Huerto de la Cornisa, un espacio de gestión vecinal en el Barrio de La Latina

Ecología y solidaridad en el Huerto de la Cornisa

Este espacio sin ánimo de lucro dentro del Parque de la Cornisa está gestionado por voluntarios del barrio

El Parque de la Cornisa es uno de los pequeños pulmones de La Latina. Podríamos contarlo como una más de las zonas verdes del barrio si no fuese por la peculiaridad que lo hace diferente a todos los demás. Y es que, en su interior, alberga un huerto urbano gestionado por los propios vecinos.

El Huerto de la Cornisa es un espacio de gestión vecinal abierto a todo el mundo

Hortalizas, verduras, plantas aromáticas…, tras las vallas de este singular espacio se alza un auténtico vergel totalmente ecológico para deleite de todo aquel que quiera acercarse a disfrutar de una velada de ocio, cuanto menos, diferente.

Un huerto de todos y para todos

El motor principal de la Cornisa lo conforman unas diez personas, que son los encargados de una gestión más activa del espacio. Sin embargo, no solo cuenta con la intervención de manos expertas en la horticultura, está abierto a todo el mundo, ya sea o no del barrio, con ganas de acercarse a ayudar. Y es que, «trabajo siempre hay mucho», asegura Raúl Urquiaga, portavoz y voluntario del Huerto de la Cornisa, «y si no lo hay, pues compartimos vivencias».

Reunión solidaria del Huerto de la Cornisa

El funcionamiento es sencillo, no hay que pasar ningún proceso administrativo para participar ni tener conocimientos sobre el cuidado de las plantas. Quien quiera participar no tiene más que tener ganas y voluntad de ayudar, ya que «cualquiera de las personas que estén por allí, le explicarán cómo hacer las cosas y le asignarán una tarea». Así de fácil.

Eso sí, hay unos días fijados de trabajo, para que la labor sea efectiva y el huerto se mantenga en perfectas condiciones. Abre sus puertas los sábados por la mañana a partir de las 12:30 horas en invierno y el resto del año, también los jueves.

Una transformación muy positiva

El proyecto de la Cornisa nace en 2015 de la mano de hortelanos del vecino Campo de la Cebada, donde ya existía un pequeño huerto comunitario desde 2012. Con el proceso de regularización de huertos urbanos del Ayuntamiento de Madrid, el colectivo solicita uno de los espacios ofertados y se traslada definitivamente al Parque de la Cornisa, pasando a formar parte de la Red de Huertos Comunitarios de Madrid.

Brócoli, Hierbabuena, plantas ornamentales… todo es bienvenido en el huerto del Parque de la Cornisa.

Hasta hoy, han sido cuatro años de laborioso trabajo para transformar una zona baldía, poblada por deshechos, en el entorno sostenible que es. Y todo ello gracias a la labor colectiva de un equipo de voluntarios comprometidos con esta causa sin ánimo de lucro.

Es algo que agradecen los habitantes de la zona, quienes han acogido muy gratamente la iniciativa. De hecho, según afirma Urquiaga, «muchos entran en el huerto para ver cómo crecen las plantas, coger un poco de hierbabuena o conversar».

Una unión muy solidaria

El éxito de un proyecto radica en la voluntad de las personas que lo conforman y, por razones como esta, en el Huerto de la Cornisa todos tienen voz y oportunidad para aportar su opinión. «Aquí no existen jerarquías», aclara el portavoz del huerto, todas las decisiones son consensuadas en asambleas abiertas, que se celebran asiduamente.

Cada mes y medio aproximadamente se organizan asambleas abiertas con los voluntarios del Huerto

Además de sus asambleas mensuales, cuando el tiempo es bueno se celebran cenas solidarias cuyos beneficios van destinados a diferentes causas y entidades sociales. La última tuvo lugar el pasado 19 de septiembre donde consiguieron recaudar más de 1.500 € para donar a la ONG Save a Girl, Save a Generation, que trabaja contra la mutilación genital femenina.

A esta iniciativa solidaria también se suman algunos comercios de la zona como la Taberna Errante o el restaurante Pajaritos Mojados, que son los encargados de elaborar el menú para todos los comensales que se animen a asistir.

Pero la labor del colectivo del Huerto de la Cornisa no se queda ahí. ¡Ha conseguido saltar a la gran pantalla! Tanto que hasta el día de hoy ya han realizado tres cortos, dos de ellos galardonados en el Humus Films Festival, un festival de cine agro-urbano que organiza cada año la Casa Encendida. Y, para la edición de este año ya preparan su cuarto filme con idea de llevarse a casa un nuevo premio.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.