Nueva sala de juegos para menores diabéticos en el Hospital Ramón y Cajal

El Hospital Ramón y cajal crea una zona juegos educativa

  • Se ha rehabilitado la sala de espera para crear un ambiente más agradable para los pacientes.

  • Disney ha creado un personaje con diabetes para normalizar la situación de estos niños.

  • La Unidad de Diabetes Pediátrica del Hospital es puntera en el país y atiende a más de 400 niños al año.

El Hospital Ramón y Cajal ha remodelado la sala de espera de la Unidad de Endocrinología y Diabetes Pediátrica. Con ello se pretende crear un espacio más acogedor y entretenido para los pequeños que sufren esta enfermedad. Se ha denominado Play Zone.

Es una zona de juegos para niños donde, además de jugar y divertirse, aprenderán a normalizar su situación y harán más llevaderas las visitas regulares que realicen al centro.

Los menores a los que se diagnostica diabetes están obligados normalmente a acudir al centro una o dos veces por semana. Después, cuando se normaliza el tratamiento, las visitas pasan a producirse cada dos o tres meses.

La Unidad hospitalaria atiende anualmente alrededor de 400 niños y entre 40 y 50 son de nuevo diagnóstico. Esta iniciativa persigue crear un ambiente más amable y lúdico para los niños que están pasando por este duro bache.

Este espacio educativo reduce el impacto en los niños que acuden al Hospital Ramón y Cajal

La nueva zona de juego cuenta con numeroso material educativo como libros y pinturas para que los niños se diviertan durante el proceso. La decoración tiene motivos de los cuentos Disney, entre los que se encuentra un nuevo personaje, Coco, una monita que padece diabetes.

Es la protagonista de un libro, junto a varios personajes Disney, donde se explica, de una manera comprensible para los pequeños pacientes, cómo pueden tener la misma vida que el resto de los niños de su edad, tomando unas precauciones básicas y teniendo conocimiento sobre su enfermedad.

Otros espacios hospitalarios enfocados a los niños en la Comunidad

En los últimos años, algunos hospitales de la Comunidad de Madrid se han adaptado para convertirse en lugares más confortables y cómodos para los niños que sufren alguna patología. La experiencia de un niño hospitalizado, puede llegar a ser trágica, por eso se promueven programas e iniciativas que favorezcan la integración de los menores.

Dos casos notables, que ya hemos recogido en anteriores ocasiones en El Mirador de Madrid son la creación de un nuevo Jardín de Pedriatría en el Hospital de Getafe y la habilitación de una sala de cine para los pequeños ingresados en el Hospital Gregorio Marañón.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook o retuitearnos.

Sin Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: