar la pista justo a la altura de una fuente, girando a la derecha, para bajar hacia el puente que nos permite cruzar el Lozoya. Antes pasaremos por una pequeña puerta.

Ascendemos un pequeño repecho y nos colocamos para recorrer el embalse de Noreste a Suroeste, entre tupidos robledales. Rápidamente dejamos la pista principal para coger una senda dirección al embalse. Pasamos por un antiguo polvorín de la GCE y continuamos la senda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aproximadamente 1,5 km más adelante, dejamos esta senda y tomamos otra más pequeña que nos acerca directamente al pie del agua del embalse de Pinilla. Tenemos habilitada, justo antes de un muro, una puerta típica para paso de peatones. Así podemos continuar por dicha senda.

El Valle de los Neandertales

Desde la puerta anterior hasta la siguiente, que nos permite volver a entrar en la senda ancha, transcurrirán de nuevo otros 1,5 km. Después de salir de la zona de robles, llegamos a la altura del Valle de los Neandertales, yacimiento arqueológico que es posible visitar con guía. No está permitida la visita por libre y además es importante ir con guía, porque de otro modo no entenderíamos demasiado lo que allí se trabaja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se continúa a orillas del embalse de Pinilla hasta alcanzar el gran puente que nos permite pasar de una orilla a otra. Llegamos a la calle del embalse, que cogemos a la derecha para circunvalar la población de Pinilla del Valle por su extremo Sureste.

Es una zona de parques, miradores y estatuas, donde se nota la mano para el turismo. Evitamos un recorte para poder pasar por la parroquia de San Miguel Arcángel, una construcción del siglo XV y restaurada en el XVIII, con muros de mampostería, y portada gótica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Trampal

Seguimos la calle de la Dehesa, que nos llevará hasta Lozoya por las anchas pistas hacia El Trampal. Todo el recorrido a nuestra derecha nos conduce en paralelo al embalse de Pinilla. Es una perspectiva distinta de la que vimos por la orilla opuesta, quizás por la luz, quizás por el paisaje.

Pasamos por el Prado de los Frailes, ocupado por ganado, y a la altura de la Haza, cogemos la senda de la derecha. No hay pérdida, ya que en este cruce un cartel indica la dirección de Lozoya, que nos coloca en la calle Fuente Hernando de dónde partimos. Nos llevará a la bifurcación que nos devuelve al aparcamiento de Lozoya por la alameda.

El Trampal en la ruta al embalse de Pinilla

El Trampal

Qué ver en la zona

  • Lozoya: recorriendo sus calles típicas de una población serrana, buscaremos la iglesia parroquial de El Salvador, del siglo XVI.
  • Valle de los Neandertales: yacimiento arqueológico donde se encontraron los restos humanos más antiguos de la Comunidad de Madrid.
  • Monasterio de Santa María del Paular: es un lugar mágico que fue fundado en 1390 bajo el reinado de Juan I.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.
Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)

“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.