Ruta hacia los molinos del río Perales desde Navalagamella

Los molinos del río Perales

 

Los restos de los antiguos molinos hidráulicos son los principales atractivos de esta ruta circular, que parte de Navalagamella, al oeste de la Comunidad de Madrid. Hay también magníficos encinares en los que habitan numerosas especies de aves y la variada vegetación a orillas del río Perales.

El recorrido es sencillo y está perfectamente señalizado. Además, a lo largo de toda la ruta hay habilitados varios paneles con información sobre el itinerario. En ellos se informa en ellos de las distintas especies de flora y fauna que hay por la zona.

Cómo llegar a Navalagamella

  • En coche: por M-40 hasta la salida 41, para coger la M-503 en dirección Villanueva de la Cañada. De ahí se toma la M-600 y luego la M-510 dirección Navalagamella. Nada más entrar en el pueblo está la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Estrella.

Ficha técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 7,325 km
  • Duración aproximada: 2h y 30 min
  • Desnivel: 150 m
  • Época aconsejada: primavera y otoño

La ruta comienza en la Iglesia Parroquial de Navalagamella. Se toma la acera que pasa por su izquierda y se atraviesa el casco urbano hasta llegar a la calle de San Sebastián. Ahí, bajamos hasta llegar a una pista de tierra que sale a su izquierda y que lleva hasta el Mirador del Hondillo. Tiene unas espectaculares vistas de todo el entorno natural del municipio.

La ruta continúa atravesando un gran encinar. La encina es un árbol muy longevo de hojas duras, perennes, brillantes y de color verde oscuro y copa densa y amplia que da bellotas comestibles.

Navalagamella, Zona de Especial Protección para las Aves

En este tipo de bosque también pueden verse aves rapaces como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el búho real. Son especies seriamente amenazadas. Por este motivo, Navalagamella está incluida en la Zona de Especial Protección para las Aves de los Encinares de los ríos Alberche y Cofio.

También se pueden divisar ejemplares de paloma torcaz, milano negro, águila culebrera, urraca, abubilla, verderón y otras especies.

Los molinos del río Perales.

La ruta se sigue caminando por la pista principal hasta llegar a una bifurcación y un antiguo puente sobre un pequeño cauce de agua. En este punto giraremos a la derecha para continuar por un camino entre piedras. Termina en unos lanchares que hay que cruzar para adentrarse en un bosque. De ahí llegaremos al nacimiento del río Perales.

Los molinos hidráulicos

Tras pasar unas conducciones de agua alcanzaremos unas escaleras de piedra. Las bajaremos y llegaremos a los antiguos molinos de cubo que están a lo largo del río. Antiguamente, formaban parte de una industria que extraía energía del agua para moler cereales y producir harina. Por eso, esta zona tuvo su importancia económica.

Después de los molinos, la ruta continúa girando a la derecha y descendiendo hasta llegar a un camino más ancho. Seguiremos caminando hasta cruzar un arroyo por un puente de madera y llegaremos al descansadero del comienzo de la ruta.

En este momento giraremos hacia la izquierda para deshacer lo andado y volver al punto de inicio de la ruta.

Qué ver en la zona

  • Navalagamella: en este lugar hay sitios de interés como la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Estrella y las tres ermitas que se conservan de las siete originales: la del Santísimo Cristo de la Sangre, la de San Miguel y la de San José. También merece visitarse la Plaza de España con la Torre del Reloj.
  • Valdemorillo: se puede ver el embalse de Valmayor, la Cueva Museo de Cerámica y Vidrio y la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora.
  • Fresnedillas de la Oliva: es un conjunto rural urbano de finales del s XIX que tiene sitios emblemáticos como la Iglesia Parroquial de San Bartolomé, del siglo XVII y fortines de la Guerra Civil, ya que la Batalla de Brunete tuvo lugar en la zona.
  • Colmenar del Arroyo: cuenta con dos puentes románicos del siglo XV, la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, del siglo XVI y la Iglesia de San Vicente, del XII.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook o retuitearnos.

Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: