Chorros del Manzanares en La Pedriza

Ruta a los chorros del Manzanares en La Pedriza

Senderismo en la Sierra del Guadarrama pasando por la Charca Verde

Hoy realizaremos uno de los más bellos recorridos de La Pedriza: los chorros del Manzanares. Regresaremos por la conocida Charca Verde. Hace muchos años esa zona era el único lugar de barranquismo que teníamos en la Comunidad de Madrid, pero ya fue suprimida esta práctica.

Además, desde el año pasado por estas fechas fue eliminada la posibilidad del baño en todo el territorio de La Pedriza. Se trata de un espacio natural considerado una joya del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. El deterioro que iba adquiriendo en sus zonas más visitadas y el turismo irresponsable, que alteraba el cauce del río dejando basura por las orillas, provocó la decisión de tomar estas medidas drásticas.

Aun así, para los senderistas esto no es ningún problema. Nuestra finalidad es recorrer las zonas lo más vírgenes posibles de La Pedriza y disfrutar del entorno como cualquiera lo haría de su jardín.

Aparcamiento de Canto Cochino en La Pedriza

Aparcamiento de Canto Cochino en La Pedriza

Cómo llegar a Canencia

  • En coche: Salida 57 de M-40 para incorporarnos a la M-607 hasta Colmenar Viejo, donde cogemos la salida de la M-609. Más tarde tomaremos la M-608, que nos llevará hasta Manzanares el Real, donde unos metros pasada la población tenemos a la derecha el desvío a Canto Cochino.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 12,5 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 4:30 h
  • Desnivel: + 500 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: primavera

Ruta a los chorros del Manzanares 

Comenzaremos la ruta en el aparacamiento de Canto Cochino, una zona con bares detrás de los cuales se encuentra la roca que da nombre al aparcamiento. Cogemos la pista principal, en dirección noroeste por la avenida de Mataelpino. Iremos dejando a nuestra derecha varios aparcamientos hasta donde acaba el asfalto y una barrera impide el paso de los vehículos. Es la puerta de La Pedriza.

Iremos transitando a orillas del río Manzanares, con densa vegetación típica de ribera, como fresnos, sauces y a sus pies helechos. En este tramo encontramos uno de los escasos ejemplares de tejo. El agua mantiene viva todo el año esta vegetación. Conforme nos acercamos a la zona de la Charca Verde, esta vegetación comienza a dejar paso a los pinares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuamos por la ancha pista PR-18 hasta alcanzar el puente del Francés. No lo cruzaremos sino que pasaremos por su izquierda, por las escaleras en piedra que el terreno nos ofrece. Continuaremos a media altura por el margen izquierdo orográfico del río Manzanares.

Puentes y cascadas

Seguimos por el senderito, que en algunos momentos parece cerrarse por la apretada vegetación, sobre todo de jara pringosa. Nos llevará hasta el puente del Retén, restaurado en 2005 y con una bonita charca de agua cristalina a su izquierda.

Una vez lo crucemos comienza la parte de mayor desnivel, entre pinares y durante 1 km aproximadamente. Buscamos mojones o marcas blancas y amarillas hasta la altura donde el rugir del agua se deja sentir. Un pequeño sendero con unas marcas en las piedras nos indica que varios metros adentro podremos encontrar la cascada de los chorros del Manzanares.

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.

Una vez estemos en la zona del mirador de los chorros, tendremos que prestar atención si vamos con niños, porque no es un mirador protegido como tal ni tiene pasamanos. Es una zona abierta sobre una gran placa granítica y con grandes cortados hacia el río, por lo que se pide máxima precaución en esta zona.

La Charca Verde

Volvemos sobre nuestros pasos hasta el puente del Retén, donde también retomaremos la senda que nos lleva al puente del Francés. Cogemos de nuevo la amplia pista forestal, pero a los pocos metros veremos a nuestra izquierda un pequeño sendero que desciende entre pinares.

Nos lleva a orillas del Manzanares y nos dejará a la altura de la Charca Verde. Como hemos comentado, allí no podremos bañarnos pero sí disfrutar de su entorno. Algunas zonas masificadas al final terminan perdiendo su encanto y belleza natural, por lo que es una gozada cuando no hay apenas gente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde la Charca Verde, continuamos río abajo, hasta el puente que nos permite cruzar el Manzanares y situarnos en la otra orilla. Ascendemos en dirección al vivero y giramos hacia la derecha buscando la PR, que transcurre por la ladera del Cancho de los Muertos.

Nos llevará a la zona de los Barracones. Continuamos, cruzamos por el puente y accedemos a uno de los aparcamientos que están cerrados. Subiendo la cuesta, llegamos de nuevo a Canto Cochino, de donde partimos.

Importante: atención a los horarios de visita, porque cada año pueden ser distintos.

Qué ver en la zona

  • Manzanares el Real: es un conocido escenario cinematográfico, donde se han rodado películas como El Cid, El bueno, el feo y el malo, Conan El Bárbaro o Airbag. El Castillo de los Mendoza es el más imponente y mejor conservado de la Comunidad de Madrid. Se puede visitar y ofrece incluso visitas teatralizadas.
  • La Pedriza está dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y es un lugar perfecto para practicar la escalada. Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO por su gran variedad de ecosistemas, es espacio protegido desde 1930. El Embalse de Santillana ofrece observatorios para contemplar su variedad de aves acuáticas.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)
“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.
Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: