Manifestación protesta Wanda Metropolitano

Indignación entre los vecinos del nuevo barrio del Wanda Metropolitano

Se convoca una manifestación frente al Metro Estadio Metropolitano el día 7 de mayo

La llegada del Atlético de Madrid en septiembre pasado a los barrios de Las Rosas y Canillejas, en San Blas, ha ocasionado no pocos problemas a los vecinos. Por un lado, los accesos prometidos no están terminados, por otro ha habido ya agresiones y violencia, y además existen muchos problemas de movilidad y de suciedad en las calles, que solían ser muy tranquilas.

Pero la “invasión”, como lo califican los vecinos, que supuso el partido de la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Sevilla el pasado sábado 21 de abril, fue “inadmisible”, dicen. Las asociaciones vecinales han convocado a todos los habitantes de la zona a una manifestación de protesta el día 7 de mayo, a las 19 horas, en la Avenida de Arcentales con Carretera de Vicálvaro.

Fan zone barça

Se decidió en una asamblea celebrada pocos días antes del encuentro entre el Barça y el Sevilla, que puso ‘patas arriba’ la zona y en la que estaba presente, además de las asociaciones vecinales, el asesor de la concejala del distrito San Blas-Canillejas, José Ignacio Gil.

Bengalas, bebidas y cánticos en el barrio 

Considerado de alto riesgo, el partido atrajo a miles de aficionados y decenas de autocares que se instalaron en diferentes calles del barrio. En esta ocasión, los seguidores de uno y otro equipo no se concentraron en los alrededores del Wanda Metropolitano, sino que “invadieron” todas las calles.

Y eso fue debido a que se organizaron las fan zones de cada equipo en medio del barrio: la del Barça en la calle Sofía, con Paseo de Ginebra, en el barrio de Las Rosas; y la del Sevilla, en la calle Esfinge (junto a Circe y el Centro de Mayores situado en la calle San Hilario), en el barrio de Canillejas.

boixos nois en el barrio de Las RosasLa primera congregó a unos 30.000 aficionados, con estands, barras de bebida y escenarios en la vía pública, lo que provocó cortes en toda la calle y prohibición de aparcar para los vecinos.

Pero no se limitaron a la fan zone, muchos de ellos -entre los que se pudieron ver varios boixos noislos más radicales de los aficionados del Barça- llenaron los bares del barrio, sacaron bebidas a la calle y tiraron bengalas, acompañando el momento con gritos y cánticos. En torno a la otra fan zone, la del Sevilla, otros miles de seguidores llenaron calles y parques de comida, bebida y ruido.

Protestas de los vecinos

En la asamblea vecinal, los asistentes ya mostraron su “indignación”. No entendían “que se bloquee el barrio ni por qué los hinchas tienen que tomar todas las calles, cuando el Wanda tiene sus zonas para eso”. Les parecía “inaudito” que “ni siquiera se haya consultado a la gente, que se invada el barrio y que tengamos que encerrarnos en casa o desaparecer ese día”.

Junto a un tema de seguridad, al tratarse de un partido de alto riesgo, y lo que supone “que toda esa afición se pasee por nuestras calles tranquilamente”, se habló también del problema de la circulación: calles cortadas e imposibilidad de “acceder a nuestros garajes ni aparcar el coche”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Mean y cagan en los portales y ya ha habido peleas con sangre”

Uno de los vecinos aprovechó la asamblea para increpar a las autoridades que “están permitiendo todo esto: que no nos traten como imbéciles; resulta que ahora van a utilizar el campo para todas las finales europeas y para conciertos en verano… ¿y con qué nos encontramos?, con coches encima de las aceras, no puedes aparcar ni salir ni entrar del barrio, mean y cagan en los portales y ya hemos visto peleas con sangre. Parecemos la chatarrería del barrio“.

Algún otro prefirió responsabilizar al Atlético de Madrid: “decían que nos habían puesto en el barrio algo maravilloso, pero no nos han solucionado nada”. La propuesta del vecino pasa por “apelar a la Liga Profesional de Fútbol y amenzar que si no se arregla se cierre el estadio”.

Paso elevado previsto Luis Aragonés

Paso elevado que se ha previsto construir para el acceso de la M-40 a la calle Luis Aragonés y que debería haberse terminado en septiembre de 2017.

Manifestación

En lo que todos estuvieron de acuerdo es en apoyar la manifestación que las asociaciones han convocado para el día 7 de mayo. Los vecinos se concentrarán para exigir que se arreglen todos los problemas de movilidad y seguridad que se han desatado en el barrio. “Ni siquiera han terminado la primera fase de los accesos y aún no tenemos la entrada a la calle Luis Aragonés desde la M-40, que estaba prevista para septiembre pasado”, concluyeron los presidentes de las asociaciones.

También se convoca a todos los vecinos a acudir al pleno municipal del próximo día 17 de mayo para tratar este problema como único punto del día. No se descartan otras movilizaciones, como cortes en el barrio, ‘sentadas‘, recogidas de firmas y otras iniciativas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment