Un futuro más que incierto para el Pavón Teatro Kamikaze

La compañía abandona el emblemático espacio escénico al terminar la temporada 2018/2019

Después de su inauguración en 1925, el Teatro Pavón ha pasado por muchas luces y sombras. La última y más reciente es el anuncio de la actual compañía programadora, Kamikaze, de que la temporada 2018/2019 será la última que están en el Pavón. El motivo: no pueden hacer frente a los altos gastos tanto de alquiler, unos 360.000 € anuales, como de funcionamiento.

Exterior del Teatro Pavón Kamikaze. Foto: Vanessa Rábade

Aitor Tejada, socio y codirector del Pavón Teatro Kamikaze, nos cuenta la situación y el futuro del proyecto: “Hay negociaciones en marcha para la continuidad. De hecho la Comunidad nos ha dado una ayuda para esta temporada y parece ser que el Ayuntamiento también nos la dará. Eso no quiere decir que podamos continuar porque, como ya hemos hecho público, el alquiler del teatro es caro”.

En cuanto a la posible negociación con los propietarios para una rebaja en el alquiler, el gerente nos asegura que “lamentablemente no hay ninguna posibilidad. Ya lo intentamos en su momento pero no hubo acuerdo”. En caso de no poder continuar en el Pavón, nos reconoce que “de momento no hay ningún espacio donde podamos estar, pero seguimos en la búsqueda, aunque sabemos que no es fácil”.

La llegada de Kamikaze al Pavón

La Compañía Kamikaze, que desembarca en 2016 en el Pavón bajo la dirección de Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, inicia una nueva etapa para esta sala. Apuestan por un espacio creativo que vas más allá de las funciones y lo convierten en un lugar de encuentro para los amantes del teatro.

Los fundadores de la Compañía Kamikaze Producciones, Miguel del Arco, Jordi Buxo, Israel Elejalde y Aitor Tejada. Foto: Vanessa Rábade

Con una programación donde se antepone la calidad a la rentabilidad y se apuesta de forma decidida por jóvenes escritores y directores, el proyecto cuenta con el apoyo del público y de la crítica. Hasta el punto de que en 2017 el proyecto Pavón Teatro Kamikaze recibe el Premio Nacional de Teatro, lo que supone un reconocimiento a su labor.

Historia

Hasta entonces, la trayectoria de este espacioo escénico había pasado por no pocas vicisitudes. En 1924, Francisca Pavón inicia el primer paso para su creación con la solicitud al Ayuntamiento de Madrid de una licencia para la construcción de “un teatro y cinema” en la calle de Embajadores, muy cerca de la Plaza de Cascorro. El arquitecto encargado de la obra es Teodoro de Anasagasti, que levanta uno de los primeros edificios de estilo Art Déco de Madrid.

Se inaugura un año después con el sainete ‘Don Quintín el amargao’, de Carlos Arniches a cargo de la compañía de Ramón Peña. Con aproximadamente 1.270 localidades, el teatro vive su primera época dorada, con la programación de numerosas obras, entre las que destaca el estreno en 1931 de la revista ‘Las Leandras’, por la compañía de la popular actriz Celia Gámez.

El Pavón Teatro Kamikaze. Foto: Vanessa Rábade

Sin embargo, más tarde empieza el declive hasta la llegada de Kamikaze Producciones. En 1953 se realizan las obras para convertirlo en cine, que no solo afectan al interior sino también a la fachada que varía su estética y pierde gran parte del encanto de su diseño original.

Durante varios años el Pavón se olvida casi por completo de su función como teatro y las pocas iniciativas que se toman en este sentido terminan en fracasos más o menos estrepitosos. En 1985 cierra sus puertas e inicia un largo periodo de 15 años de abandono y silencio.

En el año 2000 la Compañía Zampanó vuelve a intentarlo. Lo compra, lo rehabilita y programa teatro nuevamente, hasta que en 2002 se convierte de forma provisional en la sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico durante el tiempo que duran las obras de reforma del Teatro de la Comedia, sede oficial de la compañía, y que se prolongan hasta 2015. Es al año siguiente cuando el Teatro Pavón resurge de la mano de Kamikaze. Pero solo dos años ha durado su periplo.

El apoyo del barrio

“Desde el momento en que anunciamos nuestra marcha tanto comerciantes como vecinos del barrio han venido a darnos su apoyo y a decirnos que este proyecto no puede morir y debemos continuar aquí por la revitalización que se ha dado a la zona. Igualmente el público que asiste a las funciones”, dice Aitor Tejada.

Aitor Tejada. Foto: Vanessa Rábade

Solo nos queda esperar y confiar en que se encuentre una solución para que la compañía pueda seguir en el Pavón, porque el barrio no puede permitirse perder este espacio que se vería posiblemente abocado a otra época oscura de abandono.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Sin Comentarios

Post A Comment

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.