Cuando la literatura y el periodismo se dan la mano

  • La Central de Callao presentó recientemente el libro del periodista Tomás Alcoverro, ‘¿Por qué Damasco?’

  • Figuras de gran calado de la profesión acompañaron al autor en su nueva aventura editorial.

En el corazón mismo de Madrid, ajeno al ritmo frenético de la capital, se encuentra una de las librerías con más encanto de la ciudad. La Central de Callao, situada en una casa palacio de 1.200 metros cuadrados, realiza una labor que va mucho más allá que las de las clásicas. Literatos de gran calado, escritores primerizos que tratan de abrirse paso en el mundo editorial, periodistas o grandes oradores se dan cita casi diariamente para todos aquellos que estén prestos a escuchar.

En una pequeña sala, que casi parece abrirte sus brazos e invitarte a pasar, se crea la magia. Así, en ese entorno, se encontraron hace unos días cuatro grandes figuras del periodismo de nuestro país con motivo de la presentación del libro ‘¿Por qué Damasco?’, de Tomás Alcoverro. Esta leyenda del periodismo, residente en Beirut desde 1970, ha estado presente en los grandes hitos históricos acontecidos en Oriente Medio como la guerra entre Irak e Irán o el régimen de Saddam Husein.



Compañeros de profesión acompañaban al autor

Inauguraba el coloquio el secretario general de la Asociación de Prensa Europea, Miguel Ángel Aguilar, con un discurso en pro del periodismo de calidad más puro, más real. En su opinión, “los periodistas han desertado de estar presentes en los acontecimientos como debe estarse. Van, pero al mismo tiempo están lejanos del acontecimiento”.

J. Valenzuela y M. A. Aguilar durante el coloquio. Foto: Andrea Pita

J. Valenzuela y M. A. Aguilar durante el coloquio. Foto: Andrea Pita

Formaron también parte de la charla Ángela Rodicio (TVE) y Javier Valenzuela (Infolibre), compañeros de Alcoverro en Oriente Medio. Ambos coincidieron en deleitar a los allí asistentes con anécdotas vividas y con lecturas de extractos del libro.

La obra de Alcoverro es un viaje apasionante, un recorrido a toda una carrera. Es un espejo que transmite todo aquello que sus ojos han visto y lo que ha sufrido en sus propias carnes. Tal y como comentaba Valenzuela “el periodismo existe y seguirá existiendo hasta el fin de los tiempos. Porque el ser humano tiene una sed insaciable de conocer lo que les pasa a otros seres humanos”. Así que, nunca dejemos de disfrutar de una buena historia.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.
Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: