Carmena inaugura un monumento en San Blas con quejas de algunos vecinos

Carmena en la inauguración del monumento a la revolución húngara

  • La escultura se ha erigido en un parque del barrio de Las Rosas, en un espacio donde jugaban los niños.

  • La presidenta de la Asociación de Vecinos se ha quejado de que no ha habido ni información ni consulta sobre esa construcción.

  • Algunos vecinos aprovecharon para quejarse también por la construcción de un Mercadona en una zona residencial.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acudió ayer al barrio de Las Rosas, en el distrito de San Blas-Canillejas, para inaugurar un monumento en memoria de la revolución húngara de 1956. Se trata de una construcción que ha generado cierta polémica entre los vecinos, ya que se ha colocado en un parque y en un espacio que utilizaban los niños para jugar y no se ha consultado a los habitantes de la zona, según se queja la presidenta de la Asociación de Vecinos Las Musas Las Rosas, Daniella Lillo.

No es la primera vez que la alcaldesa se enfrenta a las quejas de los ciudadanos de este barrio. La instalación de un supermercado Mercadona en una parcela de uso residencial, ubicada en una zona de chalés con poco espacio para el tráfico generó hace unos meses un enfrentamiento con el Ayuntamiento.

Ayer, el parque estaba abarrotado no solo de autoridades tanto españolas como húngaras sino también de vecinos. Algunos acudieron atraidos por la curiosidad. Otros aprovecharon para increpar a la alcaldesa con gritos de «Mercadona no» e incluso para acercarse a hablar con ella y transmitirle su queja.

Manuela Carmena respondió a los vecinos

«Es importante que todos sepamos qué tuvieron que hacer los húngaros para recuperar la libertad y que todos los vecinos y también los niños que juegan en el parque conozcan esa parte de la historia», respondió Carmena.

Carmena con los representantes de la embajada húngara

Sin embargo, aceptó las críticas sobre la ubicación de este monumento y también sobre el hecho de no haber consultado a los vecinos. «No todo se puede preguntar, pero intentaremos hacerlo mejor la próxima vez», dijo cuando una vecina le recalcó que otros temas sí se consultan a los ciudadanos, como el diseño de la nueva Plaza de España.

En respuesta a la protesta por eliminar un espacio de juego para los chavales, la alcaldesa animó a los niños a jugar en el monumento, opción que también lanzó la embajadora de Hungría, Enikö Györi, durante su discurso inaugural.

La Asociación de Vecinos, en contra

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Vecinos Las Musas Las Rosas, Daniella Lillo, no ocultó su malestar y el del grupo vecinal que representa por la falta de información. «Últimamente viene siendo algo habitual que no se nos consulte y que ni siquiera se nos informe, siendo los representantes de los vecinos», comentó Lillo. Además transmitió su indignación porque «la gente del barrio nos pregunta por cosas que pasan aquí y muchas veces ni podemos contestarles porque no se nos ha informado».

La presidenta reiteró que «el lugar no es el adecuado para construir este monumento porque es un sitio donde los niños jugaban a las peonzas y a otros juegos» y añadió que «si se hubiera consultado se habría informado de ello». Dejó claro que ni los vecinos ni la asociación están en contra de este homenaje a la revolución húngara, «pero no aquí, hay muchos otros sitios para colocarlo, y nosotros tenemos pocos espacios para los chicos«.

Monumento a la revolución húngara de 1956

El motivo de la construcción de la escultura, formada por dos muros con sendas cadenas colgando de ellos, en este parque es que una de las calles que lo bordean lleva el nombre de Budapest. «En un principio se pensó en el parque de Berlín, por lo que representó la caída del muro, pero después el Ayuntamiento nos propuso este espacio y nos pareció bien», comentan desde la Embajada de Hungría.

Unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento

La decisión de instalar esta talla en memoria de la revolución húngara parte de una petición de la embajada al consistorio. El Pleno del Ayuntamiento del 30 de marzo pasado aprobó por unanimidad la colaboración para que se erigiese en un espacio público. La elección del lugar no fue consultada ni debatida.

Durante el acto, todos los representantes de la Embajada húngara se mostraron felices y satisfechos de que «Madrid pueda conmemorar con nosotros esta parte de nuestra historia», cuando se celebra el 60º aniversario de la revolución. Acompañados de una banda de música que entonó el himno húngaro y el español, rindieron homenaje a las víctimas de aquel proceso, encendieron una llama en su honor y se entregaron coronas de flores.

La financiación de la escultura ha corrido a cargo de la propia Embajada. «No va a costar nada a los contribuyentes españoles», apuntan fuentes de la sede diplomática. Los representantes de la Asociación de Vecinos recelan, sin embargo: «el monumento lo han pagado ellos, pero el mantenimiento lo asumiremos todos nosotros«.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook o retuitearnos.

Recibe nuestro boletín de noticias
Sin Comentarios

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.