créditos rápidos

Créditos sin papeleos, ¿en qué consisten?

Son préstamos que se conceden de forma simple y rápida

En el momento de solicitar un préstamo, uno de los aspectos que causa más rechazo es el temido papeleo. Nóminas, contratos de trabajo, copias de la declaración de renta, DNI, justificantes de ingresos, solicitudes…  un sinfín de documentos que convierten el trámite en un procedimiento a menudo lento y engorroso.

Con internet, la situación ha cambiado. Para acceder a un préstamo rápido ya no hace falta aportar documentos físicos en papel; todo se tramita a través de la red, lo que simplifica los procesos y acorta notablemente los tiempos de espera. Ese es el fundamento de los créditos rápidos online: simplicidad y rapidez.

¿Qué significa ‘préstamos sin papeleo’?

Cuando escuchamos el término ‘papeleo’ asociado a los préstamos online, solemos pensar que el solicitante no va a tener que realizar trámites de ningún tipo. Eso no es así, siempre son necesarios algunos formalismos, pero se trata de una documentación básica que se tramita 100 % online.

Otra posible confusión es pensar que los créditos rápidos sin papeleos pueden concederse a personas extranjeras sin la documentación en regla. Tampoco es cierto: uno de los requisitos inexcusables es que el solicitante se encuentre en situación regular, y para demostrarlo habrá de aportar un DNI o permiso de residencia en vigor.

Créditos rápidos

¿Cuáles son los requisitos para solicitar un préstamo rápido?

Básicamente, se necesita ser mayor de edad y titular de una cuenta bancaria, así como poseer una dirección de correo electrónico. En función del préstamo solicitado, las entidades podrán exigir algún comprobante de ingresos regulares, como por ejemplo una nómina fija. Algunos prestamistas aceptan también pensiones, becas o prestaciones por desempleo.

Comparar préstamos rápidos ¿cómo hacerlo?

En la actualidad, existen multitud de empresas que ofrecen préstamos rápidos a través de internet. Cada una establece sus propios criterios en cuanto a cantidades de dinero disponibles, plazos de reembolso, intereses y condiciones.

Por lo general, los préstamos inferiores a 300 €, los conocidos minicréditos, se conceden en pocos minutos y sin necesidad de nóminas ni avales; incluso las personas que figuran en listas de morosos pueden acceder a ellos. Cuando las cantidades son más elevadas, los prestamistas suelen ser más exigentes y establecen como requisito alguna nómina o ingreso regular.

Para elegir la empresa de préstamo, lo más recomendable es utilizar un comparador. A través de estas herramientas, podemos visualizar en una misma página las características de cada crédito y optar por el que mejor se adapte a nuestras circunstancias.

Tan solo hemos de indicar la cantidad de dinero que necesitamos y el plazo previsto para devolverlo. El comparador se encargará de mostrarnos las empresas que proporcionan el importe deseado.

Antes de tomar una decisión, es importante prestar atención a los siguientes aspectos:

  • Condiciones e intereses: es fundamental conocer lo que vamos a tener que devolver por el préstamo solicitado. Algunas entidades no cobran intereses ni gastos de gestión a los clientes nuevos cuando formalizan su primera operación.
  • Decántate por el prestamista que ofrezca mayor confianza: los comparadores suelen incluir información adicional sobre cada empresa de crédito, lo que permite conocer su trayectoria profesional y analizar su fiabilidad.
Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment