La Ingobernable edificio

‘La Ingobernable’ ha sido finalmente desalojada

Recibe nuestro boletín de noticias

El edificio ocupado ‘La Ingobernable’ redobló sus actividades culturales para defenderse ante el deshaucio 

El Centro Social Ocupado (CSO) ‘La Ingobernable’, que se había convertido en estos dos años de ocupación en un lugar de reunión y reivindicación para diferentes colectivos sociales, ha sido finalmente desalojado. El pasado 13 de noviembre a las 3:20 de la mañana, la Policía municipal procedió a ejecutar la orden judicial.

La Ingobernable edificio

Según fuentes municipales, se llevó a cabo sin incidentes. Al haberse producido durante la noche, no había nadie dentro. El colectivo de La Ingobernable, sin embargo, protestó por la actuación: «Nos arrancan un lugar que amamos, un territorio en el que hemos apostado por dejar un espacio a lo ingobernable en nuestras vidas. Fuimos miles quienes llenamos de vida un espacio común, y ahora tumban la puerta para vaciar este centro social de toda la vida con que lo llenamos».

Las actividades que se han estado realizando en el centro, ubicado en la calle Gobernador 39, muy cerca del Paseo del Prado, se desarrollaron con normalidad durante el día anterior. Ya por la mañana, los integrantes no pudieron acceder pues los agentes policiales lo rodearon con vallas y furgones. El alcalde Martínez Almeida valoró positivamente la actuación con un «Tolerancia cero con los okupas».

Primer intento de desalojo la ‘La Ingobernable’

Ya hubo un intento de desalojo el pasado 28 de agosto, cuando el Ayuntamiento aún estaba en manos del anterior gobierno municipal liderado por Manuela Carmena. El 12 de agosto, se hacía público a través del Boletín Oficial del Estado que los activistas de ‘La Ingo’ tenían hasta ese día para desocupar voluntariamente el edificio.

Sin embargo, el propio Ayuntamiento admitió que no podría hacer uso de la fuerza para su desahucio. Si los activistas no abandonaban el centro social ese día, los agentes únicamente podrían constatar que el inmueble continúa ocupado. Así ocurrió, por lo que se acudió a la vía judicial.

En aquel momento, el ejecutivo municipal aseguraba que el edificio se iba a destinar a equipamientos necesarios para el Distrito Centro. Ante un desalojo inminente, ‘La Ingobernable’ reforzó sus actividades veraniegas como escudo.

Dos años de ocupación e historia

Durante los dos años de ocupación, en los que La Ingobernable se ha convertido en un espacio para eventos culturales, como charlas, conciertos o clases, el Ayuntamiento ha intentado echar a los activistas en dos ocasiones, pero no fue posible debido a la acción vecinal. El gobierno de Manuela Carmena fijó abril del año pasado como fecha para la expulsión, pero un día antes se dio marcha atrás.

La Ingobernable cartel

La antigua alcaldesa quería crear en ese emplazamiento la biblioteca de mujeres Marisa Mediavilla. Para ello, indemnizó con 1,4 millones de euros a Ambasz por anular el convenio por el que se le había cedido el edificio.

El edificio municipal había sido sede de la UNED y del Centro de Salud el Retiro. En 2015, el gobierno de Ana Botella lo cedió al arquitecto Emilio Ambasz para construir un museo. Fue una medida polémica, ya que fue adjudicado sin concurrencia pública.

Además, el Colegio de Arquitectos no dio el visto bueno al proyecto de Ambasz y denunció que se habían rebajado los niveles de protección para poner en marcha la obra. La cesión nunca se llevó a cabo, y el edificio permaneció vacío hasta 2017. Ese año, tras una manifestación que llevaba como lema ‘Madrid No se Vende’, un grupo de personas lo ocupó.

Desde entonces, el Centro Social Ocupado (CSO) ‘La Ingobernable’ se ha convertido en un centro social, que se define como un «proyecto feminista, ecologista, mestizo y solidario» y un «espacio de referencia en la lucha contra la especulación inmobiliaria».

La Ingobernable edificio

Espacio para la reivindicación

Este espacio se ha configurado como el lugar de reunión y difusión de las ideas de ciertas asociaciones, al igual que otros centros sociales ocupados como el Patio Maravillas o La Morada. El edificio cuenta 3.000 metros cuadrados y es hogar de 60 colectivos.

Además, alberga una serie de actividades culturales y eventos: conciertos, clases de teatro, de baile, cine autogestionado… Las actividades son gratuitas y organizadas por voluntarios. Según los cálculos del propio centro social, al mes se producen 170 actividades dentro de sus puertas.

Este lugar tuvo, además, un papel destacado durante las manifestaciones feministas del 8M, pues ahí se organizaban las asambleas previas. Por otro lado, alberga movimientos sociales recientes, como el de los ecologistas Juventud por el Clima, Fridays for Future o Extinction Rebellion. El movimiento LGTBI, Ecologistas en Acción o Las Kellys son otros colectivos que apoyan este centro social.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.