Chorrera de San Mamés

Chorrera de San Mamés: un tranquilo paseo hacia un salto de veinte metros

 

Chorrera de San Mamés: un tranquilo paseo hacia un salto de veinte metros.

 

Oficialmente reconocida como la cascada más importante de la Comunidad de Madrid, la chorrera de San Mamés se encuentra en el pueblo del mismo nombre, situado en la zona de la Sierra Norte, a unos 85 kilómetros de Madrid. Lleva agua durante todo el año, pero sobre todo en la época del deshielo, a finales de primavera, que es cuando se puede ver su máximo esplendor. A veces en verano, si hay agua, es posible darse un chapuzón, pero en todo caso el refrescarse está garantizado.

Cómo llegar

  • En coche: por la N-I hasta Buitrago del Lozoya, para desviarse a la izquierda por la M-634. A 7 km está la pedanía de San Mamés.
  • En autobús: el nº 195, de Continental Auto, desde el intercambiador de Plaza de Castilla.

Ficha técnica

  • Tipo de ruta: lineal.
  • Dificultad: media.
  • Distancia: 8 kilómetros si se hace el itinerario de ida y vuelta a la Chorrera. 11 km si se va a Villavieja.
  • Duración aproximada: 3 horas o 4 horas, dependiendo del itinerario.
  • Desnivel: 1.141 – 1.550 – 1.141 metros.
  • Señalización: parcialmente señalizada
  • Época aconsejada: la primavera es la mejor época para ver la cascada en todo su esplendor; en verano, si queda agua, es un buen sitio para darse un baño.

Desde la plaza del pueblo, sale un camino ancho en dirección norte. Tiene vallas de piedra a los lados que protegen los prados del ganado. Toda la ruta hasta el salto es en ascenso continuo, por eso mirando hacia atrás, se puede ver el valle medio del Lozoya y el embalse de Riosequillo.

Pasamos una granja a la izquierda y llegaremos a una zona sin árboles, entre pastos y matorral (1,5 km y 20 minutos). Llegamos a un pinar y por allí nos adentramos en el valle por la margen izquierda del arroyo. Nos encontramos con una revuelta y giramos a la derecha, cogiendo el sendero a la izquierda, hacia lo más profundo del vallejo.

La vereda se estrecha y atravesaremos zonas encharcadas, pues dos pequeños afluentes dejan por ahí sus aguas. Continuaremos hasta que se acaba el pinar, llegando a la vegetación matorral de alta montaña. De frente y casi en caída vertical se presenta la Chorrera de San Mamés. (4 km y 1 hora y 30 minutos), que proviene del arroyo de Pinilla, uno de los afluentes del Río Lozoya. Una buena ocasión, para darse un descanso, comer algo y, si hay suficiente agua, refrescarse un poco.
Chorrera de San Mamés: un tranquilo paseo hacia un salto de veinte metros.

La vuelta la podemos hacer por el mismo recorrido. Pero tenemos la opción de ir a Villavieja, en lugar de a San Mamés. Para ello, descenderemos hasta el punto en que el camino principal se separaba del que subía por el de la Chorrera  (5 km y 2 horas y 15 minutos), y aquí tomaremos el camino que antes no cogimos, a la izquierda, que empieza con un pequeño ascenso y después un descenso entre robles y pinos.

A mitad de este camino, las vistas panorámicas son insuperables. Llegaremos a una caseta blanca (8 km y 3 horas), que es un depósito de agua, y giraremos a la derecha, descendiendo por el Camino de Villavieja. El arroyo de los robles va a quedar a la izquierda del camino, en una profunda vaguada.

Se pasa la vía del tren por un paso a diferente altura  (9,5 km y 3 horas y 40 minutos), y continúa el descenso. Ya se ven las primeras casas del pueblo y se llega a la carretera. Se gira a la izquierda y en unos cientos de metros se llega a Villavieja  (11 km y 4 horas).

Qué ver

  • Iglesia de San Mamés: cuenta con un ábside románico-mudéjar, de la época cuando era una ermita. Se reconstruyó después de la Guerra Civil.
  • Embalse de Riosequillo de Navarredonda: situado en el curso medio del río Lozoya, en la Sierra de Guadarrama. Es el segundo que retiene el río a lo largo de su curso.
  • Ayuntamiento de Navarredonda: situado en la plaza principal del núcleo de Navarredonda, se construyó en la posguerra.
  • Iglesia de San Miguel Arcángel: solo se conserva de la original el ábside semicircular románico, pues fue muy dañada durante la Guerra Civil.

Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: