Chorrera de Rovellanos

Ruta a la Chorrera de Rovellanos

Un bonito recorrido desde el Puerto de Canencia que nos lleva al inicio del arroyo Matallana

Canencia, como la mayoría de los pueblos serranos de la Comunidad de Madrid, ha ido evolucionando de la ganadería y la agricultura (sin perderse del todo actualmente) hacia el comercio y los trabajos en la capital. Su origen se remonta al siglo XI.

A los senderistas habitualmente se nos viene a la cabeza, más que la localidad, el puerto del mismo nombre. Tiene infinidad de rutas desde su culminación. Sin embargo desde la población también salen interesantes senderos.

Hoy recorreremos una circular por la zona Este. Tiene como atractivo principal la Chorrera de Rovellanos, que genera el arroyo de Matallana en su zona baja, en la parte más agreste, antes de morir en la presa del Batán.

Presa del Batán

Presa del Batán

Cómo llegar a Canencia

  • En coche (desde Madrid 85 km- 1 h 8 min): A-1 dirección Burgos hasta la salida 69, donde cogemos la M-604 dirección Rascafría/Lozoya. Pasado El Cuadrón, tomar el desvío que lleva a Canencia por la M-629.
  • Autobús: desde el intercambiador de Plaza Castilla autobús 195.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 12,5 km ida y vuelta
  • Duración aproximada: 5 h
  • Desnivel: + 550 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: primavera

Ruta a la Chorrera de Rovellanos

La cascada de Rovellanos se encuentra a escasos 2.5 km de la población de Canencia. Podría llegar a ser un bonito paseo familiar, pero hemos querido darle el cariz de ruta de senderismo, alargándola y realizando una ruta circular por las dehesas que rodean Peña Gorda.

Arrancamos desde un punto intermedio entre la población y el helipuerto de los Eriales. Comenzaremos por el camino antiguo que va de Lozoya a Canencia, a la altura de la presa del Batán. Dejaremos la ancha pista para descender en busca del puente que nos permite cruzar la presa y el río del Batán. Precisamente nace en esta presa como unión de los arroyos del Ortigal y Matallana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ascenderemos por el Matallana paralelos a su orilla por la parte alta. A veces se difumina la pequeña senda, pero los mojones nos irán guiando, además del propio arroyo. Apenas comencemos a caminar y hagamos el giro dirección Sur, al fondo podremos observar el salto que da nombre a la Chorrera de Rovellanos.

Cuando falte poco para llegar a la caída más grande, podremos bajar al arroyo para contemplar algunos otros pequeños saltos de agua. Merece la pena visitarlos porque nos ofrecen bonitas estampas.  Es importante tener precaución con las rocas, que en esa zona suelen estar húmedas y resbaladizas.

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descargarte la ruta pinchando aquí.

Una bella caída de agua

Finalmente alcanzamos el chorro principal de la cascada de Rovellanos. Bajamos a la poza que genera el agua, con tupida vegetación, sauces y fresnos que la rodean. Se trata de una impresionante caída y un bello rincón bien escondido, como si temiera ser invadido, algo poco probable por el poco espacio que permite en su regazo.

Una vez disfrutado del lugar, volvemos sobre nuestros pasos hasta la pista que estaba por encima de la Presa del Batán. Desde aquí caminaremos paralelos al arroyo del Ortigal, pasando por una cancela hasta la zona más alta. Iremos girando a la izquierda, rodeando una finca hasta la siguiente cancela. Una vez sobrepasada comenzamos a descender a la derecha por Peña Honda. Es la zona baja donde la senda se abre en dos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tomamos el camino de la izquierda para ir rodeando la Dehesa de la Garganta. Pasaremos entre fincas pero no nos adentraremos en ninguna hasta que salgamos al camino de Canencia a Garganta de los Montes. Lo cogeremos a la izquierda, dirección Oeste con tendencia hacia arriba. Nos llevará al helipuerto, prácticamente desde donde salimos.

Aunque la zona merece el recorrido, la Chorrera de Rovellanos es el principal atractivo. Este track solo puede usarse para realizar la ruta a la Chorrera y vuelta a Canencia, para los más perezosos.

Qué ver en la zona

  • Canencia: pequeño pueblo de gran riqueza arquitectónica, con aire rural y de montaña. Merece la pena visitar la parroquia Santa María del Castillo, gótica, de interés nacional, y el Potro de Herrar, que está reconstruido.
  • Pinilla del Valle: en esta localidad encontramos el Valle de los Neandertales, yacimiento arqueológico donde se encontraron los restos humanos más antiguos de la Comunidad de Madrid.
  • Lozoya: aquí podemos visitar el embalse de la Pinilla, con senderos que lo circundan. Dar un bonito paseo por sus orillas merece la pena.

Recomendaciones para la ruta

  • Qué llevar en la mochila: un chubasquero fino, guantes, gorro de lana, un silbato, alguna pieza de fruta o frutos secos, cantimplora con 1 litro de agua, una navaja multiusos y un mini botiquín.
    Si vamos a usar un mapa impreso y la descripción de la ruta, siempre es recomendable una pequeña brújula. Será útil aunque utilicemos también la tecnología de las aplicaciones móviles para guiarnos. Puede ayudar a orientarnos, pues las descripciones dan puntos cardinales y los mapas también los marcan.
  • Material: los bastones, para los descensos y algunos repechos, siempre ayudan a ejercitar los brazos y no cargar todo el peso sobre las piernas. Es recomendable llevar impreso un mapa o el track que se ofrece aquí de la zona, además de la descripción de la ruta. Siempre nos ayudará ante cualquier duda saber los puntos clave por los que pasamos y los que nos quedan.
  • El tiempo: se debe consultar la previsión el día anterior y tener claro qué tiempo nos va a hacer. Estamos en puertos de montaña, así que es mejor evitar sorpresas.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Antonio Fernández Cortés (K2)
“Los sueños marcan al alpinista su camino, no los senderos”. Nos vemos en la montaña.
Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: