Inicio Para tí Denuncias Los ‘okupas’ aumentan en Madrid debido a las mafias y los falsos...

Los ‘okupas’ aumentan en Madrid debido a las mafias y los falsos vulnerables

130
0
ocupas en madrid

Los afectados son mayoritariamente de clase media-baja, gente que vivía en los distritos del sur y por la crisis tuvieron que irse a otra comunidad autónoma y poner su piso en alquiler

La presencia de okupas en Madrid se ha intensificado fuertemente en años recientes. A diferencia de otras épocas, el problema no versa únicamente sobre los derechos de uso de un piso, sino que ahora se asocia a mafias que ven en la ocupación un medio más donde extender sus actividades delictivas.

Para los vecinos, la convivencia con esta nueva realidad está siendo traumática, mientras que los dueños de los pisos se endeudan en facturas que no son suyas.

En este dramático escenario es donde surge la Plataforma de Afectados por la Ocupación. Uno de sus principales objetivos es ofrecer una nueva perspectiva sobre el problema de la ocupación basándose en la experiencia de primera mano de sus miembros.

Ayer domingo 27 de marzo organizaron una concentración en la Plaza de las Cortes, con la que buscaban visibilizar su delicada situación, además de exigir con urgencia soluciones al Gobierno.

Concentración afectados ocupación

Las crisis económica de 2008 disparó la presencia de okupas en Madrid

El portavoz de la organización, Ricardo Bravo, explica que la ocupación «ha existido siempre». Sin embargo, su actual proliferación tiene como punto de quiebre la crisis de 2008. En aquel momento, muchas familias «se quedaron sin casa porque no pudieron pagar la hipoteca al banco». Y antes que terminar en la calle, prefirieron ocupar ilegalmente las viviendas hasta que los bancos las reclamasen.

Ricardo señala que, desde 2008 hasta ahora, el fenómeno de la ocupación ha cambiado. A saber, la figura del okupa ya no se asocia solo con personas que perdieron sus casas a causa de la crisis, sino que también abarca elementos más oscuros como la «delincuencia», los «narcopisos» y gente que se aprovecha del sistema haciéndose pasar por «falsos vulnerables».

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

Ocupación indirecta por mafias

Según el portavoz de la plataforma, la ocupación puede darse de tres formas. Por un lado se encuentra la «ocupación directa», que se produce durante la ausencia del dueño del piso, sea por vacaciones o por un periodo más breve de tiempo. Esta modalidad ha perdido terreno últimamente, llegando a un nivel «casi residual», debido a que la policía ya cuenta con una normativa que le permite actuar.

Luego estaría la «ocupación indirecta», que afecta principalmente a los pisos vacíos que son propiedad de los bancos. Los okupas, en este caso, son «mafias» que utilizan el inmueble para actividades delictivas como el trapicheo de drogas, según nos cuenta. Los delincuentes escogerían a conciencia pisos de bancos ya que, según Ricardo, hay una mayor «aceptación social» respecto a esa ocupación. El rescate a los bancos a raíz de la crisis de 2008 generó en la sociedad el imaginario de que existía un derecho tácito a «acceder a esos pisos y ocuparlos».

piso ocupado madrid
Estado del piso dejado por un ‘okupa’.

En cualquier caso, los principales afectados por esta situación no son los bancos, a los que «les da igual tener 2 o 20 pisos ocupados», sino las familias. En Madrid hay edificios donde, salvo dos o tres pisos, el resto está totalmente invadido por okupas. Las pocas familias que residen ahí, conviven entre narcopisos, ruidos a altas horas de la madrugada, peleas y demás desmanes.

Los «inquiocupas», la tercera modalidad 

Por último, estaría el modelo de la «inquiocupación». En él, los inquilinos tras unos meses dejan de pagar el alquiler del piso pero no se retiran. Por el contrario, se amparan en el escudo social que protege a los más desfavorecidos para blindarse del desalojo.

«Los falsos vulnerables parasitan al Estado y al propietario del piso», protesta Bravo. El dueño, a la larga, se endeuda porque a sus gastos propios se le suman la hipoteca del piso que está en manos del okupa, así como sus gastos de agua, luz y otros.

compraventa pisos comunidad madrid abril 2019Los afectados por los okupas en Madrid denuncian que su sufrimiento es ignorado

Los propietarios que intentan recuperar su inmueble están forzados a pasar por un proceso judicial «largo» y «costoso». Ricardo Bravo apunta que se está tardando hasta 3 años en emitir una resolución por el escudo social del Gobierno, en un juicio que suele costar en torno a 6.000 €.

Los afectados son mayoritariamente de clase media-baja, gente que vivía en los «distritos del sur» y que por la crisis tuvo que irse a otra comunidad autónoma y poner su piso en alquiler. La zona sur es el objetivo predilecto de los okupas porque en él suele asentarse la población más pobre que no puede cubrir los gastos inherentes al juicio.

A Bravo le sorprende la imagen que la opinión pública se ha formado sobre ellos. Se les pinta como personas adineradas cuya razón de ser es la de contraponerse a los grupos vulnerables. Se les tacha de «extrema derecha» y se niega la existencia de sus problemas.

piso ocupas en madrid

Sin embargo, la realidad es que la Plataforma de Afectados por la Ocupación es «apolítica y sin ánimo de lucro». Tampoco está conformada por personas adineradas, pues la mayoría reside en distritos humildes como Carabanchel, Villaverde, Usera, Vallecas y San Blas. «Yo mismo vivo en el barrio más pobre de Madrid: San Diego», señala Ricardo.

Como cualquiera, ellos creen que los más vulnerables «necesitan de un recurso habitacional y todo el apoyo del Estado». Pero que ello no justifica que su sufrimiento sea obviado.

La ocupación afecta a la salud mental de sus víctimas

Más allá de la ruina económica que ocasiona la ocupación —«algunos han llegado a perder sus casas»—, también hay que destacar los graves efectos que conlleva para la salud mental de los afectados.

«Hay gente que ha intentado suicidarse», explica el portavoz; el resto «tenemos que tomar medicamentos para la ansiedad, depresión y otros trastornos que nos genera». Por esta razón, a ellos les queda la sensación de que: «el Gobierno nos ha sacrificado; por intentar hacer una ley inclusiva para unos, al final nos han excluido a nosotros».

Con la concentración de este domingo buscaban visibilizar su sufrimiento, además de exigir un cambio en la ley que proteja «tanto a los vulnerables como a las víctimas de la ocupación». Ricardo anima a todos los que empatizan con la situación de los afectados a colaborar con ellos y tiende la mano a los que sufren el mismo problema, para que contacten con la plataforma (642 54 62 46).

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.