Senda de las cabras

Ruta por la senda de las Cabras en el Boalo

Un recorrido que parte desde la Ermita de San Isidro, en la Sierra de los Porrones

Hoy recorreremos parte de la ladera donde se encuentra la Ermita de San Isidro. Como siempre apetece conocer algo de historia de las rutas por donde pasamos, esta que se encuentra en las laderas del Boalo, a los pies de la Sierra de los Porrones, también la tiene. La ermita es de construcción actual, pues data de entre 1980 y 1990, y fue realizada por los vecinos de El Boalo, en su mayoría ganaderos y agricultores, dedicándola a su patrón San Isidro labrador.

Senda de las cabras

En esa gran pradera donde se encuentra la iglesia se ha habilitado un área recreativa con amplios aparcamientos, fuentes, mesas y árboles de repoblación. Además de disfrutar de ella, vecinos y visitantes pueden también presenciar allí la tradicional romería en honor al patrón todos los 15 de mayo. Los que gusten de estos eventos serán bienvenidos.

La ruta nos hará disfrutar de unas magníficas vistas y de su entorno. Tiene dos fases bien marcadas, el primer kilómetro y medio, que transcurre por una zona escarpada y agreste con fuerte desnivel, y los siguientes 6,5 km, que se podrían considerar como un paseo familiar por su arbolada y suave descenso.

Cómo llegar a El Boalo

  • En coche (58 km- 1 h): Desde M-30, tomamos A-1 hasta la salida 12 A para coger M-40 y enseguida, salida 57 dirección M-607. Nos lleva hasta Cerceda, donde en la tercera rotonda, cogemos M-608 y, a la altura de El Boalo, seguimos indicaciones hacia esta población y seguimos por M-61. Atravesamos la localidad hasta la segunda rotonda, la última antes de salir de ella. Entramos, a nuestra derecha, por la calle del Vallejuelo, buscando la calle Cañada, que nos lleva hasta el área recreativa de la Ermita de San Isidro.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 8 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 4 h
  • Desnivel: + 450 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: primavera y verano 

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.

Ruta por la Senda de las Cabras

Saldremos sobre el extremo Norte de la población de El Boalo, concretamente desde los aparcamientos del área recreativa de la Ermita de San Isidro. A la altura del templo sale un sendero dirección Noreste y hay una pequeña cancela de ganado, con la población a nuestra espalda, que nos adentra por la conocida Senda de las Cabras. Nuestro rumbo no deja lugar a dudas. La única gran protuberancia sobre el terreno Peña del Águila o Peña del Mediodía es nuestro primer objetivo.

Os anticipo que los 400 m de desnivel positivos que tiene esta ruta, nos los quitaremos de encima en el primer kilómetro. Así que, coged fuerzas y para arriba directos entre jarasy pequeños senderitos. Iremos ascendiendo hacia el cancho ejercitando los gemelos. Ahí las cabras están en su salsa, pero para nosotros el esfuerzo se deja notar. Pronto cogeremos altura y, si miramos hacia atrás, disfrutaremos de una magnifica vista del valle y del embalse de Santillana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tenemos pequeñas sendas que no nos llevan a ningún sitio, por lo que hay que estar atentos a los mojones y tener en la vista siempre a la Peña del Mediodía. Finalmente, después de un buen esfuerzo, alcanzamos la base sur de Peña del Águila.

Clavijas para el ascenso

La primera gratificante recompensa es la visualización de cientos de buitres, rondando cerca de nuestras cabezas. Tenemos como base la zona sur del cancho de la Torreta y comenzamos el giro del roquero, pasando por un curioso sobrero sobre un carril encajonado haciendo un semicírculo. Nos volvemos a situar dirección Noreste, buscando el paso de las Clavijas.

Veremos el primer gran entrante de paredones a nuestra izquierda, en su zona alta, con dos árboles separados por un gran diedro. A esta distancia, las clavijas no se aprecian, tendremos que adentrarnos en el pequeño desfiladero y, cuando estemos cerca de las rocas pensando que no tendremos por donde subir, descubriremos en el lateral derecho algunas clavijas en forma de reposapiés. Las distancias entre unas y otras es suficiente para poder, a la vez que ascendemos, agarrarnos a la siguiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tramo consta de dos pequeños ascensos: uno, que nos situara en un rellano encima de la cueva bajo las rocas, y un segundo, que nos colocará en la parte alta y final del paso de las Clavijas de la Torreta de los Porrones. Suena a travesía, pero la realidad es que estos pasos de las clavijas se superan en escasos tres minutos.

Vistas a la Pedriza  

Una vez arriba seguimos por la senda evidente y, a nuestra izquierda, dejaremos un vivac natural entre grandes bloques de rocas. Ahora vamos transitando por el margen izquierdo del barranco, ascendiendo hasta la chimenea. Una vez alcanzada, estamos en la zona de los Riscos de las Huertes, con una espectacular vista de toda la Pedriza.

Desde aquí, dejando la Torreta de los Porrones a nuestra izquierda, por el sendero que desciende nos dirigimos hacia la zona de valla. Tendremos paso a su altura, y apenas cruzarla, giramos 90º dirección Noroeste, casi, casi Oeste. 400 m más adelante alcanzaremos el Collado de Valdehalcones. Avanzamos unos metros en el otro lado de la valla y a la derecha encontramos la Cruz del Mierlo, zona de bonitas vistas hacia ambas vertientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es el punto final del avance por la cuerda de los Porrones. Retrocedemos los 400 m al punto donde habíamos sobrepasado la valla, pero ahora no la cruzamos hacia las clavijas. Cogemos la senda que desciende Noreste, para tomar el ramal de la pista forestal PR-16 dirección Sur hacia el Collado del Campuzano (al que no tendremos que llegar). Es una pista de tierra, que nos descenderá suavemente con grandes zigzags. 

Regreso a la Ermita de San Isidro

Después de casi 3 km de paseo, dejamos a nuestra izquierda la Fuente del Aculadero, atentos porque en la siguiente curva a la izquierda tendremos que abandonar la pista. Saldremos de frente y cogeremos otra senda de tierra.

Pronto encontraremos una cancela de ganado y, con camino acotado, transitaremos paralelos al muro de la finca de Tinada de los Quiñones. Ya no lo soltaremos hasta regresar al punto de partida en la zona del área recreativa de la Ermita de San Isidro. Aquí tenemos varias fuentes para los que lleguen justitos de agua en sus cantimploras.

Qué ver en la zona

  • Manzanares El Real: es un conocido escenario cinematográfico, donde se han rodado películas como El Cid, El bueno, el feo y el malo, Conan El Bárbaro… El Castillo de los Mendoza es el más imponente y mejor conservado de la Comunidad de Madrid. Se puede visitar y ofrece incluso visitas teatralizadas.
  • La Pedriza está dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y es un lugar perfecto para practicar la escalada. Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO por su gran variedad de ecosistemas, es espacio protegido desde 1930.
  • Embalse de Santillana: ofrece observatorios para contemplar su variedad de aves acuáticas.
  • Mirador de la Ponzonilla: desde aquí se observa el privilegiado entorno natural del imponente pico de La Maliciosa. Es una de las montañas más vistosas y significativas de la Sierra de Guadarrama, a las faldas de la que se encuentra el término municipal de El Boalo, Cerceda y Mataelpino.
  • Cerceda: merece la pena visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Blanca, de la segunda mitad del siglo XVI, construida en sillarejo y de estilo gótico abulense.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)
“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.
Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: