Fin del roaming

Fin al ‘roaming’

Se elimina el roaming en Europa y los suplementos en el precio de llamadas e internet

La itinerancia internacional o roaming es un servicio que sirve para que los usuarios puedan utilizar sus teléfonos móviles y tabletas en el extranjero conservando el mismo número que tienen en su país. El roaming permite hacer y recibir llamadas, enviar y recibir mensajes, y conectarse a internet.

Hasta ahora, el precio por hacer llamadas y usar internet cuando se viajaba por Europa era más elevado que las tarifas nacionales. Sin embargo, una nueva normativa del Parlamento Europeo, aprobada el pasado 15 de marzo, elimina esos costes añadidos.

Desde ayer, 15 de junio, las operadoras de telefonía ya no podrán aplicar costes suplementarios por utilizar los dispositivos móviles en cualquier otro país de la Unión Europea.

Fin del roaming. Foto: Movil zona

Fin del roaming. Foto: Movil zona

Si deseas un asesoramiento legal para llevar a cabo una reclamación, utiliza nuestro Consultorio de consumo. Aquí puedes plantear tus dudas en una primera consulta gratuita y gestionar tu queja.

¿A qué países afecta la supresión del roaming?

Los países donde se eliminarán estos recargos son los que pertenecen al Espacio Económico Europeo compuesto por los 28 países de la UE. También a Noruega, Liechtenstein e Islandia.

La itinerancia sin recargos está dirigida a las personas que viven en Europa y viajan a otros países de la UE con fines de trabajo u ocio. Las mejoras se aplican a las tarifas de contrato y a las de prepago, es decir que a partir de ahora se pagará en el extranjero el mismo precio que en el país de origen. Y si tenemos tarifa plana también nos beneficiaremos de ella cuando viajemos a Europa. El límite de consumo será el del plan contratado.

¿Hay algún límite en el beneficio del roaming?

La nueva legislación establece que, para beneficiarse del roaming, el servicio no puede superar los cuatro meses. Eso significa que no se puede hacer uso del móvil en otro país con la tarifa contratada en el de origen, si se permanece fuera más de cuatro meses.

Superado ese periodos, se entiende que la estancia en el país extranjero es permanente. De este modo, se evitarán posibles abusos. 

¿Cómo se procederá en ese momento?

La compañía podrá ponerse en contacto con el consumidor para regularizar o pedirle que abone un recargo por uso indebido de la línea. En ese caso, el cliente tendrá 14 días para dar una respuesta que justifique ese uso.

Si se demuestra el abuso, el operador sí podría reclamar al cliente el precio para mayoristas de 3,2 céntimos minuto de voz, 1 céntimo por los SMS, y 7,7 €/Gb consumido.

En caso de desacuerdo, el operador deberá iniciar un procedimiento de reclamación. Si el desacuerdo persiste, el cliente podrá recurrir a la autoridad reguladora nacional, que se encargará de resolver el asunto.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.



Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: