Inicio Consumo y Economía La reapertura del Rastro se fija para el 22 de noviembre

La reapertura del Rastro se fija para el 22 de noviembre

297
0
rastro pancartas manifestaciones
Recibe nuestro boletín de noticias

La reapertura del Rastro se hará con un aforo máximo de 2.700 personas y un 50% de los puestos

Han pasado ocho meses desde que el Rastro montó sus puestos por última vez. Ocho meses de desencuentros entre ambulantes y Ayuntamiento para acordar una reapertura segura en el contexto post-pandemia. Esta historia, que parecía no tener fin, finalmente tiene un desenlace fijado en el calendario: 22 de noviembre. El Rastro de Madrid tendrá su reapertura, aunque mucho más tarde de lo esperado por todos.

El acuerdo se fraguó el pasado viernes 13 de noviembre, en una reunión entre las asociaciones que representan a los ambulantes, a los vecinos, a los comercios fijos y la Concejalía del Distrito de Centro. Unos días antes, la quinta propuesta para la reapertura remitida por el Ayuntamiento ya había acercado la posibilidad de un acuerdo. Sin embargo, el punto 4.b de la propuesta era el único fleco que, para los ambulantes, todavía quedaba por resolver.

La Policía Municipal controlará el perimetraje y el aforo

Este punto señalaba a los ambulantes como los responsables de balizar y perimetrar el espacio permitido para la circulación del público. Los ambulantes rechazaron de pleno la medida. El motivo, según Mayka Torralbo, portavoz de la Asociación El Rastro Punto Es, es que «el balizado es responsabilidad del Ayuntamiento pues nadie más tiene la autoridad para cerrar calles», y que de hacerlo los vendedores estarían cometiendo intromisión de funciones.

rastro mayka torralbo
Mayka Torralbo

Finalmente, en la reunión del viernes se acordó que el Ayuntamiento, a través de la Policía Municipal, llevaría a cabo el perimetraje y el control del aforo para garantizar la seguridad y la movilidad de los visitantes y de los vecinos de la zona. Las otras medidas más importantes acordadas son la reapertura del Rastro con un 50% de los puestos, el mantenimiento de estos en sus sectores, y el aforo máximo de 2.700 personas.

Las vías habilitadas para la reapertura serán las más amplias del conglomerado del Rastro. Por ejemplo, la plaza Campillo del Mundo Nuevo contará con 120 puestos; la calle de la Ribera de Curtidores, 190; la plaza General Vara del Rey, 82; la de Cascorro, 81; la calle de Mira el Río Alta, 16 puestos; y la calle Mira el Río Baja, con 11.

Mapa

Ayuntamiento y ambulantes cedieron en sus propuestas para lograr la reapertura

Los desencuentros, en un primer momento, versaron sobre los puestos disponibles para la reapertura. El Ayuntamiento planteó un 12% que, tras el rechazo de los comerciantes, aumentó al 30%. Sin embargo, aún este número mostraba, para Mayka, una «falta de consideración por las casi mil familias que dependen del Rastro». Por lo tanto, el gobierno municipal no tuvo más alternativa que acceder a la propuesta de los ambulantes de reabrir al 50%.

Superado este obstáculo, el conflicto se trasladó a las calles que se habilitarían. El Consistorio propuso entonces una reapertura con 5 ubicaciones distintas, aislada la una de la otra. «Esto era inaceptable. Suponía el desmantelamiento del Rastro antiguo, de su ‘esencia’,» -explica Mayka- «lo que proponían eran guetos aislados y vallados». Ante la nueva negativa de los ambulantes, el Ayuntamiento tuvo que recular y aceptar que se reabrieran las calles habituales del Rastro.

El último y más reciente desacuerdo fue el mencionado anteriormente, el control del aforo y el perimetraje de las calles, que por fin pudo resolverse este pasado viernes.

En general, si bien los ambulantes lograron integrar muchas de sus peticiones, también tuvieron que prescindir de otras en el camino. Por ejemplo, los puestos no estarán en sus ubicaciones habituales aunque sí en su sector de siempre; no habrá un perimetraje conjunto del Rastro entre ambulantes y comercios fijos; y el aforo será un tanto menor que los 3.092 que ellos habían calculado.

RastroLa reapertura del Rastro provocó roces entre comerciantes

Si bien durante estos meses el foco del conflicto estuvo en los ambulantes y el Ayuntamiento, también existieron roces con los comerciantes fijos. El presidente de la Asociación Nuevo Rastro de Madrid, Manuel González, cree que el mercado pudo haber reabierto mucho antes de no ser por las excesivas exigencias de los ambulantes,  que podrían estar motivadas por supuestas irregularidades. Por ejemplo, la mitad de ellos no estaría al corriente del pago de sus permisos de venta y existirían traspasos ilegales de puestos.

Para Mayka Torralbo, que representa a los ambulantes, las acusaciones vertidas por el presidente de Nuevo Rastro Madrid son «pura difamación». En la Concejalía de Centro, explica, constan 996 puestos titulares, por lo que no se explica cómo Manuel asegura que son 2.000 y, más aún, cómo sabe quiénes están al corriente del pago tratándose esta de una información privada, protegida por la protección de datos.

Manifestación para la reapertura del Rastro

Respecto al traspaso ilegal de puestos, Mayka asegura no tener constancia de ello. «Los puestos no tienen precio porque no se pueden vender. Es ilegal. Lo que se puede hacer es transmitir la titularidad, y esto se suele producirse mayormente entre generaciones». En todo caso, de haber traspasos ilegales, Mayka no duda en pedir que se denuncie, advirtiendo que no se puede culpar a todo un colectivo por un hecho particular.

Como no podía ser de otra forma, los vecinos que conviven con el mercado dominical también estuvieron implicados en las conversaciones para la reapertura. El barrio del Rastro comprende de unos 17.000 vecinos, en su mayoría gente mayor que vive en espacios reducidos. Por tanto, la idea de una reunión masiva de personas a las puertas de sus casas cada domingo les obligada a pedir un refuerzo en las medidas para evitar contagios.

El Ayuntamiento se compromete a regresar a los ambulantes a sus puestos

Para paliar la preocupación de los vecinos, a parte de las medidas ya mencionadas, habrá una separación de medio metro entre el bordillo de la acera y los puestos ambulantes. De esta forma, las paradas del mercado no podrán ocupar las aceras, que quedarán libres para el tránsito de los vecinos.

De igual modo, para asegurar el compromiso por recuperar el Rastro de siempre, el Consistorio ha diseñado una herramienta de geolocalización que indica los puestos y las tiendas que había en cada sector antes de la pandemia y a la cual se volverá una vez lo permita la situación sanitaria.

Esta herramienta estará disponible en la web del Ayuntamiento hasta que el Rastro recupere aquello que los ambulantes llaman ‘esencia’. Aquello por lo que estuvieron dispuestos a cerrar 8 meses, y que seguirán defendiendo ya desde sus puestos el próximo domingo 22 de noviembre.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.