Ordenadores de segunda mano

¿Son fiables los ordenadores de segunda mano?

¿Por qué comprar ordenadores de segunda mano?





El mercado de segunda mano es cada vez más fiable para muchos consumidores, que ven, tanto en tiendas físicas como ‘online’, la opción de conseguir el producto deseado a un precio mucho menor del que esperaban. Uno de los artículos estrella son los ordenadores de segunda mano. Se trata de equipos a precios asequibles que aseguran buen rendimiento y solventan muchos problemas.

Ordenadores de segunda mano

Pero no es oro todo lo que reluce. Para evitar posibles chascos os vamos a dar algunos consejos a la hora de adquirir un ordenador de segunda mano:

  • Fijar objetivos técnicos: no debemos comprar un equipo innecesario porque el producto sea más barato. Conviene analizar bien nuestras necesidades y fijar unos objetivos técnicos (el nivel de memoria RAM que necesitamos realmente, el microprocesador, etc). Comprar un ordenador demasiado potente es igual de inútil que el caso contrario. Estaremos pagando más por una potencia que nunca vamos a utilizar.
  • Saber el precio del equipo nuevo: no todo son gangas en el mercado de segunda mano. Por eso, una vez visto el equipo en concreto, un buen ejercicio es comprobar su precio en el mercado de novedades. Así veremos la diferencia real de precio. Puede que no sea tan barato como creíamos (o nos conviene comprarlo de primera mano).

Informarse bien

  • Informarnos sobre el equipo: está bien que estemos contentos con el ordenador elegido pero es importante informarnos sobre él en la medida de lo posible. ¿Ha sido reparado alguna vez? En caso afirmativo… ¿a causa de qué? ¿está en garantía? Todas estas preguntas nos pueden ahorrar más de un dolor de cabeza.
  • Preguntar por la batería: esto es solo aplicable a ordenadores portátiles. Las baterías, debido al uso, van viendo menguada su duración. Por eso es bastante importante comprobar la duración actual de la batería del ordenador. Puede que sea muy barato sí, pero si la independencia del equipo es nula de poco nos va a servir realmente como portátil.
  • Comprobaciones personales: muchos son los errores que puede dar un PC, así que, si podemos, está bien hacer comprobaciones por nosotros mismos: que los periféricos vayan adecuadamente; ni la tarjeta de sonido ni la de red tienen que dar fallos; todos los puertos USB deben funcionar; la caja no ha de tener ningún desperfecto o aspecto de haber recibido golpes; tiene que estar libre de polvo… En definitiva, son varios factores fáciles de comprobar que nos pueden ayudar a elegir mejor el producto final.

Todo esto no nos garantiza el éxito, pero sí son pautas que harán que elijamos un buen producto. Podremos desechar con más facilidad equipos engañosos o de dudosa calidad, y en el peor de los casos, también estafas.

Comprar un ordenador de segunda mano no es una mala opción. Los equipos bien cuidados y de buena calidad pueden dar diez años de buen servicio sin grandes problemas. Por eso en todos estos años pueden pasar por varias manos sin que su uso o compra sea una mala inversión.

Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: