El frontón Beti Jai vuelve poco a poco a la vida

  • Ha tenido usos muy variados desde su construcción en 1893.

  • Se ha recuperado la fachada y reforzado las gradas.

  • Durante la reforma han aflorado algunos hallazgos históricos, como un arco neomudéjar.

Acaba de finalizar la primera fase de rehabilitación del frontón Beti Jai desde que se construyó en 1893. El famoso espacio diseñado por Joaquín Rucoba, ha sufrido numerosos daños con el paso de los años, el uso y las obras, llegando a peligrar su supervivencia. El objetivo ahora es respetar al máximo la estructura y sus elementos originales, así como garantizar su seguridad.

Entre las labores más significativas llevadas a cabo destaca la recuperación de la fachada principal. Para ello ha sido necesario realizar moldes de escudos, guardapolvos, pilastras y balaustre para poder reponer fielmente elementos perdidos. También se han reforzado los cimientos y las plantas de las gradas eliminando los tabiques que las cerraban cuando dejó de ser frontón.



Hallazgos históricos

Durante la rehabilitación se han descubierto restos históricos como un arco neomudéjar, que se encontró en buen estado detrás de un tabique. También se han localizado unas tejas planas que fueron muy innovadoras para la época. Se encontraban en una recámara.

Al localizarse estos hallazgos se ha considerado todavía más justificado el devolver al Beti Jai a su estado original. Para ello, se ha realizado un minucioso trabajo de documentación basado en periódicos de la época, fondos documentales de bibliotecas y la colaboración de expertos. De este modo, se podrá recuperar el frontón de la manera más fiel posible.

Historia

El Beti Jai fue utilizado hasta el año 1919 como instalación deportiva. Coincidía con el auge de los frontones en Madrid y para su construcción se utilizaron técnicas y materiales muy innovadores. Más tarde se convirtió en una comisaría de policía y cárcel, un espacio de ensayo para bandas de música, una escuela militar, un taller de coches… entre otros usos.

Fue en 2015 cuando el Ayuntamiento de Madrid decidió recuperar el edificio, tras finalizar el proceso de expropiación. Comenzó los trabajos para su rehabilitación con la limitación de su protección normativa por ser considerado Conjunto Histórico de la Villa de Madrid con el rango superior de Monumento.

Desde 1991 recibió además declaración de monumento nacional. Y más tarde, en 2011, fue nombrado Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid. Las obras que acaban de concluir, realizadas en los tres cuerpos del Beti Jai, comenzaron en 2016. Desde entonces han tenido un presupuesto cercano a los 2.800.000 euros.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.
Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: