El-Rastro-sigue-vivo-portada

El Rastro sigue vivo

La Asociación el Rastro Punto Es trabaja desde hace 20 años por preservar la identidad del mercado

En El Mirador de La Latina volvemos a ocupamos del Rastro. Hace unas semanas hablábamos con el presidente de la Asociación Nuevo Rastro Madrid, que representa a una parte de los comerciantes de tienda. Hoy lo hacemos con Mayka Torralbo, portavoz de la Asociación El Rastro Punto Es, que preside Lucio Gonzalo ‘Fini’ y da voz a algo más de 600 puestos de calle de los casi 1000 que conforman el mercado.

Mayka Torralbo

Es una de las asociaciones más activas y reivindicativas del barrio y lleva casi 20 años luchando para que “el Rastro no se reduzca y su gestión no sea privatizada”. Mayka tiene claro por dónde hay que ir: “Tenemos que defendernos de informaciones tóxicas que interesadamente intentan desprestigiar el mercado”. El colectivo de comerciantes de calle se organiza como “una democracia participativa”.

El presente del Rastro

Mayka nos dice que “el Rastro no está en decadencia, si bien se ha producido un cambio en el modelo de consumo que afecta sobre todo al pequeño comercio de proximidad y no solo a nuestro mercado”. Más del 25% de los puestos son de artesanos, uno de los colectivos más importantes y que “ha sido la cantera para los nuevos mercados de artesanía que se han ido formando por distintos barrios de Madrid”.

La Asociación participa de las iniciativas que, de forma conjunta desde el Grupo de Trabajo del Rastro, han iniciado los comerciantes para atraer a más gente, como el proyecto de señalización del perímetro del mercado o intentar involucrar a Metro de Madrid para que informe mejor de la ubicación del Rastro a los viajeros que llegan desde la estación de La Latina.

Además, “en 2017 la asociación firmó un protocolo con la Plataforma de Música para que los músicos callejeros tengan su espacio dentro del Rastro, y lo han convertido en un atractivo más para visitarlo”, asegura la portavoz.

La regulación del Rastro

El Rastro se rige por una ordenanza específica y por la Ley de Venta Ambulante de la Comunidad de Madrid. En el año 2011 se concedieron las actuales autorizaciones. “Se han conseguido por un período de 15 años prorrogables por otros 15, aunque todos los años hay que renovarlas. Es preciso estar al corriente de pago con Hacienda y la Seguridad Social y tener un seguro de responsabilidad civil”.

Nos cuenta Mayka que “hace décadas que no se dan nuevas autorizaciones”. En la actualidad hay más de 300 módulos de un metro sin adjudicar, posiblemente para evitar una saturación de vehículos que complicaría el montaje del mercado. Pero son muchos los interesados en hacerse con un puesto y llevan años esperando para conseguirlo.

Madrid Central, un problema para los comerciantes

Ahora los comerciantes de calle se enfrentan a un problema importante, Madrid Central. Teniendo en cuenta lo que establece la nueva normativa municipal de vehículos de alta contaminación, “la mayoría no vamos a poder acceder al Rastro a partir de 2020 con nuestros coches o furgonetas”, comenta Torralbo, que añade que “en esta época de crisis en que vendemos menos, afrontar el gasto de comprar uno nuevo es imposible”.

Ahora están intentando que el Ayuntamiento les aplique la misma normativa que a los residentes para poder seguir utilizando sus vehículos hasta 2025. Pero si hay algo sobre lo que Mayka no tiene dudas es sobre lo que le depara al Rastro: “Claro que tiene futuro, es un espacio público y colectivo que sigue vivo”.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.