Inicio Madrid Edificio España: polémica en ascenso

Edificio España: polémica en ascenso

345
1
Plaza de España

[lightbox full=»https://elmiradordemadrid.es/wp-content/uploads/2015/09/2015-09-08-Plaza-de-España.jpg»]Edificio España: polémica en ascenso.[/lightbox]

 

  • El grupo Wanda, propietario del inmueble desde 2014, quiere demoler la fachada y volver a reconstruirla piedra a piedra tras las obras.

  • El ayuntamiento dice que la ley prohíbe desmontar la fachada y que las obras deben hacerse manteniéndola.

  • El objetivo es construir un hotel, pisos de lujo y un centro comercial.

[dropcaps]R[/dropcaps]emodelar el edificio manteniendo la fachada o derribándola, ese es el punto de tensión entre el grupo chino Wanda y el ayuntamiento de Madrid en relación al Edificio España, uno de los más emblemáticos de la Plaza de España de la capital. El matiz está en la seguridad, por un lado, y la legalidad, por otro. Unos, los empresarios, dicen que no es seguro remodelar el inmueble sin quitar la fachada, pero se comprometen a volver a colocarla piedra a piedra. Los otros, el consistorio, justifican que sí lo es y que la ley obliga a mantener la fachada intacta.

117 metros de altura y 25 plantas lo convierten en el octavo rascacielos más alto de Madrid. Se empezó a construir en 1948 y finalizó en 1953 en estilo neobarroco, bajo las órdenes de los hermanos, José María y Julián Otamendi, ingenierio y arquitecto respectivamente. Albergó un hotel, un centro comercial y pisos de lujo desde 2005, al comprarlo Banco Santander. Pero desde hacía unos años había quedado prácticamente abandonado. Es en este momento cuando entra en escena el coloso chino Wanda Group y su empresario Wang Jianlin, que compra el edificio a Banco Santander por 265 millones de euros.

El Ayuntamiento de Madrid, representado en este caso por el delegado del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, reclama que “el grupo Wanda lo adquirió en el año 2014 con la premisa de que tanto su fachada principal como las laterales estaban protegidas y no se podían derribar”. El grupo empresarial, por su parte, asegura que quiere cumplir la ley pero que, por temas de seguridad, no es factible mantener la fachada de un edificio como este, y se compromete a volver a colocar piedra a piedra la fachada completa, una vez terminadas las obras.

Seguridad vs protección patrimonial

Unas obras que llevan a la construcción de un nuevo hotel, centro comercial y pisos de lujo y que, desde un principio, estaban supeditadas a la protección del inmueble por su valor histórico, un nivel 3 parcial. Esta protección se modificó, tras una petición de Wanda y un acuerdo con la Comisión Local de Patrimonio Histórico, hasta un nivel 2 estructural, que permite una demolición parcial pero manteniendo fachadas y alzados laterales. Así aceptó las condiciones el grupo chino.

Sin embargo, desde julio pasado todo son tiras y aflojas en este sentido. El dueño del edificio se resiste a no demoler la fachada, acogiéndose a la seguridad de un edificio de estas características ubicado en pleno centro de Madrid, y la de los ciudadanos, y justificando que no incumple la ley si desmonta la fachada y la vuelve a colocar después. “Según los expertos consultados, la consolidación de la fachada es inviable en condiciones de seguridad, por el contrario sí es posible su desmontaje y posterior reconstrucción, preservando su imagen y valor paisajístico”, dicen en un comunicado.

Argumento rebatido por el ayuntamiento: “Mantener la fachada del edificio España es viable técnica y económicamente y en condiciones de seguridad”, asegura. También en base a informes técnicos de expertos, explica que “lo importante es mantener el equilibrio y la rigidez; es decir que no se mueva mucho el inmueble”, y eso se puede hacer, según el arquitecto encargado del estudio, creando cinco pantallas de hormigón y colocándolas en los cinco patios del interior del edificio para sujetar las fachadas protegidas.

La tecnología lo permite, dice el Ayuntamiento

Como ejemplo de un caso parecido, el arquitecto contratado por el consistorio madrileño cita la rehabilitación del edificio Chrysler, de 262 metros de altura, situado en Manhattan (Nueva York), y descarta la posibilidad de desmontar la fachada argumentando que “está construida en ladrillo y no se podrían enumerar sus elementos, como se hace en reformas de construcciones históricas hechas con sillería”.

Los técnicos del Ayuntamiento concluyen que “la tecnología actual en ingeniería permite hacer” la rehabilitación y que el edificio España se encuentra en “mejores condiciones de lo que se esperaba”. ¿Se trata entonces de un interés económico por parte de Wanda para ahorrar costes? ¿El cambio de gobierno en el consistorio madrileño ha supuesto un obstáculo en sus planes? ¿O el Ayuntamiento está acogiéndose estrictamente a una ley que no contempla la seguridad, y restando valor económico a esta iniciativa empresarial? Parece que el culebrón del Edificio España no ha hecho más que empezar.

 

[box type=»warning» ]

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook o retuitearnos.

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín (arriba a la derecha) Recibirás en tu correo todas las noticias que publicamos. ¡Gracias!

[/box]

Recibe nuestro boletín de noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.