Inicio Distritos de Madrid La Casa de los Vargas y el jardín de Felipe II tendrán...

La Casa de los Vargas y el jardín de Felipe II tendrán uso cultural

407
0
Casa de los Vargas

La Casa de los Vargas recuperará el aspecto de real sitio que promovió el rey Felipe II en el siglo XVI

La Casa de los Vargas y el jardín de Felipe II, que forman parte del ámbito de la Casa de Campo de Madrid, van a cambiar su funcionalidad para tener un uso cultural, museístico y de jardín histórico. Estos espacios históricos, por los que anduvieron varios monarcas españoles a lo largo de los siglos, están catalogados como Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico.

La delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Andrea Levy, ha explicado que la actuación prevista para la Casa de los Vargas pretende la recuperación de sus trazas como un espacio de valor histórico. En concreto, la intención del Área de Cultura es destinar el edificio, una vez rehabilitado, a un centro de interpretación sobre la Casa de Campo, en general, y la Casa de los Vargas, en particular.

Casa de los Vargas

La iniciativa rescatará los jardines del Reservado Chico y las Galerías de Burlas

Así, este espacio albergará en sus dependencias un centro de documentación de los paisajes culturales urbanos, con el fin de que los ciudadanos conozcan los orígenes históricos de este lugar, uno de los primeros sitios reales. De igual modo, se recuperarán los jardines del Reservado Chico, con sus fuentes y estatuas, y las Galerías de Burlas. A largo plazo, también el Reservado Grande.

La redacción del proyecto de la primera fase consistirá en la demolición de todos los añadidos contemporáneos de los años 60, 70 y 90; la prospección arqueológica de la casa, en busca del suelo original del siglo XVI; y la prospección de los jardines históricos. Una vez adjudicado el Acuerdo Marco de Obras de Restauración, las obras de esta primera actuación podrían comenzar a principios de 2022.

obras de rehabilitación

Felipe II compró la Casa de los Vargas tras desplazar la corte de Toledo a Madrid

Junto al margen derecho del Manzanares, se alzó, en 1519, la Casa de los Vargas, por orden de Francisco de Vargas y Medina, consejero real de Carlos V y miembro de una familia poderosa de terratenientes. El autor de esta finca de recreo fue el maestro Antonio de Madrid, que también trabajó en el Alcázar Real.

En esta villa similar a las de origen italiano, se alojó el emperador Carlos V para su descanso y disfrute. Esto pudo propiciar que su hijo Felipe II, que ansiaba edificar una fortaleza a semejanza de los palacios europeos, se fijara en la propiedad. Por esta época, la monarquía española todavía tenía la corte en Toledo.

Ya podéis uniros a nuestro nuevo canal de Telegram y a nuestro grupo de Whatsapp, para recibir en el momento las noticias que publicamos cada día. ¡Únete pinchando en los enlaces!

No obstante, décadas más tarde, en mayo de 1561, Felipe II, como rey de España, trasladó la corte de Toledo a Madrid y compró el edificio a Fadrique de Vargas, nieto de Francisco de Vargas. Su objetivo era ampliar las extensiones del Alcázar, con el fin de crear un espacio de caza para la corona. Por ello, adquirió otras parcelas limítrofes hasta alcanzar la extensión deseada.

entorno palacio

Cinco siglos de reformas, del XVI al XXI

Tras la adquisición, Felipe II encargó al arquitecto Juan Bautista de Toledo el acondicionamiento de la Casa de los Vargas como real sitio. Este espacio de estilo renacentista estuvo muy vinculado a la designación de Madrid como sede estable de la corte y, por tanto, como capital del reino.

El proyecto de reforma dio lugar a la creación de jardines Reservados del rey, grutas y estanques, entre otros elementos paisajísticos como la Galería de Burlas. Hay que tener en cuenta que el monarca era un gran conocedor de los jardines flamencos, italianos y franceses, por lo que contribuyó a transformar el espacio en uno de los lugares más sofisticados de la época.

Ilustres arquitectos remodelaron el lugar

Las reformas de Juan Bautista de Toledo se mantuvieron hasta el año 1730, cuando Felipe V encargó la rehabilitación de su portada. Seguidamente, en 1773, el rey Carlos III encomendó a su arquitecto Francesco Sabatini la remodelación de la Casa de los Vargas.

En concreto, se restauraron las cuatro fachadas y se incorporó un pórtico neoclásico que conservó la puerta barroca. Esta acción pretendía lograr un aspecto paisajístico de la propiedad, que conectara con el nuevo Palacio Real.

casa de los vargas

Posteriormente, entre 1808 y 1813, José I Bonaparte eligió la propiedad como su residencia habitual por razones de seguridad, ya que el soberano temía sufrir un atentado. De hecho, en 1810, Bonaparte encargó a Juan de Villanueva la construcción de un túnel de estilo neoclásico, en forma de bóveda de ladrillo, que unía el Palacio Real con la Casa de Campo. Se conoce como Túnel de Bonaparte.

Finalmente, en 1967, el arquitecto Herrero de Palacios acometió una nueva reforma en el interior y en las fachadas de la Casa de los Vargas. Asimismo, cambió la cubierta por otra de teja de pizarra. No obstante, poco después, se volvió a rehabilitar la propiedad, incorporando tejas rojas y nuevas ventanas en la zona abuhardillada.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.